"Grado de inversión"

Marta Álvarez estrena rating en El Corte Inglés: S&P viste a su deuda con 'BBB-'

La agencia de calificación de riesgo eleva de 'grado especulativo' (BB+) a 'grado de inversión' (BBB-) la nota sobre los bonos del grupo de almacenes.

Marta Álvarez presidenta de ECI
Marta Álvarez presidenta de ECI

Es la noticia más importante para El Corte Inglés desde que entró en crisis hace cuatro años. La agencia S&P ha otorgado la calificación de 'investment grade' (grado de inversión) a la emisión de bonos que El Corte Inglés lanzó en octubre de 2018, según ha anunciado esta mañana la agencia de calificación de riesgo financiero. La novedad se produce tras la toma de posesión oficial de Marta Álvarez Güil como nueva presidenta del tercer grupo de distribución español tras Inditex y Mercadona.

De este modo, el gigante español de grandes almacenes abandona la etiqueta de 'inversión especulativa' o 'bono basura' que tenía ante los inversores desde que 2014. S&P ha elevado la nota sobre la deuda de El Corte Inglés en un escalón, desde BB+ a BBB-, para las emisiones de la compañía que se realicen en euros.

La subida de calificación supone un pequeño movimiento para S&P pero un paso gigantesco para El Corte Inglés, ya que rebajará de forma sustancial la percepción de riesgo ante los inversores y abrirá la inversión en la compañía española a un gran número de ellos. Inversores institucionales como planes de pensiones o fondos de inversión conservadores tienen vetada la inversión en empresas que no tengan una calificación por encima de BBB-. Por ejemplo, el propio Banco Central Europeo (BCE) excluía la deuda corporativa por debajo de ese nivel en las compras masivas de bonos de su programa 'quantitative easing'.

En septiembre de 2018, El Corte Inglés cerró una emisión de bonos a cinco años por valor de 600 millones de euros y un cupón anual del 3%. La operación se realizó en la Bolsa irlandesa de Euronext, a la que acuden los grandes emisores españoles por su agilidad y menores costes frente a Bolsas y Mercados Españoles (BME) en la colocación de bonos. No obstante, El Corte Inglés es uno de los grandes emisores de deuda comercial o pagarés en la bolsa española a través del mercado MARF.

Por otra parte, S&P también ha elevado la nota corporativa a BB+ con 'perspectiva positiva', situándose a sólo un paso del grado de inversión pero todavía como 'inversión especulativa' o 'junk bond'. "Esto es consecuencia de la valoración positiva que el mercado ha realizado sobre la gestión de la compañía, marcada por una reducción de la deuda, una mejora de los márgenes y una buena perspectiva de futuro", señala empresa en un comunicado.

Los citados bonos del 3% han contado con el respaldo y apetito de los inversores desde que salieron a cotizar al mercado secundario. De hecho, como avanzó 'La Información' en febrero, su cotización comenzó a repuntar -y su rentabilidad, que se mueve en sentido inverso, a caer- conforme el mercado comenzó a descontar una mejora de su rating, que ha terminado produciéndose ahora.

Reordenación accionarial

El accionariado de El Corte Inglés está repartido entre los herederos de los fundadores del grupo hace 78 años. El mayor accionista es la Fundación Ramón Areces, que controla el 37% del capital, que a su vez está dirigida de forma proporcional por los miembros del consejo de administración de El Corte Inglés. Las hermanas Álvarez Güil controlan de forma directa e indirecta la mayoría de las acciones a través del patronato de la Fundación y de Cartera IASA (22%), cuyo poder está repartido entre la familia de las hermanas Álvarez (dos tercios) y la familia de Dimas Gimeno (un tercio). De ahí se extraen los porcentajes que poseen los primos Marta (7,5%), Cristina (7,5%) y Dimas (3%).

El restante 41% está en manos de, en este orden, Corporación Ceslar, de la familia Areces Galán, que tiene alrededor del 10%; y Cartera Mancor, de la familia Gómez Peña, con otro 7% de las acciones de El Corte Inglés. En julio de 2018 se incorporó al accionariado el jeque catarí Hamd Bin Jassim Bin Jaber Al Thani (HBJBJT), que tiene algo más del 10% de El Corte Inglés después de convertir los bonos que compró a la compañía en 2015 por 1.000 millones de euros como parte de la reestructuración financiera del grupo. Entonces, la firma española emitió por primera vez deuda a través de Hipercor, su filial de distribución.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios