Tras las elecciones del 28A

JP Morgan alerta del 'riesgo Sánchez' si abre su Gobierno al soberanismo catalán

La entidad da como resultado más probable de los comicios del próximo domingo un ejecutivo liderado por los socialistas con el apoyo de Unidas Podemos

Torra reafirma su defensa de los lazos amarillos
Torra reafirma su defensa de los lazos amarillos / Europa Press

El banco de inversión estadounidense JP Morgan advierte del riesgo que podría entrañar para la economía española que un eventual Gobierno de coalición de izquierdas o "gobierno mosaico" liderado por el PSOE de Pedro Sánchez diera cabida a los independentistas catalanes. En su informe Elecciones españolas: escenarios políticos y posibles evaluaciones, la entidad da como resultado más probable de los comicios del próximo domingo un ejecutivo liderado por los socialistas con el apoyo de Unidas Podemos (le dan un 50% de probabilidades). 

La cuestión clave será si esta alianza requiere el apoyo explícito o vía abstención en la investidura de alguno de los partidos soberanistas catalanes o si, como sugieren también alguna de las encuestas recientes, solo requiere del respaldo del PNV. De acuerdo con el escenario que dibuja JP Morgan, la coalición de Gobierno con la formación que encabeza Pablo Iglesias requerirá casi con toda seguridad del respaldo independentista (30% de probabilidades, frente a un 20% de que no sea así). La segunda opción que consideran más factible sería una coalición entre PSOE y Ciudadanos.

Aunque las dos alianzas de izquierdas -con o sin los votos de los soberanistas- "tendrían un sesgo hacia un mayor gasto social compensado por una mayor presión fiscal (sobre la riqueza, los beneficios, o los ingresos más altos) y trataría de retroceder en algunas reformas clave del mercado laboral" sus implicaciones no serían las mismas en opinión de la firma.

En el primer caso, un ejecutivo socialista con el único respaldo de Unidas Podemos podría tener un impacto negativo a corto plazo sobre el sentimiento empresarial, pero a la larga "no habría implicaciones de riesgo sistémico significativas", porque el PSOE mantiene un compromiso firme a favor del euro y el "componente populista" del partido morado quedaría contenido, desde su punto de vista. En este sentido los analistas de la entidad marcan distancias con respecto al caso italiano con el gobierno populista y euroescéptico formado por el antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S), de Luigi Di Maio, y la ultraderechista La Liga, de Matteo Salvini.

Desde su punto de vista un gobierno liderado por el PSOE "será consciente de las presiones del mercado y no pondrá en peligro el clima favorable de los mercados hacia la deuda soberana española", manteniendo una razonable disciplina presupuestaria. De este modo, las políticas que, según el banco norteamericano, podrían amenazar el crecimiento no mostrarían sus efectos antes de 9 o 12 meses. 

Sin embargo, el problema llegaría en caso de que las urnas den lugar a un "ejecutivo mosaico de izquierdas" que dé entrada a los independentistas catalanes, puesto que estos mantendrían sus actuales líneas rojas en torno al referéndum de autodeterminación, en contra de la Constitución y acerca de los políticos catalanes perseguidos por la justicia. 

El informe incide en que la postura del PSOE sobre el desafío independentista catalán es claramente la más flexible entre los partidos constitucionalistas, pero en última instancia, dependerá de Sánchez decidir dónde poner límites, lo que posiblemente dé lugar a una ruptura de las conversaciones con el gobierno de Torra. "Desde nuestro punto de vista, tal gobierno mosaico no solo sería inestable, sino también capaz de generar un impacto negativo tanto en la confianza de las empresas como de los consumidores, en el caso de concesiones excesivas a los catalanes puesto que se percibe como capaz de romper el statu quo constitucional", sentencian.

En cualquier caso, desde JP Morgan prevén un proceso largo, teniendo en cuenta que por delante están también las elecciones autonómicas y municipales del próximo 26 de mayo, lo que de no salir de las urnas una mayoría suficiente de los socialistas impediría que las negociaciones para formar gobierno empezasen antes de finales de mayo y retrasaría a su vez la formación del ejecutivo al menos hasta finales de junio

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios