Revolución tecnológica

Más allá de las FAAMG y el Nasdaq: quién beberá de la rentabilidad 'tech'

El merecido interés del índice ha provocado un elevado nivel de valoraciones, pero más allá de las grandes tecnológicas, los inversores pueden encontrar compañías líderes fuera del sector.

Nasdaq
Más allá de las FAAMG y el Nasdaq: quién beberá de la rentabilidad 'tech'
Agencia EFE | EFE

El Nasdaq representa la nueva era del mercado americano. Su rally alcista, canalizado a través de las denominadas como large caps –empresas de gran capitalización– ha sido realmente espectacular en los últimos años. Este merecido interés ha provocado un elevado nivel de valoraciones entre algunas de las compañías líderes del mercado, especialmente entre las llamadas “FAANG”: Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google. Pero más allá de ellas, los inversores pueden encontrar compañías líderes en tecnología fuera del sector tecnológico.

La revolución tecnológica no se reduce al propio sector de la tecnología per se, aunque pueda parecer una quimera. En sectores tan diversos como el de los servicios alimentarios, los artículos de lujo, la agricultura y los sistemas de calefacción y refrigeración, hay empresas ya consolidadas a lo largo de generaciones que están adoptando nuevas tecnologías para mejorar sus posiciones competitivas, impulsar un cambio social y crear nuevas oportunidades para los inversores.

Tal y como afirma la gestora de renta variable de Capital Group, Anne-Marie Peterson, “hoy todas las compañías son tecnológicas. Algunas industrias y compañías ya consolidadas están utilizando la tecnología para transformar sus negocios de forma atractiva, creando numerosas oportunidades de inversión; y no creo que el mercado entienda aún del todo estas oportunidades”. 

Tanto es así que, según Statista, se prevé que el gasto mundial de las empresas en transformación digital pase de 1,3 billones de dólares en 2020 a 2,4 billones en 2024. Un potencial que no hay que dejar de lado y que evidencia el camino hacia la rentabilidad que puede estar por delante. “Hay grandes sectores que pueden sacar partido de la nueva era tecnológica: desde tendencias en el consumo, pasando por la industria al lujo”, explica en un informe reciente los expertos de Morgan Stanley. El futuro pasa por el ahora. No cabe duda.

La reducción de emisiones como catalizador relevante

Centrándose en las emisiones de carbono, lo primero en lo que pensamos la mayoría es en los coches. No obstante, son los edificios los que contribuyen en mayor medida a las emisiones de gases de efecto invernadero. El funcionamiento y la construcción de edificios en todo el mundo representan más de la tercera parte de la producción mundial de carbono. En parte, ello se debe a que los sistemas de calefacción y refrigeración son ineficientes.

“El cambio de prioridades energéticas de los gobiernos y las sociedades podría acelerar el ciclo de sustitución de los sistemas de calefacción y refrigeración”, indica Peterson. “Esta aceleración podría favorecer a las compañías de HVAC que puedan desarrollar e introducir con rapidez sistemas más limpios”, asegura.

Carrier Global, por ejemplo, fue recientemente escindida del conglomerado industrial United Technologies. Fundada en 1915 por Willis Carrier, a quien se atribuye la invención del aire acondicionado moderno, se trata de una compañía líder en innovación. Sin embargo, Carrier ha introducido un programa de edificios “saludables” destinado a mejorar la eficiencia, la seguridad y la higiene de los ambientes interiores. “La compañía está desarrollando un sistema que contribuye a optimizar el uso total de energía del edificio”, comenta Peterson. El sistema identificará las horas punta e identificará opciones más eficientes.

Mientras, el fabricante de equipos de construcción y minería Caterpillar está intentando convertirse en una compañía líder en el movimiento mundial por la sostenibilidad. “Caterpillar ha presentado un motor diésel con mezcla de hidrógeno que puede ayudar a los usuarios de sus equipos de minería a alcanzar más rápidamente los objetivos de emisiones de carbono”, resalta la analista de renta variable de Capital Group, Gigi Pardasani.

La compañía también ha presentado un motor eléctrico para aplicaciones de generación de energía, un sistema híbrido de perforación de terrenos y un software que ayuda a las compañías de los sectores de la minería, la construcción, la energía y el transporte a hacer un seguimiento de su flota de vehículos para medir el uso de la energía e identificar áreas de mejora. “No suele hablarse de la participación de Caterpillar en la transición energética”, dice Pardasani. “Pero tras asistir recientemente a una demostración de sus últimas tecnologías creo que la compañía es un facilitador clave de la transición energética a escala mundial”, añade.

Del mismo modo, Deere está desarrollando sistemas robóticos, de automatización y de aprendizaje automático destinados a mejorar la eficiencia de los agricultores. Algunos de los tractores y cosechadoras de la empresa utilizan la automatización avanzada para preparar el suelo, plantar semillas, cuidar las plantas mientras crecen y cosechar los cultivos.

El futuro de la omnicanalidad del comercio minorista

En la actualidad los comercios minoristas reconocen que, para sobrevivir, es fundamental adoptar un enfoque omnicanal: uno que incorpore tiendas físicas con presencia en línea y un modelo híbrido, en el que los clientes pueden comprar en línea y recoger en la tienda.

“Los comercios de mayor éxito ofrecen una experiencia de cliente uniforme en todas las plataformas”, resalta el gestor de renta variable de la gestora estadounidense, Greg Wendt. “Se trata de un cambio importante en la mentalidad de los minoristas, que consideran ahora la experiencia total del cliente a través de los distintos canales digitales y físicos”.

Entre los comercios tradicionales, Williams-Sonoma, fabricante de menaje de cocina y propietario de Pottery Barn y West Elm, lleva muchos años fomentando su actividad en línea, por lo que no es de extrañar que, durante la pandemia, la compañía haya registrado fuertes ventas digitales. Eso sí, la empresa reveló que en aquellas áreas en las que había reabierto sus tiendas físicas había registrado también un aumento de sus ventas, al tiempo que las ventas digitales se mantenían relativamente fuertes.

“Pensaba que una gran parte de las ganancias obtenidas por las ventas realizadas a través de internet en 2020 se trasladarían a las tiendas físicas”, ahonda Wendt. “Es una gran ventaja que los minoristas onmicanal puedan conservar un gran porcentaje de sus ventas digitales”, analiza.

En el año 2013, la compañía Target fue una de las caras visibles de los problemas tecnológicos cuando sufrió una violación masiva de datos personales e información de pago de unos 110 millones de clientes. Pues bien, desde entonces ha pasado toda una vida en años digitales. “En los últimos años, la compañía ha ido prestando cada vez más atención al servicio de recogida en tienda y menos a la entrega a domicilio y, en la actualidad, el negocio digital de Target es bastante rentable”, ahonda.

El despegue del lujo por la compra electrónica

Como muchos otros fabricantes de artículos de lujo, LVMH, propietario de 75 marcas entre las que se incluyen el fabricante de artículos de cuero Louis Vuitton, la joyería Tiffany & Co. y la firma de cosmética Sephora, tardó en adoptar el comercio electrónico. La compañía se enfrentaba, además, al reto adicional de desarrollar una experiencia omnicanal uniforme para una gran variedad de marcas, que van desde el segmento de la moda al de la hostelería o la elaboración de vinos, cada una de ellas con sus propias costumbres y culturas.

La compañía adoptó una herramienta digital que le permite hacer un seguimiento de los artículos a lo largo de su cadena de suministro, con el fin de garantizar la autenticidad de los productos y minimizar la amenaza de robo. También, según Capital Group, comenzó a utilizar una tecnología de gestión de pedidos que permite a los clientes consultar las existencias disponibles en tiempo real y optar por un servicio preferente de entrega en el mismo día o por la recogida en tienda.

Algunas marcas de LVMH también adoptaron la inteligencia artificial para personalizar las experiencias de compra por internet. Por ejemplo, el “espejo inteligente” de Sephora permite a los clientes probar productos de maquillaje gracias a la realidad aumentada. “El comercio electrónico fue un elemento de disrupción para muchos comercios minoristas, pero para LVMH resultó positivo”, señala la gestora de renta variable de la casa, Lara Pellini. “Aunque la compañía ha ampliado su alcance digital, sus marcas han mantenido su atractivo en todo el mundo”, termina.

Mostrar comentarios