Miércoles, 24.07.2019 - 03:00 h
Saldrá a cotizar este jueves

La mina de uranio de Salamanca retrasa su debut y alerta del clima político

Destaca que afectaría al crecimiento, precio del uranio, tipos de interés o inflación, cambios de legislación o en cuestiones de seguridad nacional.

Berkeley cuenta con 100 millones para construir mina de uranio en Salamanca
Mina de Uranio en Salamanca

Berkeley Energía, el dueño de la mina de uranio de Salamanca, debutará a finales de mes en el Mercado Continuo, tras retrasarlo por "arreglos bancarios para la custodia y liquidación de acciones". El grupo dará su salto al parqué con un 'listing', es decir, la venta directa de acciones de la empresa. Además, el desembarco en el mercado español no será el único ya que debutará este miércoles en la Bolsa de Londres. 

La empresa ha alertado, en su folleto de salida a bolsa, sobre los riesgos específicos para el emisor o su sector, algo habitual cuando una compañía prevé su desembarco en el parqué.  En el mismo, ha señalado "las variaciones del clima general económico y político de España, Australia, el Reino Unido (incluyendo el riesgo derivado de la salida potencial de la UE y las negociaciones en curso sobre los términos y condiciones de la salida) pueden afectar al crecimiento económico, al precio del uranio, a los tipos de interés o a las tasas de inflación, o las modificaciones de la legislación fiscal y en materia de aranceles, o los cambios en cuestiones de seguridad nacional pudieran afectar al valor y a la viabilidad de cualquier actividad sobre el uranio que pudiera llevar a cabo Berkeley". 

El clima político es uno de los factores que pesará en contra de su cotización, pero hay más. La mina de uranio de Salamanca ha destacado que "necesita solicitar y mantener en vigor todos los permisos y licencias necesarias para finalizar la construcción y, posteriormente, para comenzar la explotación. Existe el riesgo de que tales permisos y licencias no pudieran obtenerse, o que su obtención sufriera retrasos significativos". 

La evolución del precio del uranio es otro de los elementos claves. "Una bajada del precio del uranio podría tener un efecto material adverso sobre el negocio, la situación financiera y el resultado de las operaciones de Berkeley. A esta fecha, la sociedad no realiza operaciones de cobertura o con derivados al objeto de gestionar el riesgo de precios de las materias primas". 

Paul Atherley, consejero delegado de Berkeley, ha señalado que el salto a las bolsas de Londres y España representa "un gran paso hacia delante para la compañía" mientras avanza en el desarrollo de su proyecto minero en Salamanca. "Un proyecto que aporta impulso económico a la región, creando empleo necesario en una zona afectada por uno de los niveles de desempleo más altos de Europa", quien subrayó que Berkeley se convertirá en "la única compañía minera cotizada en España y espera ser parte activa de la historia de la minería moderna en este país, creando valor sostenido para sus accionistas".

Aun así, los inversores que esperen dividendos con sus inversiones no los tendrán. La compañía señala en su folleto que "los administradores no tienen intención de declarar o pagar dividendos a corto o medio plazo. En el caso de que se abonara cualquier dividendo, el pago del mismo estará sujeto a que -a juicio razonable de los administradores- inmediatamente tras dicho pago, el valor de los activos de la sociedad exceda el de sus pasivos y a que la sociedad pueda continuar haciendo frente a sus obligaciones de pago a su vencimiento. Los administradores tienen intención de comenzar a abonar dividendos únicamente cuando fuera razonable desde un punto de vista comercial". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios