Sector asegurador

Mapfre y Catalana Occidente miran a la inflación y tipos para elevar su potencial

Los resultados del cuarto trimestre se centró en pérdidas de la pandemia, en precios y dividendos, pero este escenario puede ir disminuyendo y las compañías ya se centran en perspectivas más reales.

Antonio Huertas Mapfre
Antonio Huertas Mapfre
EFE

El sector asegurador es uno de los que ha recibido un mayor varapalo a causa del Covid-19. La temporada de resultados del cuarto trimestre se centró en las pérdidas de la pandemia, en los precios y los dividendos. Sin embargo, este escenario puede ir disminuyendo y las compañías ya se centran en las perspectivas más reales de cara al presente ejercicio, lo cual puede vislumbrar un horizonte algo más despejado para las firmas líderes de esta industria en cada economía doméstica.

La percepción del riesgo en torno a las pérdidas por el coronavirus debería suavizarse aún más. “La industria global ha reportado de forma acumulativa pérdidas por valor de 30.000 millones de dólares, principalmente IBNR, lo que sugiere que persiste el riesgo de ajustes adicionales”, aseguran los expertos de Barclays en un informe.

Mientras tanto, el cuarto trimestre se observó una temporada de huracanes activa en Estados Unidos, pero un clima relativamente benigno en Europa. Por eso, el esquema comenzó a cambiar ligeramente. “Es más probable que las reaseguradoras vean un aumento gradual de las pérdidas como resultado de la reciente sentencia del Tribunal Supremo del Reino Unido”, añaden desde la entidad británica.

A ello hay que sumarle que cada vez hay un mayor alivio de la incertidumbre sobre los dividendos. El panorama regulatorio sigue estando fragmentado, aunque la mayoría de los reguladores han dado marcha atrás a las prohibiciones generales de la retribución a los accionistas. Esperamos pagos relativamente en el sector asegurador, aunque es poco probable que 2020 sea un año excelente para el crecimiento de los dividendos”, dicen desde Barclays.

Pero el sector sigue fragmentado. El telón de fondo que pesa sobre las aseguradoras siguen siendo las condiciones monetarias. No obstante, con el cambio de las perspectivas económicas, que cada vez apuntan más a un crecimiento de la inflación a futuro, el escenario puede ir despejándose. Eso sí, no a corto plazo.

Compañías como Mapfre o Catalana Occidente en España son las que tienen más el foco sobre sus hombros. Según Joaquín Robes, analista de XTB, las dificultades, al menos en el presente, pueden persistir. “El sector asegurador ha sufrido un descenso en sus beneficios el pasado año arrastrado por la mayor siniestralidad derivada del Covid y por la mala evolución del seguro de crédito por el incremento de los impagos”, explica.

Tal y como analiza, es un área que está muy ligada al ciclo económico, y a pesar de que el mercado ha descontado una fuerte recuperación, la evolución de los diferenciales de deuda seguirán condicionando su rentabilidad. “Los ingresos también podrían sufrir un estancamiento, por una menor contratación de seguros producida por una menor actividad económica”, ahonda el experto. Y es que, por ejemplo, la rama de Vida, una de las más rentables para las aseguradores, ha caído cerca de un 20% durante el pasado año.

Robes expone que, aunque durante los próximos meses podrían recuperar parte de las caídas sufridas durante el pasado año, hasta que no haya una previsión sobre un progresivo endurecimiento de la política monetaria, no le otorgan un gran potencial. La mayor parte de sus inversiones se realizan en renta fija, y el entorno actual ofrece rentabilidades muy bajas.

Las aseguradoras sí pueden brindar una oportunidad de cara al largo plazo

No obstante, las perspectivas que veo para el sector asegurador pueden ser más positivas de cara a un plazo más amplio, según Rafael Ojeda, analista macro de Fortage Funds. “Esto es así, si comienza a aflorar inflación a medida que la pandemia empiece a remitir, debido a la política de vacunación que está habiendo en Europa y el resto del mundo”, analiza.

“En el momento en el que haya una cuota de personas vacunadas suficientemente importante la economía se volverá a relanzar, se incrementará el consumo, y muchos negocios que han cerrado volverán a abrir y el sector asegurador será una de las áreas con un mayor crecimiento en los próximos meses”, añade.

El experto de Fortafge Funds cree que si se incrementa el precio del dinero es probable que se produzcan subidas de tipos, lo cual sería un catalizador para las aseguradoras: “Hay una enorme opción de comprar acciones a precios de derribo y poder obtener cuantiosas plusvalías”.

Mapfre o Catalana Occidente pueden ser buenas opciones y en cualquier cartera hay que tener valores de este sector, ya que puede proteger nuestras inversiones frente a otros sectores en los que hayamos invertido, que hayan tenido un mejor desempeño, y lo puedan hacer peor en los próximos meses”, destaca Ojeda.

Mapfre debería seguir viendo un impulso positivo en el crecimiento de las primas a partir de fuertes renovaciones y sin grandes pérdidas naturales, por eso prevemos que la empresa siga apostando por su política de dividendos”, concluye Barclays.

Mostrar comentarios