Empeora sus previsiones económicas

El BCE amplía en 600.000 millones más el tamaño del bazuca de emergencia

El banco central rediseña su programa de compras de activos con un aumento del 80%, de 750.000 a 1,35 billones, con el objetivo de mantener su ritmo frenético de compras en los mercados de deuda.

El Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido los tipos de interés en la zona cero, como estaba previsto, al tiempo que ha anunciado novedades sobre el programa de compras de emergencia antipandemia que desplegó el pasado 18 de marzo. La autoridad monetaria ampliará la potencia de fuego del bazuca PEPP en otros 600.000 millones de euros, hasta que alcance un tamaño 1,35 billones de euros.  En solo tres meses, el BCE ha consumido un tercio de los 750.000 millones, sobre todo, intentando defender la deuda pública de países periféricos como España o Italia. 

"Las compras continuarán realizándose de manera flexible a lo largo del tiempo, en todas las clases de activos y entre jurisdicciones. Esto permite que el Consejo de Gobierno evite efectivamente los riesgos para la transmisión fluida de la política monetaria", explica el BCE en su comunicado. El horizonte para compras netas bajo el PEPP se extenderá al menos hasta finales de junio de 2021. "En cualquier caso, el Consejo de Gobierno realizará compras de activos netos bajo el PEPP hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado", agrega el banco central

Lagarde acude con mascarilla a la reunión del BCE.
Lagarde acude con mascarilla a la reunión del BCE.
BCE / Flickr

Esty Dwek, estratega global de mercados de Natixis IM, cree que "el BCE ha dado más de lo que se esperaba para la reunión de hoy", tanto por el tamaño del complemento al PEPP -se esperaba un aumento de 500 mil millones y se anunciaron 600.000 millones de euros- como por la extensión del programa hasta junio de 2021. "Lagarde ha demostrado a los mercados que no deben luchar contra el compromiso o el poder del banco central, como ya ha venido haciendo la Fed, a la vez que permite al BCE actuar como un respaldo para los spreads periféricos y para el crédito", explica sobre la decisión.

Además, el banco central seguirá reinvirtiendo los rendimientos de sus inversiones. Los pagos de capital que venzan de los valores adquiridos bajo el PEPP se reinvertirán al menos hasta finales de 2022. En cualquier caso, el futuro despliegue de la cartera de PEPP se gestionará para evitar la interferencia con la posición monetaria adecuada. Por otro lado, las compras netas bajo el programa de compra de activos (APP) continuarán a un ritmo mensual de 20.000 millones, junto con las compras bajo el sobre temporal adicional de 120.000 millones hasta el final del año.

En cuanto a las tasas de interés en las principales operaciones de refinanciamiento y las tasas de interés en la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito permanecerán sin cambios en 0,00%, 0,25% y -0,50%, respectivamente. El Consejo de Gobierno que dirigen Christine Lagarde y Luis de Guindos espera que las tasas de interés clave del BCE se mantengan "en sus niveles actuales o más bajos" hasta que haya visto que las perspectivas de inflación convergen sólidamente a un nivel "suficientemente cercano, pero inferior, del 2%".

El principal motivo que ha llevado al BCE a elevar su programa de compras PEPP es que se estaba agotando a una mayor velocidad de lo previsto. Hasta el 29 de mayo, el banco central ha adquirido deuda por valor de 234.665 millones, de los que 186.603 millones han sido deuda pública, 35.384 millones pagarés y 10.579 millones bonos corporativos. España ha sido uno de los países más beneficiados por el programa de compras. 

"Si bien las compras de deuda pública de este año son, en líneas generales, suficientes para cubrir los desembolsos relacionados con la pandemia de Covid-19 en los que han incurrido los Gobiernos para estimular sus economías, cabría afirmar que la ampliación del PEPP tiene por objeto facilitar aún más la financiación de la UE en el contexto del programa de recuperación denominado Next Generation EU, que sigue actualmente en fase de negociación", apunta Andreas Billmeier, analista de deuda pública de Western Asset, del grupo Legg Mason.

El BCE ha invertido 22.392 millones de euros en la adquisición de deuda soberana española, lo que representa el 13% del total del programa. Desde finales de marzo 46.749 millones de euros en bonos alemanes, el 27% del monto dirigido a la compra deuda pública, en línea con el peso de Alemania en el BCE, mientras que el segundo país con mayor volumen de deuda adquirida por el BCE en términos absolutos fue Italia, con 37.365 millones, una cifra equivalente al 21,6% del total frente a su peso del 17%.

Escenario bueno, feo... y el malo

En su actualización de proyecciones económicas, el BCE prevé un  escenario central que el PIB real en la zona del euro disminuya un 8,7% en 2020 y se recupere un 5,2% en 2021 y un 3,3% en 2022. "Esto implica que, al final del horizonte de proyección, el nivel del PIB real estaría alrededor de un 4% por debajo de su nivel esperado en las proyecciones del personal de marzo de 2020", agrega la autoridad monetaria. No obstante, el equipo de economistas que dirige Philip Lane considera otros dos escenarios: uno bueno y otro malo. 

El escenario leve se ve la crisis como un choque como temporal, "con una contención rápida y exitosa del virus que permite eliminar rápidamente las restricciones". En este escenario, el PIB real disminuiría un 5,9% este año, seguido de un fuerte repunte en 2021. Al final del horizonte, el PIB real casi alcanzaría el nivel de las proyecciones del personal de marzo de 2020. La inflación en este escenario alcanzaría el 1,7% para 2022. "En contraste, un escenario severo, con un fuerte resurgimiento de infecciones, implica medidas de contención más estrictas que pesan significativamente sobre la actividad económica. En este escenario, el PIB real cae un 12%", agrega.

Respecto de otras cuestiones relevantes, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, aclaró en la rueda de prensa que el Consejo de Gobierno no ha abordado la inclusión de los bonos basura en los programas de compra de activos. En relación con la sentencia dictada en fechas recientes por el Tribunal Constitucional alemán, Lagarde reiteró su opinión de que la sentencia estaba dirigida a las autoridades alemanas y que confiaba en que se podría alcanzar una solución satisfactoria. En este contexto, destacó que una versión de la "evaluación de proporcionalidad" solicitada formó parte de las deliberaciones del BCE, insinuando así una manera en la que el Bundesbank y otras instituciones podrían solventar la cuestión.

Mostrar comentarios