Miércoles, 18.09.2019 - 04:38 h
Desde el 33,4% actual

El mayor fondo del mundo se plantea rebajar su exposición a bolsa europea

El banco central de Noruega, Norges Bank, le recomienda elevar el peso de los activos estadounidenses en su cartera

Yngve Slyngstad es el CEO del fondo Norges Bank Investment Management (NBIM).
Yngve Slyngstad es el CEO del fondo Norges Bank Investment Management (NBIM). / L. I.

El banco central noruego, Norges Bank, ha recomendado que el Fondo Global de Pensiones del Gobierno de Noruega, el mayor fondo soberano del mundo, invierta más en acciones de empresas de Norteamérica y menos en empresas europeas. La entidad, que asesora al Gobierno escandinavo, ha enviado una carta con la solicitud al Ministerio de Finanzas del país. Éste será el encargado de adoptar una decisión definitiva sobre la distribución geográfica que finalmente tenga la cartera del vehículo inversor, que invierte en el exterior los ingresos públicos procedentes del gas y el petróleo.

"El consejo de Norges Bank es que la distribución geográfica debería ajustarse aún más, aumentando el peso de las acciones en Norteamérica y reduciendo el peso de las acciones en los mercados desarrollados europeos", recomienda el banco central noruego en respuesta a la solicitud de asesoramiento por parte del Ministerio de Finanzas.

De abril a junio, la inversión en renta variable, que suponía el 69,3% de la cartera del fondo noruego, registró una rentabilidad del 3%. En ese periodo, el peso en la cartera total de las acciones de empresas estadounidenses era del 41,8%, el de firmas europeas alcanzaban el 33,4% de la posición total en bolsa y las de Asia y Oceanía, el 21,9%.

El banco central noruego basa su propuesta en que a lo largo de los últimos 25 años, las acciones norteamericanas han proporcionado al vehículo de inversión de su país un retorno anual del 9,9% de media, frente al 8,3% de las acciones de mercados desarrollados en Europa, el 5% del resto de mercados desarrollados y el 6,7% de las acciones de mercados emergentes. Le han ofrecido más retorno y menos volatilidad (del 14,8% en el caso de las acciones estadounidenses y del 17,3% en las de los países desarrollados del Viejo Continente).

Desde su establecimiento en 1998, el fondo soberano de Noruega ha asignado un mayor peso proporcional a las acciones de empresas europeas de mercados desarrollados que a las norteamericanas. "Como resultado, el fondo tiene una participación mucho mayor en compañías de mercados desarrollados europeos que en Norteamérica", reconoce la institución, que atribuye esta postura a la necesidad original de cubrir el riesgo de divisa, aunque considera que en la actualidad "ya no existe base para una concentración tan fuerte de inversiones en Europa".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios