Sube un 33% en 2019

Inditex batirá ingresos con el empuje de la divisa y la acción en máximos anuales

Los analistas temen que la textil pueda verse algo afectada en términos de márgenes por la desaceleración económica y la guerra comercial.

Inditex celebra la ola de calor en bolsa
Inditex batirá ingresos con el empuje de la divisa y la acción en máximos anuales / Inditex

Inditex, la dueña de Zara, Massimo Dutti, Oysho y Stradivarius, publica mañana los resultados de su tercer trimestre fiscal y lo hace con el viento a favor del efecto divisa y en medio de las buenas perspectivas del consenso del mercado, que prevé que la multinacional gallega vuelva a batir los ingresos previos, si bien podría verse algo afectada en términos de márgenes por la desaceleración económica y la guerra comercial. Se da la circunstancia de que la compañía presidida por Pablo Isla cotiza además en zona de máximos anuales, por encima de los 28,7 euros, y acumula un rally de casi el 33% en lo que llevamos de ejercicio, tres veces superior a la revalorización del Ibex 35 en el mismo periodo (9,8%). 

Entre agosto y octubre el grupo textil se habría visto beneficiado por la debilidad del euro, que le favorece al convertir los ingresos que genera en otras monedas. Recordemos que, de acuerdo con los datos de su última Memoria Anual (2018), Inditex obtiene el 15,5% de sus ventas en América y el 23,2% en Asia y el resto del mundo; y que España apenas representa ya un 16,2% de su facturación a nivel mundial. En la buena marcha del mercado asiático entra también en juego el negocio online, del que los expertos esperan también un buen resultado.

Desde Renta 4 prevén que las ventas avancen +8,8% en relación al mismo periodo del año pasado, en lo que supondría su mejor más amplia en lo que va de año. "Teniendo en cuenta una comparativa poco exigente y descontando un crecimiento de ventas comparables del 5%, la aportación del espacio en tienda (+2,3%) y la divisa" sería la mayor aportación desde 2015. Inditex lograría, así, acelerar su crecimiento después de el año pasado el efecto comparativo fuera exigente, de que la apreciación del euro tuviera un impacto negativo muy elevado en su cuentas y de que la mala evolución climatológica a finales del primer trimestre -ya de este año- arrastrase las ventas.

Confían, además, en que el margen bruto (la diferencia entre los ingresos y el coste de vender los productos) se mantenga plano en torno al 60,3%. Este indicador será seguido de cerca por los analistas, puesto que desde que marcó máximos hace siete años ha venido descendiendo de forma paulatina. En Renta 4 esperan, además, que el EBITDA (beneficio bruto antes de deducirse los gastos financieros) crezca un 41%, es decir, algo por debajo de como lo hizo en su primer semestre fiscal. El beneficio neto avanzaría al 8% en términos interanuales. 

El principal temor a que los números de la mayor empresa de la bolsa española por capitalización (más de 89.500 millones de euros) tiene que ver con la fuerte competencia que afecta al sector textil y con los nuevos hábitos de consumo que se van implantando. Este panorama no impide que firmas como las estadounidenses Goldman Sachs o Citi le den aún a sus títulos un potencial de casi el 8% hasta un precio objetivo de 31 euros. 

Los márgenes y el Black Friday

La atención de los analistas a los márgenes de Inditex coincide con una recién finalizada campaña del Black Friday en la que, tal y como constata Bank of America en un informe publicado estos días, el grupo ha reducido su actividad promocional para vender un mayor número de prendas a su precio, precisamente con el objetivo de cuidar sus márgenes.

El documento hace énfasis en cómo Zara (la marca que concentra dos tercios de las ventas de la textil) fue "menos agresiva en sus descuentos" el pasado 'Viernes Negro' en relación a la misma cita del año previo. Y cómo con esta estrategia habría seguido, además, un camino contrario por ejemplo al de la sueca H&M, pero también al del resto de sus rivales europeos. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING