La CNMV dice que hubo estrés financiero bajo en 2018 pese a la caída final del 10%

  • El supervisor señala como principales fuentes de incertidumbre el desacuerdo presupuestario de la UE e Italia, así como el proceso del Brexit.
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. EFE JUAN CARLOS HIDALGO
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. EFE JUAN CARLOS HIDALGO

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha constatado que el indicador de estrés de los mercados financieros en España mostró durante el año 2018 valores que se corresponden con niveles de estrés bajo (inferior a 0,27), aunque experimentó repuntes transitorios asociados a varios elementos de incertidumbre. Según el informe de coyuntura que recoge boletín correspondiente al cuarto trimestre de 2018 de la CNMV, el indicador cerró el ejercicio en 0,18.

En cuanto a los repuntes asociados a varios elementos de incertidumbre, a principios de febrero el indicador creció de forma significativa hasta situarse cerca del nivel de estrés medio (entre 0,27 y 0,49), debido a las turbulencias observadas en las bolsas estadounidenses. "Entre estas incertidumbres destacaron las dudas relacionadas con el comercio mundial, las tensiones en algunas economías emergentes, el Brexit y la falta de acuerdo inicial entre el Gobierno italiano y la Comisión Europea en relación con las cuentas públicas de la economía europea. Los índices de renta variable más importantes finalizaron el ejercicio con caídas claramente superiores al 10% en la mayoría de los casos, realizadas sobre todo en el último trimestre", apunta la CNMV.

Tras un leve descenso, volvió a aumentar en junio como consecuencia de las dudas sobre las finanzas públicas en Italia y, en menor medida, de otras fuentes de incertidumbre como los acuerdos sobre los intercambios comerciales, las tensiones en algunas economías emergentes o la incertidumbre regulatoria. En cuanto a la renta variable, el Ibex 35 perdió un 15% de su valor en el conjunto del año, y la cuota de las Bolsas españolas [BME] en la negociación de renta variable aceleró su pérdida, pasando del 68,3% de la negociación total en 2017 al 62,6% en 2018, un porcentaje similar al de países como Francia o Alemania.

Asimismo, en 2018 continuó "la tendencia a emitir renta fija cotizada en mercados de otros países europeos", explica el supervisor en referencia al éxodo de multinacionales que eligen Irlanda para vender su deuda a inversores. En los mercados de deuda, la rentabilidad del bono soberano a diez años y la prima de riesgo experimentaron ligeras oscilaciones en el año, pero acabaron en niveles muy parecidos a los de finales de 2017, el 1,43% y 118 puntos básicos, respectivamente.

Mostrar comentarios