En el ejercicio 2018

La inmobiliaria de Casillas no remonta: pierde (de nuevo) más de 200.000 euros

El exmadridista, ahora en el Oporto, ha atravesado problemas de salud este verano y su empresa, Ikerca SL, arroja números rojos. 

El divertido mensaje en Twitter de Iker Casillas que se le volvió en contra
La inmobiliaria de Iker Casillas continúa en pérdidas.

La inmobiliaria de Iker Casillas no remonta el vuelo. La empresa del exmadridista, ahora en el FC Oporto, presentaba este mes sus cuentas en el Registro Mercantil correspondientes a 2018 y la situación era muy similar a la del curso anterior: pérdidas de 212.499,13 euros frente a las de 224.257,22 euros que sufría en 2017. Además, sus ingresos se situaban ligeramente por encima de los del año anterior, hasta los 451.739,35 euros, casi 5.000 euros más que el curso precedente. 

La compañía ha sufrido cambios durante el pasado curso. El número de trabajadores se reducía en una persona y cerraba el ejercicio con únicamente dos empleados. El declive de su sociedad podría explicarse por el descenso de sus derechos de imagen ya que los gestiona a través de Ikerca SL junto a inversiones inmobiliarias como son los pisos, chalets o plazas de parking que tiene en las localidades de Boadilla del Monte y Villaviciosa de Odón, ambas en Madrid. 

La sociedad cuenta con un inmovilizado material, en el que se incluirían sus activos inmobiliarios, de 11,086 millones de euros. Además, tiene inversiones financieras a largo plazo por valor de poco más de cinco millones de euros. La noticia positiva para Iker Casillas es que el efectivo o los activos líquidos han aumentado desde los 2,48 hasta los 4,07 millones de euros. 

Situación alejada de cuando era futbolista del Real Madrid. Por ejemplo, en el año 2007 obtenía un beneficio neto de 2,14 millones de euros mientras que en 2008 la cifra se situaba en los 1,87 millones. La situación, casualidad o no, daba un vuelco en 2016 al entrar en números rojos y perder 116.406 euros frente al beneficio de 1,48 millones de euros que obtenía un año antes. De hecho, coincide con su marcha del conjunto madridista, que tuvo lugar en el verano de 2015. 

La empresa, que fue constituida en el año 2000, tenía de apoderados a los padres del jugador: José Luis Casillas y María del Carmen. Contaron con dicho cargo desde 2003 hasta que Iker Casillas, diez años más tarde, optaba por revocarlos de dicha responsabilidad. Este no sería el único cambio desde que se fundara ya que lo que en un principio sería para sus derechos de imagen se ampliaba en 2005 a la compra y venta de solares e inmuebles tanto de viviendas como de locales comerciales. 

El guardameta español cuenta con otras empresas como, por ejemplo, Casillas Word, que es una agencia de representación de deportistas profesionales. La sociedad mercantil también sufría cambios durante este curso ya que al residir el futbolista en Portugal tenía que nombrar dos administradores solidarios: Carlo Cutropia, agente del jugador, y Antonio Jesús Real. De hecho, hasta esta decisión el futbolista ejercía de administrador único. 

La buena noticia para Iker Casillas es deportiva y no empresarial. El arquero ha sido inscrito para jugar la liga portuguesa con su club, el FC Oporto, por lo que todavía podría seguir disputando partidos pese a contar con una edad de 37 años y haber sufrido este verano un infarto. Posibilidad que parecía alejada cuando surgían voces que apuntaban a su retirada e incluso su propio equipo luso confirmaba que desempeñaría una labor directiva durante esta temporada.  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios