Uno de los peores en 2018

¿Mal 2019 para Meliá? Sus títulos todavía no descuentan el boom de pisos turísticos

Los buenos datos de la compañía en España han apoyado al valor, aunque la llegada de firmas como Airbnb es cada vez más inquietante.

Principales cadenas hoteleras
Principales cadenas hoteleras

La cadena hotelera española Meliá fue uno de los peores valores en el sector pese a que todavía no ha empezado a notar el efecto del boom de los pisos turísticos en España. Por ello, la evolución del valor es una gran incógnita para los analistas que se dividen entre aquellos que ven una buena oportunidad, después de su fuerte caída, y los que son cautos con el devenir del sector en los próximos años.

El sector del turismo, ya sean aerolíneas o cadenas hoteleras, ha sido uno de los grandes ganadores de los últimos años después de que algunos valores se hayan duplicado o triplicado. En el caso de Meliá, la buena evolución de los últimos años en bolsa se ha apoyado en "la mejora en las métricas operativas del grupo (tanto en la ocupación como en los precios) y en la recuperación del mercado inmobiliario que ha impulsado el valor de los activos del grupo en los últimos años", explican desde el Departamento de Análisis de Bankinter.

La tendencia positiva del valor se rompió en la última mitad del año pasado, después de que los vientos de cola del negocio sufrieran contratiempos. Por un lado, la fortaleza económica mundial se puso en duda, acrecentada por la guerra comercial. Por otro lado, la moderación de los precios inmobiliarios junto a la falta de apetito de los inversores por las firmas con dichos activos también ha desinflado en bolsa la atracción de Meliá.

El riesgo combinado de ambos factores ha llevado a las aerolíneas europeas a ceder en el 2018 cerca de 29% (un 17% las grandes operadoras del mundo) y a las cadenas hoteleras más importantes a despeñarse cerca de un 18%. Aunque en el caso de Meliá el derrumbe ha sido un 50% mayor al de la media de su sector, ya que alcanzó el 27,9%, con lo que ha superado con fuerza a otras como Accor (-19%), Wyndham (-18,2%), Choice Hotels (-12,6%) o Hyatt (-16,9%).

El hecho de que Meliá haya sufrido más que sus pares a lo largo del 2018 podría pensarse que tiene que ver con la llegada a España del fenómeno de los pisos turísticos, pero los expertos lo descartan por el momento. "En el segmento de su negocio en España, la ocupación en los hoteles de la firma tuvo un aumento del 5,2% por lo que no se ha visto afectado por el boom de los pisos turísticos", señala Sergio Ávila, analista de IG.

"Consideramos que los datos del tercer trimestre en España son positivos, si tenemos en cuenta que algunos indicadores del turismo han sido débiles este verano", ratifican desde Bankinter. La mala evolución de la cadena hotelera sí tiene que ver con sus resultados en 2018, ya que "de cuatro ocasiones que los han presentado en dos de ellas quedó por debajo de las previsiones", explica Ávila. Más en concreto, las caídas se han producido por la mala evolución de sus activos en América, con un descenso del 5,2%, sobre todo en Cuba y Brasil.

En el 2019 hay división de opiniones

La evolución en este 2019 para la cadena hotelera está en el aire y cada equipo de análisis tiene su propia versión sobre su recomendación. Por un lado, la visión más optimista llega desde Renta 4 que considera que la caída de la cotización en los últimos meses "está descontando un escenario excesivamente negativo". Además, desde la firma de inversión recalcan que creen que el nivel actual de precios "ofrece una buena oportunidad de entrada".

Entre los aspectos positivos de la firma para este año destacan que “las buenas perspectivas en España urbana y EMEA (Europa, Oriente Medio y África), la reapertura de todos los hoteles del Caribe, la estabilidad del dólar y la apertura de ‘The Circle’ son factores que deberían apoyar a los títulos significativamente en 2019”.

Por su parte, otros muchos creen que el castigo por el momento va a proseguir sobre el sector (por el incremento de pisos turísticos, problemas políticos como el Brexit o la desaceleración económica) y con ello el nivel de posiciones bajistas en el valor sigue en los niveles más altos en los últimos 3 años. Una posición que confirma el fondo especulativo AHL Partners, que mantiene en el valor prácticamente la totalidad de las posición corta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios