No tiene el beneplácito de los analistas

Mediaset y Atresmedia, en mínimos de 2016: Netflix y la publicidad, culpables

Ambas cadenas se desploman con fuerza en el parqué durante los últimos doce meses y los expertos están recortando sus precios objetivos. 

Evolución de Mediaset, Atresmedia y Netflix en bolsa

Mediaset y Atresmedia no levantan cabeza en bolsa. La caída prolongada que han experimentado en los últimos meses ha provocado que su cotización se sitúe en mínimos de febrero de 2016 y la situación parece que no va a mejorar. El principal motivo es la irrupción de Netflix y la debilidad que está experimentando el mercado publicitario. 

El castigo de ambas cadenas en el parqué se ha intensificado en los últimos doce meses. Mediaset se desploma un 30% mientras que Atresmedia sale aún más perjudicada al caer más de un 35%. Además, sus resultados empresariales presentados este jueves no han servido para impulsar su cotización y han sembrado más dudas. 

Las dos cadenas televisivas privadas no han hecho mención a Netflix pero sí han justificado el descenso de su beneficio por la caída de los ingresos publicitarios y el efecto calendario de la Semana Santa, celebrada este año en el mes de marzo mientras que el ejercicio pasado tuvo lugar en abril. Además, en el caso de Mediaset se encomiendan al posible éxito del Mundial de Fútbol a tenor de las declaraciones de Paolo Vasile que anunciaba que "prevemos un buen segundo trimestre como consecuencia de la buena situación económica y del efecto del Mundial de Fútbol". 

Ambas cadenas de televisión no cuentan con el beneplácito de las casas de análisis. Deutsche Bank, a finales del mes de marzo, recortaba su precio objetivo desde los 7 euros hasta los 6,5 euros (cotiza actualmente en 8,43 euros) y reiteraba su recomendación de 'vender' por las dudas sobre el mercado publicitario. Por su parte, los expertos de Barclays metían la 'tijera' y recortaban la valoración para Atresmedia desde los 9,10 hasta los 8,75 euros por acción, es decir, un 3,8% menos. 

Irrupción de Netflix

La realidad del escenario televisivo es que se ha producido un cambio en el hábito de los consumidores y las cadenas convencionales son una de las grandes perjudicadas. La televisión de pago y las plataformas de streaming están ganando cada vez más peso y es probable que alguien de tu entorno e incluso tú, estés suscrito a Netflix o HBO. 

Los datos avalan este gran auge que está experimentado Netflix. La plataforma estadounidense tiene cada vez más adictos y no solo no pisa el freno sino que aprieta el acelerador. En su última presentación de resultados, la compañía informaba que había alcanzado los 125 millones de usuarios en todo el mundo, lo que suponía un incremento trimestral de 7,41 millones. Todo ello, a pesar de que ha subido los precios un 14% de media. 

La compañía no desglosa datos por países y únicamente divide geográficamente sus resultados en dos: EEUU e internacional. En esta segunda área su base de usuarios se acelera aun más que en su país de origen y ha aumentado en 5,46 millones, hasta un total de 68,29 millones, incluyendo 63,8 millones de suscriptores de pago.

La CNMC, en su panel semestral de hogares, sí hace una aproximación a dicho dato. En su informe, calcula que los abonados de Netflix alcanzan el 7,3% de la población cibernética. Es decir, podría rondar los 1,16 millones de suscriptores, el doble que los 550.000 clientes que le atribuía en el semestre anterior y que da una muestra del ritmo vertiginoso que logra en nuestro país. 

Mediaset y Atresmedia, en mínimos de 2016: Netflix y la publicidad, culpables

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios