Queda para 2022

La lenta vacunación y el crudo ponen en duda la recuperación de las aerolíneas

Las expectativas de alcanzar la inmunidad de grupo, con cerca del 75% de la población vacunada en verano, se alejan, mientras el precio del combustible para aviones se recupera aunque con tensiones.

Economía.- La rebaja del 12% en las tasas de ruta en 2019 supondrá un ahorro de 100 millones a las aerolíneas (Foto de ARCHIVO) 27/12/2018
La lenta vacunación y el crudo ponen en duda la recuperación de las aerolíneas
Europa Press

Las aerolíneas no terminan de despegar y podrían no hacerlo hasta 2022. Según Bank of America (BofA), la lenta vacunación y los precios del combustible para los aviones ponen en duda el escenario de normalidad que se esperaba para este verano, de manera que su recuperación puede retrasarse incluso hasta el próximo año. El objetivo turístico se centra en verano y el sector apunta a las fechas de reapertura, pero si incluso se alcanzase la inmunidad de grupo, "las nuevas cepas de virus probablemente mantendrán a los gobiernos alerta cuando se trata de reabrir fronteras".

Reino Unido es el primer país que señala una fecha y cómo plantea la vuelta: estableció el sistema de semáforos según la situación de cada país. Además, el secretario de transporte del Reino Unido ha sugerido que la gente puede comenzar a pensar en reservar vacaciones de verano en el extranjero para aumentar la confianza en la recuperación de los viajes este año. Sin embargo, BofA desinfla estas expectativas ante la situación actual del sector, que se está viendo especialmente afectado por la caída de los viajes internacionales.

El nivel de pasajeros sigue cayendo de media un 85-90% mostrando "poca mejora" ante las continúas restricciones en diferentes partes del mundo. En los siguientes meses tampoco atisba una mejoría y BofA ve "riesgos significativos" en esta demanda en el segundo semestre e incluso para 2022. En ese sentido, destaca que Airfinity proyecta que las campañas de vacunación en Europa no llegarán al 75% de la población, es decir, el nivel que se considera necesario para alcanzar la inmunidad de grupo, hasta el cuarto trimestre de 2021. Además, países de Asia como Japón, Australia o India aún tienen que impulsar sus esfuerzos de vacunación.

A ello se suma otro factor que suma costes para las aerolíneas: el precio del combustible. "Será difícil que los precios del combustible para aviones se mantengan firmes en un orden relativamente corto", afirman los analistas. Por ahora, los precios del combustible para aviones se han recuperado en todo el mundo con el aumento de los precios del petróleo crudo y los precios futuros apuntan a una recuperación constante en el segundo semestre. Aún así, "la recuperación inconexa en la demanda de conducción frente a la de vuelo podría ejercer presión sobre las grietas de los reactores y diésel este verano", señala BofA.

Las refinerías ya están funcionando con altos rendimientos de gasolina y pueden tener dificultades para satisfacer la creciente demanda este verano sin agregar más producción. En ese sentido, BofA avisa que "si la demanda de combustible para aviones y diésel no aumenta, los saldos de destilados medios se deteriorarán y esto presenta un riesgo para la recuperación".

Recuperación dispar según los países

Pese a las lentas perspectivas para los vuelos internacionales, BofA también destaca una "modesta recuperación del tráfico aéreo impulsada por los viajes nacionales", aunque ese nivel de pasajeros está todavía un 40% de los niveles prepandemia. Además, el escenario no es el mismo para todo el sector, sino que las políticas que aplica cada país condicionan su evolución.

En Estados Unidos, donde el nivel de vacunación se ha acelerado en las últimas semanas, la demanda de viajes aéreos se está recuperando un poco más rápido. Además del éxito de la campaña de vacunación, los casos de Covid-19 más estables y la propensión de sus ciudadanos a viajar también permite un mejor escenario. No obstante, BofA también avisa que "las actitudes hacia los viajes aéreos pueden variar significativamente de un estado a otro y no todos se apresuran a subirse a un avión" y su actividad se mantiene considerablemente por debajo de los niveles prepandemia. 

Aún así, la situación es mejor que en Europa. En los países europeos de la OCDE, el número de vuelos mantiene una caída del 60% interanual tras la irrupción de una nueva ola que ha llevado a varios países, como Francia, Italia o Reino Unido, a cerrar de nuevo. Como resultado, la demanda de aviones sigue deprimida en casi todos los países.

Asia, por su parte, se alza como la región con menores viajes aéreos internacionales, con países como Japón, India, Corea del Sur o Vietnam completamente cerrados al turismo extranjero. Sin embargo, China mantiene los niveles de pasajeros prácticamente normales en sus principales centros, Beijing, Shanghai y Guangdong. A pesar de la falta de actividad internacional, la demanda en el país se está expandiendo firmemente sobre una base interanual a una tasa del 22%.

Mostrar comentarios