Se desploma en bolsa

Hohn traspasa 300 millones en acciones de Aena dentro de su fundación CIFF

El 'hedge fund' traspasa el 1,4% del capital del monopolio de aeropuertos desde el fondo irlandés Talos a la británica CIFF Capital UK, ambas propiedad de la fundación benéfica cuyas inversiones gestiona TCI.

Chris Hohn, fundador del 'hedge fund' TCI.
Chris Hohn, fundador del 'hedge fund' TCI.
L. I.

Aena sigue asistiendo a los movimientos de Chris Hohn, impulsor de la Fundación The Children Investment Fund, una de las mayores organizaciones filantrópicas y caritativas de Reino Unido, que tiene su foco en mejorar las condiciones de vida de los niños en países en desarrollo.  El fundador del ‘hedge fund’ británico (TCI) y de la fundación benéfica (CIFF) acaba de traspasar 2,11 millones de acciones del gestor de los aeropuertos de El Prat o Barajas desde su fondo irlandés Talos Capital hasta CIFF Capital UK, ambas propiedad de la fundación que fundó Hohn en 2002.

Fuentes de The Children Investment Fund Foundation (CIFF) explican a 'La Información' que el traspaso no es una donación, sino una mera reorganización interna. "Los activos en cuestión ya eran propiedad de CIFF y lo siguen siendo. CIFF se limita a transferir sus participaciones de la entidad irlandesa (Talos) a la entidad británica (CIFF UK)", explican. Desde el fondo recalcan que CIFF y TCI son entidades independientes la una de la otra, aunque compartan fundador y el poder de decisión sobre las inversiones en torno a Hohn. "CIFF no forma parte de la estructura TCI. Todo lo que hace TCI es proporcionar servicios de gestión de inversiones a CIFF y su dotación, sin embargo, no tiene ningún control sobre CIFF y sus operaciones", agrega un portavoz de la firma británica.

Caída en bolsa

Según la notificación enviada a la CNMV, el precio de la transacción es 'cero' pese a que cada uno de los títulos de Aena cotizan a 144 euros al cierre de la sesión de este miércoles. No es que Hohn y sus socios crean que los aeropuertos españoles no valen nada, sino que acaban de realizar una aportación "en especie" valorada en 300 millones de euros entre los fondos de la fundación infantil. Tras este movimiento, las acciones de Aena lideran este jueves las caídas en el Ibex 35 con un descenso del 5%, hasta 138 euros.

Children Investment Fund Foundation (CIFF) fue creada por Hohn y su ex mujer Jamie Cooper en 2002 con un enfoque de fundación gestionada de forma profesional, a la que cada año destinaban una parte de las ganancias del ‘hedge fund’. Desde 2012, hay aportaciones desde el fondo a la fundación que se realizan con el traspaso de algunos de los activos en cartera del fondo en lugar de efectivo. Parte de Aena estará ahora en manos de la fundación.

Socio desde 2015

The Children Investment (TCI), el socio del Estado desde la salida a bolsa de Aena en 2015, ha duplicado con creces el retorno de su inversión en la empresa española y todavía mantiene el 7,5% del capital bajo su control. Se trata de un paquete valorado en 1.650 millones de euros, pero por el camino ha vendido más de la mitad de las acciones que tenía. TCI fue el socio de referencia elegido por el Gobierno de Mariano Rajoy, a través de la empresa pública EnAire, para acompañarle en la salida a bolsa de Aena hace un lustro.

La venta inicial de acciones de realizó a 58 euros por acción con la exclusión a última hora de dos inversores españoles: Ferrovial y Corporación Alba (March). La apuesta previa del fondo británico le permitió triplicar su inversión hasta que en 2018, aunque con la llegada a Moncloa de Pedro Sánchez comenzó a hacer caja y vender sus acciones. Entre mediados de 2018 y principios de 2019, Hohn vendió en mercado el 3,6% de Aena en distintas operaciones por unos 930 millones de euros, prácticamente todo el dinero inicial invertido en su entrada en la empresa que dirige Maurici Lucena.

Además, el fondo de Christopher Anthony Hohn ha percibido otros 280 millones brutos en forma de dividendos desde Aena, mientras que el Estado, con EnAire, se ha llevado el gran trofeo: más de 1.500 millones de euros en dividendos. Esa generosidad con el accionista se ha visto truncada en 2020 con la suspensión temporal de estos pagos por la pandemia del Covid-19, que ha marcado a fuego las caídas del 100% en el tráfico de turistas extranjeros durante las últimas semanas

Aena, de hecho, ha puesto en cuarentena sus proyectos de mejora y ampliación en grandes aeropuertos como el de Barcelona o Madrid y tuvo que aparcar en la terminal de espera un dividendo de 7,5 euros por acción o 1.153 millones.

Blindado con derivados

The Children's Investment Fund Foundation (CIFF) con sede en Reino Unido será el dueño ahora del 1,4% del capital de Aena, junto a la luxemburguesa TCI Sarl y el master fund de TCI, es decir, el ‘hedge fund’ insignia del grupo con sede en el paraíso de Islas Cayman. Es este fondo el que le ha permitido proteger su inversión en Aena en los dos últimos años. 

Según los contratos notificados a la CNMV, pero que no son públicos, TCI tiene un 3,6% del capital en varios derivados financieros que le permiten aprovechar tanto las alzas como protegerse y rentabilidar las bajadas de la cotización de Aena con efectos multiplicados.

El pasado 28 de abril, el fondo británico extendió hasta octubre de 2021 este paracaídas bursátil que le ha dado buenos réditos con el desplome de la cotización de la empresa española en la crisis del Covid-19. En esa modificación de condiciones, TCI pudo liquidar parte de las plusvalías que tenía con esa operativa de sesgo bajista sobre Aena y que contrató cuando comenzó a vender en 2018. El banco suizo UBS pero sobre todo el estadounidense Citi actúan como ejecutores de la estrategia de Hohn ante la mirada impasible del Gobierno, el gestor pasivo e impasible de Aena

Mostrar comentarios