Inicio de la ampliación

La artimaña de Goldman y los Benetton en Cellnex salva 60 millones en horas

La operadora de telecomunicaciones inicia su macroampliación de capital tras la sorpresiva venta del 3,4% del capital de su primer accionista y el mandato para vender 63,5 millones de derechos sobre acciones.

Cellnex sufrirá un rediseño accionarial tras la ampliación.
Cellnex sufrirá un rediseño accionarial tras la ampliación.
Archivo / L .I.

La ampliación de capital de Cellnex solo era cuestión de tiempo. La credibilidad lograda en 2019 en la ejecución de adquisiciones de torres, tras recaudar 4.000 millones de euros, ha impulsado en 2020 otra llamada al mercado por una cantidad similar. Es toda una demostración de fuerza en plena pandemia de la Covid-19, sobre todo, tras la espantada del primer accionista ante la nueva ampliación. Pero la anticipación de los Benetton les ha permitido no perder alrededor de 60 millones de euros.

La familia italiana, necesitada de liquidez por los problemas en Atlantia, ha ingresado 752 millones de euros con la venta acelerada del 3,4% del capital realizada durante la tarde del jueves. A través de su patrimonial Edizione, el grupo italiano contrató a Goldman Sachs para la desinversión justo después de conocerse el detalle de la macroemisión de acciones de Cellnex equivalente al 26% de su accionariado actual.

Además de las acciones, la histórica saga italiana ha dado otro mandato a Goldman para la venta de 63,5 millones de derechos de suscripción sobre las acciones de Cellnex. Esta operación supondrá para los Benetton un ingreso adicional de 235 millones de euros. Aún mantendrán el 13% de la empresa cuando termine la ampliación pero con 1.000 millones más en su cuenta corriente tras la venta acciones y derechos. A su vez, en este rápido cambio de manos de las acciones, Goldman se ha comprometido a respaldar la ampliación con la adquisición de 13,2 millones de títulos nuevos.

Una jugada redonda

Cuando el resto de los inversores todavía estaba haciendo números, los Benetton ya tenían la decisión tomada y aprovecharon la ventana de oportunidad para vender en máximos en una jugada redonda. Cellnex llegó a marcar el jueves un récord histórico por encima de los 60 euros por acción. Goldman logró colocar los 13,2 millones de acciones de Benetton a 57 euros, un 5% por debajo de la cotización en bolsa que, a los pocos días, ya parece un triunfo en la cuenta de estos dos protagonistas.

Las acciones de la operadora que dirige Tobías Martínez cerraron el viernes en 58,42 euros. Este lunes han comenzado a cotizar ex-ampliación, es decir, tras la escisión de los derechos de suscripción preferente de la cotización. Cada uno de ellos quedó valorado 3,55 euros y las acciones en 54,57 euros, aunque Cellnex ha vuelto a caer en bolsa un 1,9%. Con su desinversión antes de la caída, los Benetton han ‘salvado’ esos 60 millones.

Los 385 millones de derechos emitidos se dispararon un 18% en el arranque de cotización, hasta marcar máximos en 4,2 euros. Por cada 19 derechos se obtiene el pasaporte para comprar 5 acciones de nueva emisión. Un inversor puede por tanto entrar en Cellnex vía derechos o comprando acciones en mercado. Con los datos al cierre del lunes, por 70,45 euros se adquieren 19 derechos y el pase para comprar 5 acciones nuevas a 39,5 euros (-26% de descuento) que valen 197 euros. En total, 267 euros que dejan el precio medio de los títulos en 53,5 euros, igual que la cotización de Cellnex.

No obstante, los accionistas actuales de la empresa recibieron el derecho y no tienen que comprarlo en bolsa, de modo que pueden adquirir acciones con notable descuento sobre la cotización. Es el caso de los fondos soberanos de Singapur, Abu Dabi, el ‘hedge fund’ Permian y el plan de pensiones de Canadá (CPPIB). Los cuatro han respaldado la suscripción de nuevas acciones con el 19% del capital que controlan conjuntamente.

En cualquiera de los escenarios, la ampliación de Cellnex dará un nuevo empujón a la capitalización bursátil de la operadora. Este lunes, su valor en bolsa proforma (teniendo en cuenta las nuevas acciones) superaba los 26.000 millones de euros, más que Endesa. Solo Iberdrola, Inditex y Banco Santander se mantienen todavía por delante de la empresa de Barcelona.

Mostrar comentarios