Miércoles, 01.04.2020 - 08:27 h
Baja más del 5% en bolsa

Heineken, dueño de Cruzcampo, tropieza en bolsa por el alza del coste del aluminio

El segundo mayor grupo cervecero por valor en bolsa vende más pero gana menos por el impacto de los costes de las materias primas.

Jean-Françcois Van Boxmeer, consejero delegado de Heineken.
Jean-Françcois Van Boxmeer, consejero delegado de Heineken. / L. I.

El grupo cervecero Heineken, dueño de marcas como Cruzcampo, Amstel, Sol, Desperados, se desplomaron en bolsa un 5,9%, hasta 97 euros, tras decepcionar con sus cuentas del primer semestre. La compañía holandesa, que atesora un valor en bolsa de unos 60.000 millones, registró un notable aumento de sus ventas de cerveza, pero este buen momento se vio eclipsado por el incremento de los costes de sus envases,  logística y, sobre todo, el aluminio con el que fabrica sus latas.

Entre enero y junio, Heineken obtuvo un beneficio neto atribuible de 936 millones de euros, un 1,4% menos que en el primer semestre de 2018. Los ingresos de la cervecera propiedad de las familias Heineken, Hoyer (50% de las acciones) y el grupo mexicano Femsa (12%) se elevaron un 5,9% entre enero y junio, hasta 13.597 millones de euros, con un crecimiento del 8,8% en América y del 13% en Asia Pacífico.

"Los ingresos por hectolitro aumentaron un 3%, mientras que el crecimiento del volumen en el segundo trimestre se vio afectado negativamente por la climatología en Europa y la comparativa con el Mundial de fútbol del año pasado", dijo Jean-François van Boxmeer, presidente y consejero delegado de Heineken, según 'Europa Press'.

Los costes de Heineken en el período de enero a junio aumentaron un 8,5%, principalmente en materiales de embalaje, incluido el aluminio. Las ventas fueron particularmente fuertes en Vietnam, el segundo mercado más rentable de Heineken, mientras que en México, el mercado más grande de la compañía, aumentaron a un solo dígito.

En declaraciones a 'Reuters', la directora financiera, Laurence Debroux, señaló que las coberturas financieras de la compañía sobre el aluminio habían sido menos favorables que las del año pasado. En este sentido, Heineken acusó la debilidad de las monedas emergentes como el real brasileño, donde la compañía es la segunda cervercera más grande.

"Si nos fijamos en la primera mitad, el mes de junio fue más difícil, principalmente debido al clima en varios países, pero la tendencia subyacente del negocio va por buen camino ... y esperamos que eso se mueva al alza hacia la segunda mitad del año", dijo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING