Miércoles, 27.05.2020 - 20:10 h
Decisión histórica y emergencia

La Fed ejecuta una rebaja de medio punto en los tipos por el 'shock' del coronavirus

La autoridad monetaria de EEUU toma una decisión extraordinaria fuera de fecha para combatir la crisis económica del coronavirus.

Powell ha escuchado a Trump.
Powell ha negado que haya sentido presiones políticas de la Casa Blanca / L.i.

Situación de emergencia. La Reserva Federal (Fed) de EEUU ha movido ficha por sorpresa y antes de los previsto para neutralizar la amenaza del coronavirus para la actividad económica de EEUU. El banco central que dirige Jay Powell ha optado por bajar los tipos de interés en medio punto, al 1%-1,25%, al tiempo que deja la puerta abierta a nuevas medidas de estímulo para combatir el 'shock' económico del coronavirus.  "Vimos un riesgo para el pronóstico de la economía y decidimos actuar", aseguró Powell en la rueda de prensa posterior a la decisión.

"Reconocemos que una rebaja de los tipos de interés no reducirá las infecciones ni reparará las cadenas de suministro rotas, pero sí creemos que nuestra acción dará un empujón significativo a la economía y especificamente, apoyará las condiciones financieras para la actividad y dará más confianza", indicó ante las preguntas de los periodistas.

Esta es la primera vez que se adopta una decisión de emergencia de esta magnitud en la política monetaria en EEUU desde la crisis financiera de 2008 y, en cierta forma, está coordinada con otra autoridades. La pasada madrugada, Australia dio el primer cañonazo monetario entre las economías desarrolladas por la actual crisis con un recorte de tipos de un cuarto de punto, del 0,75% al 0,5%, su mínimo histórico.

"Los fundamentos de la economía estadounidense siguen siendo fuertes. Sin embargo, el coronavirus plantea riesgos en evolución para la actividad económica.  A la luz de estos riesgos y en apoyo para alcanzar sus objetivos máximos de empleo y estabilidad de precios, el Comité Federal de Mercado Abierto decidió hoy reducir el rango objetivo para la tasa de fondos federales en medio punto, al 1%-1,25%", explicó la Fed.

Powell descarta injerencias de Trump

La Fed considera que el 'shock' es lo suficientemente grave como para adelantar a hoy, de forma extraordinaria, su reunión de política de monetaria que iba a celebrar dentro de dos semanas (17-18 de marzo). El mercado comenzó a valorar una rebaja inmediata de los tipos después del crash bursátil registrado la semana pasada, la peor desde la crisis de 2008 para la mayoría de mercados occidentales.

El banco central va más allá y advierte que está dispuesta a tomar más medidas ante la crisis que se avecina por el parón económico en China y en otras partes del mundo. La mesa de gobernadores de la Fed señala que "sigue de cerca la evolución [del coronavirus] y sus implicaciones para las perspectivas económicas y utilizará sus herramientas y actuará según corresponda para apoyar la economía", explica en su comunicado.

Cuestionado sobre si se ha sentido presionado por Trump para tomar la decisión, Powell descartó que haya tenido que ver. "Si llegamos a un escenario donde creemos que es el momento adecuado para cambiar la postura de la política monetaria, no dudaremos en hacerlo. (...) Nunca vamos a considerar ninguna consideración política alguna. No haremos eso, y es muy importante que el público lo entienda", aseguró en respuesta a preguntas de la prensa.

Un 11-S, no como un 2008

"El recorte de tipos de la Fed no va a servir de mucho porque, más bien, debería garantizar un suelo en la caída del precio de los activos (y esto no se arregla con un recorte de tipos) y estar preparada para una potencial crisis de liquidez. El escenario del coronavirus y las reacciones de los mercados a este evento recuerda más al episodio del 11-S que a la quiebra de Lehman. Esto es porque, fundamentalmente, es un shock de oferta que además afecta en segunda ronda al sector financiero", opina Gonzalo de Cadenas-Santiago, director de análisis macroeconómico y financiero del Servicio de Estudios de Mapfre.

"Como ocurrió el 11-S, lo que hay es un miedo real y una disrupción productiva y comercial que no se arregla bajando el precio del dinero, sino con mecanismos que ayuden a transitar el ‘impasse’ productivo y frenen la caída del valor de los activos a nivel global, especialmente los más ilíquidos. En el caso del BCE, prevemos que, por el momento, la institución garantizará mayor volumen de compras y una pausa en la revisión de la estrategia que anunció su presidente", añade Cadenas.

Liquidez y otras medidas

En una acción relacionada, la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal votó por unanimidad para aprobar una disminución de medio punto porcentual en la tasa de crédito primaria, del 2,25% al 1,75%, a partir del 4 de marzo de 2020 con el objetivo de rebajar el coste de acceso a la fuentes de financiación de los bancos privados. La Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal votó por unanimidad para establecer una tasa de facilidad de depósito sobre el exceso de reservas del 1,1% a partir del 4 de marzo de 2020.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING