La Fed mantiene tipos

Powell (Fed) deja de pensar en subir los tipos y apunta a la posibilidad de bajarlos

James Bullard rompe la unanimidad en el consejo de gobernadores que preside Jay Powell y vota a favor de una rebaja de tipos de interés.

Donald Trump afila su próximo tuit... La Reserva Federal ha mantenido los tipos de interés en el rango del 2,25% al 2,5% y no espera bajarlos de aquí a 2020, según la hoja de ruta oficial que dibuja en las proyecciones que acompañan a la decisión sobre política monetaria. "El Comité sigue considerando que la expansión sostenida de la actividad económica, las fuertes condiciones del mercado laboral y la inflación cerca del objetivo del 2% son los resultados más probables, pero las incertidumbres acerca de esta perspectiva han aumentado", advierte el banco central.

La Fed elimina toda mención a que vaya a subir los tipos de interés al eliminar la mención a que será "paciente", el mensaje que marcó la pausa en el ciclo al alza del precio del dinero el pasado diciembre. De hecho, el banco central considera que pueden producirse bajadas de tipos aunque no las espera con certeza en este 2019. James Bullard ha roto la unanimidad del voto y defendió una bajada de un cuarto de punto. Powell ha señalado que esta opinión ha encontrado "escaso respaldo" en el resto de gobernadores de la Fed.

El 'dot-plot', o diagrama de puntos que recoge las previsiones de cada uno de los banqueros del consejo de la Fed, ha variado a la baja con respecto a la reunión de marzo. Mientras que hace tres meses ningún miembro de la Fed esperaba ninguna rebaja en 2019, en esta ocasión hasta siete banqueros centrales han considerado que los tipos de interés finalizarán 2019 situados en una horquilla de entre el 1,75% y el 2%.

Ni subidas, ni bajadas...

En la rueda de prensa posterior a la decisión, Powell dijo que las posibilidades para una bajada de tipos se han "fortalecido", aunque se reafirma en la tesis central del banco central para mantener los tipos de interés: todavía no han cristalizado los riesgos que rodean a la economía, pero la Fed detecta que ciertos indicadores no marchan del todo bien. En un ejercicio de ambigüedad, Powell ha llegado a señalar que no hay que prestar demasiada atención al diagrama de previsiones de la Fed.

En realidad, el banquero central ha realizado un ejercicio de ambigüedad que le permite esquivar cualquier ataque del presidente Donald Trump -muy crítico con  las subidas de la Fed en 2018 y defensor ahora de bajar los tipos-, al tiempo que cumple las expectativas de los mercados. La Fed no bajará los tipos pero se deja margen para hacerlo.

Velocidad de crucero

En su comunicado, la institución que lidera Jay Powell recuerda que su mandato legal no es solo controlar la inflación sino maximizare la creación de empleo. "Si bien el crecimiento del gasto de los hogares parece haberse recuperado a principios de año, los indicadores de inversión fija empresarial han sido débiles. En términos interanuales, la inflación general y la inflación subyacente están por debajo del 2 por ciento", apunta.

La fortaleza económica de EEUU sigue siendo incuestionable pese a las dudas que está generando la guerra comercial con China. El mercado de trabajo estadounidense generó un total de 75.000 empleos no agrícolas durante el mes de mayo, mientras que la tasa de paro se mantuvo estable en el 3,6%, su nivel más bajo desde 1969, según los datos de la oficina de estadísticas laborales del Departamento de Trabajo de EEUU.

La economía experimentó un crecimiento anualizado del 3,1% en el primer trimestre de 2019, lo que representa un alza de nueve décimas con respecto a los tres meses precedentes, según la segunda estimación del dato publicada hace casi tres semanas por la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos.

De su lado, el índice de precios de gasto de consumo personal, la variable preferida por la Fed para monitorizar la inflación, se situó en abril, último dato disponible, en el 1,5% con respecto al mismo mes del año pasado. La tasa mensual se situó en el cuarto mes del año el 0,3%, una décima más que el mes precedente. La variable subyacente, que excluye del cálculo los precios de la energía y los alimentos por su mayor volatilidad, se situó en el 0,2%, una décima más, mientras que en tasa anual avanzó un 1,6%, también una décima más que el mes anterior.

Ahora en Portada 

Comentarios