Miércoles, 26.06.2019 - 02:33 h
Pendientes del Parlamento de Londres

Iberia y British (IAG) se la juegan con el plan de emergencia para el Brexit de May

Lansdowne Partners, el mayor bajista individual de la bolsa española, ha reducido su participación en la aerolínea a lo largo de la última semana

La primera ministra británica, Theresa May, tiene que presentar hoy al Parlamento su propuesta alternativa para el Brexit tras llevarse un varapalo en la votación del acuerdo que alcanzó con Bruselas. Esas líneas son determinantes para el futuro de IAG, propietaria de Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus, después de que la Comisión Europea le haya advertido de que no podrá seguir volando libremente en el espacio europeo en caso de una salida sin acuerdo de Reino Unido.

El 'divorcio' obliga a los operadores europeos a demostrar que la mitad de su capital está en manos comunitarias para poder conservar sus actuales derechos de vuelo, una cuota que a IAG le costará alcanzar si el Reino Unido sale de la UE. El horizonte se complica en el más corto plazo para la firma y Lansdowne Partners, el mayor bajista individual de la bolsa española, ha aprovechado los últimos días para replegar velas en la firma.

El hedge fund, que llegó a ser el tercer mayor accionista de IAG por detrás de Qatar Airways y Capital Research con una participación del 7%, redujo el pasado lunes su porcentaje en la aerolínea del 3,955 que había alcanzado a finales de noviembre hasta el 3,591%. Es el movimiento contrario al que había realizado solo unos días antes Invesco que, previamente a la votación del acuerdo para el Brexit en Londres, elevó su capital en la compañía del 0,184% con que contaba desde Nochebuena al 1,126%.

IAG ha llegado a recuperar en la última semana el nivel de los 7 euros por título que perdió a comienzos de diciembre. Con una capitalización que roza los 13.900 millones de euros, el consenso del mercado da para la aerolínea un precio objetivo de 8,29 euros por acción, lo que implica que aún tendría un potencial de revalorización de más del 18% desde sus niveles actuales.

De momento y ante la incertidumbre que ha generado todo el proceso del Brexit, el hólding es uno de los valores del Ibex 35 que menos se ha beneficiado del rally que están experimentando la mayoría de las cotizadas españolas desde el arranque del actual ejercicio.  

Sin embargo, no todo son noticias negativas. Deutsche Bank está entre las firmas que la prefieren a otras competidoras europeas. De hecho mantiene sus buenas perspectivas en torno a ella y sigue recomendando a los accionistas mantener sus títulos. Esto mientras ha empeorado a la vez las previsiones para sus rivales directos y aconseja "mantener" Lufthansa (hasta ahora era "compra") y "vender" Air France-KLM, que hasta la fecha tenía una recomendación de "mantener" para la entidad alemana.

En general, los analistas del banco germano temen que las aerolíneas europeas se vean afectadas, no solo por el Brexit, sino también y sobre todo por la desaceleración de la economía mundial este año. De momento, el próximo 28 de febrero AIG presentará sus resultados anuales y el consenso espera que en 2018 haya sido capaz de situar su resultado neto ligeramente por encima de los 2.400 millones de euros (en 2017 fue de 2.021 millones).

Los dos condicionantes anteriores, la salida de Reino Unido y el pinchazo mundial, llevaron el pasado viernes a otra firma del sector a Ryanair a lanzar un profit warning. Al menos en lo que respecta a IAG dos aspectos han jugado a su favor a lo largo de los últimos meses. Por un lado, el tráfico de pasajeros (el año pasado transportó a 112,8 millones de viajeros, un 7,7% más que el ejercicio anterior) y por otro, el abaratamiento del petróleo en más del 28% desde octubre (cuando el barril de Brent llegó a cotizar por encima de 86 dólares, en máximos anuales).  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios