El quinto operador ibérico

Kutxabank desinvierte parte de Euskaltel y baja su participación a menos del 20%

La entidad financiera mueve ficha a favor de los intereses de Zegona, el fondo británico que quiere hacerse con la operadora de telecomunicaciones.

Junta de Euskaltel
Euskaltel usará la marca R para expandirse fuera de País Vasco, Navarra y La Rioja  / EP

Euskaltel sigue asistiendo a movimientos en su accionariado. Kutxabank, el banco resultado de la fusión entre BBK, Kutxa y Vital, ha reducido inesperadamente su participación por debajo del 20% del capital de la operadora, según consta en los registros de la CNMV. Se trata de un movimiento contra pronóstico en un contexto de reordenación de su accionariado con un aspirante a tomar el mando: la británica Zegona.

Tras esta desinversión, la participación de la entidad vasca se reduce desde cerca del 21% que mantenía en febrero al 19,8% actual. Después de Kutxabank se sitúa Zegona, que controla algo más del 16% del capital en alianza con Talos Capital y ha mostrado públicamente sus intenciones de crecer en el accionariado, donde pretendía superar la participación al grupo de accionistas españoles que forman Kutxabank (19,9%), Abanca (5%%) y Corporación Alba (10%), el holding financiero de los March.

De hecho, la firma lanzó una opa parcial sobre Euskaltel para elevar su presencia del 15% al 29%, aunque finalmente la retiró arguyendo que las condiciones del mercado habían cambiado a peor.  Los británicos renunciaron a esa fórmula para hacerlo a través de la adquisición de acciones en el mercado bursátil español. 

¿Inversión fallida de Zegona?

En realidad, la firma británica -cuyo único activo es Euskaltel- tuvo que pedir respaldo a sus inversores por las fuertes pérdidas que arrastra en el accionariado de Euskaltel y después de haberse quedado fuera de juego en la batalla por comprar Yoigo, que acabó en manos de Másmóvil gracias a la participación del archirrival de Providence, rival de Zegona.

Zegona entró en el capital de Euskaltel a mediados de 2017 tras la compra de Telecable. Euskaltel compraba la operadora asturiana, propiedad de Zegona, por 686 millones de euros. No obstante, una parte de la compra la realizaba la operadora en efectivo y otra en acciones. El fondo británico recibió 26,8 millones de títulos de la compañía vasca a razón de 9,5 euros cada una. Todavía pierde, de forma latente, un 14% o el equivalente a 35 millones de euros.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios