Por primera vez desde 2016

La incertidumbre política pasa factura: la confianza del inversor entra en negativo 

Se cierra el periodo más largo de optimismo inversor desde que la gestora comenzó a realizar esta encuesta en el año 2007.

Fotografía Pedro Sánchez pensativo / EFE
La incertidumbre política pasa factura a los inversores / EFE

La parálisis política que vive España pasa factura. Los inversores temen que la incertidumbre política continúe pese a la celebración de las elecciones el próximo 10 de noviembre y la confianza del inversor español ha cerrado el tercer trimestre de 2019 en negativo por primera vez desde 2016, según el índice que elabora JP Morgan Asset Management.

Tras once trimestres en positivo, el índice de confianza cayó más de un punto en el tercer trimestre respecto al trimestre anterior y se queda en -0,27 puntos. Por tanto, se cierra el periodo más largo de optimismo inversor desde que la gestora comenzó a realizar esta encuesta en el año 2007.

La confianza de los inversores y ahorradores venía erosionándose desde que alcanzara su máximo histórico (+3,10) a comienzos de 2018. La creciente incertidumbre económica y la inestabilidad política parece pesar más ahora sobre el ánimo de los inversores al valorar la evolución de los mercados en los próximos seis meses, haciendo que los pesimistas superen a los optimistas. Así, casi un 35% de los pesimistas indica la ausencia de un gobierno estable y la convocatoria de elecciones como razón de su opinión negativa, 10 puntos más que hace nueve meses; y hasta un 33% la achaca a su percepción sobre la situación económica. Destaca el crecimiento del Brexit como causa de dicha percepción pesimista, que pasa de algo menos del 7% hace tres meses a superar el 17% ahora.

La encuesta de JP Morgan Asset Management ofrece otro dato que confirma el cambio de tendencia en la confianza del inversor en la evolución de los mercados. Si históricamente España y Europa han sido los mercados por los que más han apostado los inversores españoles, en la última revisión trimestral la proporción de inversores que esperan que la bolsa española suba en el próximo semestre cae casi siete puntos, hasta el 18,6%, mientras que los inversores que apuestan por bolsas europeas pasan de ser el 27,9% al 21,5%.

En cambio, destaca la remontada de la bolsa estadounidense: si en el segundo trimestre solo un 14,9% de los inversores españoles mostraban preferencia por este mercado, en el tercer trimestre la proporción se ha incrementado hasta el 23,2%. Paralelamente, la proporción de encuestados que apuestan por el mercado asiático (sin Japón) ha pasado del 19,7% al 24,3%, de manera que ahora esta región es la que se posiciona como la favorita de los inversores.

Preferencia por fondos de inversión

A pesar de una menor confianza en la evolución positiva de los mercados, la tercera oleada de la encuesta en 2019 muestra que los inversores siguen buscando rentabilidad para su dinero, y un 35% cree que los fondos de inversión son productos idóneos para conseguirla. En este sentido, se produce un incremento de casi seis puntos en la proporción de inversores con fondos en cartera, que ya suponen un 28,7% del total de la muestra. Si se observa el dato sobre intención futura de inversión, se constata también que la predisposición a contratar fondos aumenta más de cinco puntos, hasta el 19,7%. Se trata de la lectura más elevada desde que se empezó a elaborar la Encuesta.

También se ha incrementado ligeramente la intención de invertir en los próximos seis meses en acciones, del 14,1% al 15,2%, mientras que ha caído la intención de invertir en instrumentos de renta fija (del 9,3% al 4,8%) y ligeramente en activos inmobiliarios (8,8%). Como novedad, un 3,1% de los inversores afirmó invertir en ETF.

La encuesta sobre confianza del inversor de J.P.Morgan AM ofrece una serie de datos que ayudan a comprender el comportamiento de los inversores españoles a la hora de gestionar sus inversiones y planificar sus ahorros en el largo plazo. Así, la oleada del tercer trimestre revela que los tipos de interés y el euribor siguen siendo el factor que más tienen en cuenta los españoles (35,4%) a la hora de invertir, seguido por la evolución de los mercados (25,1%), la oferta de productos de la banca (19,7%) o la fiscalidad del producto (13,9%).

No obstante, la principal conclusión que deja la encuesta de J.P. Morgan AM es que el ahorrador/inversor español medio no tiene objetivos financieros definidos ni planifica su ahorro en el largo plazo: la mayoría afirma realizar aportaciones a productos de inversión solo cuando dispone de una cantidad de dinero acumulada (27,3%) o cuando ve una buena oportunidad (17,7%). Solo un 19,5% dice realizar aportaciones periódicas a productos de ahorro o inversión, pero sin planificación previa.

Esta falta de planificación es especialmente llamativa al indagar sobre la previsión de ahorro para la jubilación: hasta un 44,6% afirmó no estar ahorrando actualmente para completar su pensión pública, frente al 33,4% que indicó estar ahorrando a través de un plan de pensiones privado. Solo un 11,4% de inversores afirmó utilizar fondos de inversión para ahorrar de cara a su jubilación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING