Hoy termina la opa

Maratón Telepizza: KKR, Abelló y March tropiezan en la meta tras 130 días de opa

Los promotores de la exclusión de bolsa de Telepizza se han topa con una serie  de fondos activistas que piden una cosa: más dinero.

Exterior de un establecimiento de Telepizza.
Telepizza vuelve a ser objeto de deseo de los inversores. / Archivo

Un poco más de levadura… o dinero. Eso es lo que pide una masa indeterminada de fondos de inversión que controla cerca del 50% del capital de Telepizza y que están mostrando oposición a la opa a 6 euros por acción promovida por KKR, el mayor accionista de la compañía con el 26% de las acciones. Cuando restan unas pocas horas para que concluya el proceso de opa iniciado a finales de diciembre de 2018, la operación se ha enfangado para Alejo Vidal-Quadras, responsable de KKR en España, y los grandes inversores que convención para la operación: Torreal (Abelló), Artá (March), Safra Group y Altamar. Fuentes conocedoras del nivel de aceptaciones avanzaron a 'Europa Press' que el nivel de aceptaciones que ha conseguido KKR se eleva al 47%, un porcentaje que colocaría el cartel de 'fracaso' sobre la operación.

El consorcio de inversores que pretende hacerse con Telepizza presentó una oferta de compra a 6 euros por acción en diciembre, aunque sigue sin resolverse y apunta al fracaso 130 días después de iniciarse la maratoniana operación. Vidal Quadras (hijo), responsable en España de KKR, convenció en otoño de 2018 a Torreal (familia Abelló) para embarcarse en la compra de Telepizza con 85 millones de euros, parte del dinero obtenido en la desinversión de aparcamientos Saba donde ambos fondos compartían accionariado. ¿El objetivo? Desarrollar el acuerdo de máster franquicia con Yum Brands (KFC) en Europa con Telepizza.

A ellos se sumaron los March, a través del fondo Artá (CF. Alba), con 40 millones; Safra Group, con otros 75 millones; y Altamar Capital. En total, unos 200 millones de euros de capital que servirán para para dos cosas: dar salida a algunos inversores de KKR y hacerse con un paquete minoritario en Tasty Bidco, el vehículo luxemburgués que se hará con las acciones de Telepizza si fructifica la opa. Fuentes oficiales de KKR declinaron realizar comentarios sobre la posibilidad de que retiren su opa o que renuncien al límite de aceptación por segunda vez en dos meses.

Para ello, los compradores buscan superar el 75% de la propiedad, aunque solo tienen asegurado el 38% del capital. Este martes, la CNMV recopilará las órdenes de aceptación que hayan presentado los accionistas de la cadena de pizzerías. Además del 26% que tiene KKR, los oferentes lograron compromisos irrevocables en su opa de fondos como Santander Asset Management (5,26%), Alliance Bernstein (3,21%), Formuepleje (1,96%) y Axxion (2,3%).

Fuerte oposición accionarial

A rebufo de estos inversores de postín que se han juntado para quedarse con la mayor franquicia europea de pizzas han acudido decenas de inversores institucionales y, algunos de ellos, están dando tanta guerra que pueden hacer descarrilar la opa. Solo piden una cosa: una porción mayor, o lo que es lo mismo: más dinero.

La gestora francesa de fondos Boussard & Gavaudan vuelve a torpedear la exclusión de bolsa de Telepizza -objetivo final de KKR- como ya hiciera hace trece años en la anterior guerra de opas que vivió la cadena de pizzerías. Según los registros de CNMV, su posición se ha elevado desde el viernes de poco más del 6% al 14,2%. En 2006, el fondo Permira y la familia Ballvé se hicieron con el 100% de la empresa pero después de lidiar con otros dos competidores (Zena e Ibersol), además de una docena de ‘hedge funds’ liderados por Sark Master, creado por Boussard.

Junto a Boussard se han alineado otros dos inversores de renombre. Bestinver, la gestora del grupo Acciona, ha declarado un 2,9% del capital de Telepizza y ha manifestado que venderá sus acciones si suben el precio, lo mismo que Perpetual y Highclere, que suman otro 5,6% del capital de la cadena de pizzerías.

Junto a ellos aparece otro ‘hedge fund’ de la City liderado por el estadounidense Reade Griffith, un exmarine que ocupó un papel relevante en la funciación del gigante Citadel y después montó su propìa firma de invesión. Griffith ha declarado otro 10% de Telepizza a través de los fondos Polygon, Blackwell y Tetragon. En suma, más del 30% de la empresa española está en manos accionistas que entraron a partir de febrero de este año, con la opa ya lanzada, y que piden más de 6 euros.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING