Miércoles, 29.01.2020 - 12:26 h
Tras la recompra de convertibles

Másmóvil y Providence firman un pacto de no agresión con un complejo 'lockup'

La operadora española y el fondo británico se comprometen a no dañar los intereses del otro tras la recompra del convertible.

Meinrad Spenger es consejero delegado de Másmóvil.
Meinrad Spenger es consejero delegado de Másmóvil. / L. I. / Archivo

Másmóvil no sería nada sin Providence (compró Yoigo y Pepephone con su dinero) y el fondo, sin la operadora, no hubiera ganado cientos de millones de euros en pocos años. Por eso, la relación entre el uno y el otro va viento en popa y quieren que siga siendo así ahora que se va a romper la conexión oculta de los bonos convertibles que daban el control ‘de facto’ a Providence sobre Másmóvil. En el marco de la recompra de esa deuda convertible por 883 millones de euros, las dos firmas han comunicado a la CNMV un contrato ‘lockup’, o acuerdo de restricción, en la venta, emisión o uso de las acciones de la compañía.

Según consta en el comunicado enviado a la CNMV, Providence se compromete a no vender sus acciones, ni prestarlas a inversores bajistas, ni tampoco usarlas como garantía (pignorar) para obtener financiación de los bancos salvo que Másmóvil le dé permiso por escrito. El plazo se extiende desde ahora y hasta la fecha más temprana que se active antes: 1) el 7 de mayo de 2020; 2) 180 días después de la colocación de futuras nuevas acciones de la operadora.

La compañía española anunció este lunes que liquidaba la deuda convertible de Providence que hubiese dado al fondo británico hasta el 24% del accionariado. A cambio, Másmóvil pactó pagar 883 millones de euros por esos bonos y ha refinanciado la totalidad de su deuda (1.773 millones) con una combinación de nueva deuda y venta de acciones suscritos con los bancos de inversión Goldman Sachs y BNP Paribas.

Providence, que sigue siendo accionista con el 8% de la operadora, se ha comprometido a respaldar esa ampliación de capital. Providence invierte 120 millones de euros en la ampliación, a un precio de 18,45 euros por acción. Y es en este punto en el que entra en juego el pacto de restricciones o 'lockup' que acaban de firmar las dos partes.

Fuentes próximas a la operadora temen que el fondo británico se convierta ahora en un pasajero incómodo de su accionariado si decide monetizar su participación ofreciéndosela a los 'hedge funds' que operan en corto sobre la bolsa española o estableciendo una prenda con los bancos a cambio de financiación.

Másmóvil, uno de los milagros bursátiles de los últimos años, acumula una revalorización próxima al 600% desde 2014 y ha pasado de ser un operador alternativo a la cuarta compañía del sector tras Telefónica, Vodafone, Orange... y por delante de Euskaltel.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING