Volatilidad máxima

¿Ha muerto el mercado alcista de más de una década o... solo se fue de cuarentena?

El resurgir de Wall Street el viernes ante la avalancha de ayudas, planes de choque fiscal y los bancos centrales deja abierta la puerta al rally.

¿Es el fin del mercado alcista?

Todo parecía sentenciado para que Wall Street cerrase la peor semana desde octubre de 2008 y martillease los clavos al ataúd del mercado alcista que registra desde 2009. "El mercado es bajista tras superar el 20% de caída de continuada", según reza la teoría. Pero el viernes a última hora, en la práctica, tanto índices como acciones y toda clase de activos de riesgo registraron una violenta reacción alcista que ha dejado al muerto muy vivo. El Dow Jones, el S&P 500 y Nasdaq 100, los tres índices rectores del mercado americano, cerraron con subidas del 9% al 10% tras la declaración de “emergencia nacional” de EEUU y el anuncio de un paquete de ayudas de 45.000 millones de euros contra la crisis.

La que iba a ser la peor semana del Dow desde octubre de 2008 no lo fue. Ni de lejos. El mercado resucitó y se dio la vuelta a la fuerza a golpe de desfibrilador y “electroshock”: doble bajada de tipos en Canadá, otra en Noruega, bazuca del BCE, inyección masivas al repo de la Fed, plan de ayuda masivo en Francia y crédito ilimitado empresarial en Alemania... La envergadura de los estímulos monetarios y fiscales ha ganado visibilidad y tanta altura que los mercados pausaron su espiral bajista.

Hasta el presidente de EEUU, Donald Trump, claudicó ante la gravedad de la crisis del Covid-19 y dio un giro a su política, pasando de guiarse del ‘cuñadismo’ (es solo una gripe, un fake news) a arroparse en su discurso con profesionales médicos que, a partir de ahora, tras la declaración de emergencia, liderarán la coordinación y lucha contra el virus. Pese al ascenso del viernes, el Dow ha retrocedido en conjunto un 10,4% en los últimos cinco días, el S&P 500 un 8,8% y el Nasdaq un 8,2%.

Los principales índices todavía estaban alrededor de un 20% por debajo de los máximos históricos alcanzados hace un mes. Por eso muchos inversores han cantado el final del mercado alcista. Otros ni siquiera han conocido otra cosa como recordaba Luis Benguerel, consejero de Anattea Gestión: “El coronavirus va a pegar un frenazo en la economía y hay que tener en cuenta que llevamos más de 11 años de mercado alcista. Hay gente en el mercado que no conoce lo que es una corrección", señaló. 

Goldman Sachs también recordó en su reunión estratégica del lunes sobre el coronavirus que los inversores bajistas, pese a que iban a tener oportunidades de salir más adelante, deberían pensar en retirarse. “El número actual de [indicadores] extremos técnicos en el mercado se asocia con retornos de renta variable muy superiores a la media en los meses siguientes, incluso durante los peores mercados bajistas del pasado (...) Incluso si ocurre una recesión, el mercado podría estar más dispuesto a mirar más allá fuerte contracción en el crecimiento si se considera como algo temporal", aseguraron los estrategas del banco que ven al S&P 500 de vuelta en los 3.400 puntos para finales de 2020.

El mercado alcista más longevo

El derrumbe de las bolsas en el último mes ha pasado por alto el aniversario del mercado alcista de Wall Street. Doce años se cumplieron el pasado lunes 9 de marzo. El Dow Jones 30 marcó en mínimos en 2009 en torno a los 6.700 puntos y el pasado mes de febrero se movía por encima de los 29.200, un 335% más. El S&P 500 tocó suelo en 666 puntos y hace apenas cuatro semanas se codeaba con los 3.400 puntos, un 410% más. Tres cuartos de lo mismo en el Nasdaq, de 1.265 a 10.000 (+690%).

Se trata de un mercado que ha hecho a muchos ricos y a los que ya lo eran multimillonarios. Una fuerza alcista que ha tenido sus bajones y crisis, la última muy reciente, pero que ha sigue siendo la mayor que han visto los inversores en el último siglo. En 2018, Wall Street también vivió una caída de más del 20% en el transcurso de meses por las subidas de tipos y el inicio de la guerra comercial entre EEUU y China que ha marcado la geopolítica en el último año y medio. Pero se rehizo.

El gran cambio comenzó con la desaceleración que las tensiones comerciales fueron provocando. La Fed de Jay Powell pasó de subir a bajar tres veces un cuarto de punto los tipos e, incluso, inyecta liquidez. 2019 se convirtió en un ejercicio de 'purasangre' alcista con subidas generalizadas en Wall Street y otros mercados. Pero luego llegó la pausa de tipos que no se ha roto hasta la semana pasada, cuando la Fed bajó el precio del dinero en medio punto en una reunión de emergencia y dejó la puerta abierta a más bajadas.

Esta semana reaparece Powell y las bolsas esperan más. Otra bajada de tipos y medidas no convencionales como el BCE: compras de activos y liquidez para amortiguar el golpe del coronavirus para la economía, al borde de la recesión. “La Reserva Federal podría anunciar una combinación de políticas específicas para apoyar a los mercados y acciones más generales para aliviar la política monetaria y las condiciones financieras para apoyar la economía. Creemos que es probable que la Fed reduzca la tasa de política de fondos federales a cero y confirme que harán lo que sea necesario para apoyar a los mercados. Y para aliviar aún más las condiciones financieras, la Fed podría anunciar planes más amplios para comprar activos, incluido MBS (titulaciones hipotecarias), al tiempo que enfatiza que está lista para iniciar un apoyo específico a los mercados según sea necesario en caso de más estrés”, explica Tiffany Wilding, economista de PIMCO.

La situación de emergencia global junto con la mejora experimentada por China, donde empezó todo, tanto en el frente sanitario como en su actividad económica abren la puerta a que el shock del coronavirus sea algo temporal y el mercado alcista que vive Wall Street desde 2009 tan solo se haya ido de cuarentena. Salvo en 2008, nunca tantos bancos centrales inyectaron tanta liquidez al sistema como ahora ni compraron tantos activos financieros. Pero en 2020, parece que toda esa artillería monetaria va a ir acompañada de planes de choque fiscal de cientos de miles de millones de los gobiernos que multiplicarán el efecto sobre la economía, también en los mercados y, sobre todo, en los bancos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING