Un segmento que asume un mayor riesgo

El mercado de opciones relaja la apuesta por una subida de la volatilidad en EEUU

La renta variable o mercado de acciones se ha convertido en el medio en el que la mayoría de los gestores buscan obtener altas rentabilidades tras la pandemia del Covid-19.

La 'prima de riesgo' electoral se dispara en EEUU con la crisis racial y la Covid
El mercado de opciones modera las apuestas por una subida de la volatilidad.
José González

La renta variable o mercado de acciones se ha convertido en el medio en el que la mayoría de los gestores buscan obtener altas rentabilidades tras la pandemia del Covid-19. Muestra de ello es la recuperación fulgurante del Nasdaq, que ha remontado más de un 56% desde los mínimos que trazó el pasado 20 de marzo. Sin embargo, este recorrido alcista ha centrado más el interés en el mercado de opciones. Un segmento que asume un mayor riesgo y que ya empieza a descontar escenarios a futuro.

El contexto actual revela que el apetito por las opciones – derivados financieros que muchos 'traders' e inversores profesionales usan para sacar partido de las oportunidades en los mercados financieros, tanto en mercados alcistas, bajistas o planos– se ha incrementado en las últimas fechas. Aunque en muchos casos han podido jugar una mala pasada.

Un ejemplo fue SoftBank que, tal y como informó el ‘Financial Times’, hizo apuestas masivas sobre acciones tecnológicas utilizando opciones de compra, unos derivados que multiplican la exposición a beneficios o, por el contrario, las pérdidas. Así, el rotativo británico exponía que la entidad nipona está acumulando plusvalías de 4.000 millones de dólares por estas inversiones de riesgo después del enorme rally de la bolsa estadounidense.

Ahora, la realidad que impera en el mercado es que los operadores de opciones están moderando las apuestas de que la volatilidad aumentará en el mercado de valores inmediatamente después de las elecciones estadounidenses del 3 de noviembre. En cambio, están favoreciendo las apuestas de que las oscilaciones en los precios de las acciones se mantendrán elevadas al menos un mes después de la votación, según los estrategas de Goldman Sachs.

Las opciones sobre el S&P 500 apuntaban a un movimiento del 2,8% el 4 de noviembre, el día después de los comisiones presidenciales al otro lado del Atlántico, por debajo del 3,2% previsto en agosto, según el análisis del banco.

Lo que también está cambiando es la curva de futuros vinculada al índice de volatilidad CBOE. En concreto, los contratos de noviembre del VIX, que hacen referencia a la volatilidad durante el mes hasta el 18 de diciembre, han superado a los de octubre por primera vez este año. Una señal de que los 'traders' están agregando mecanismos de protección mucho más allá del día de las elecciones, según indica el equipo de Goldman liderado por Ben Snider.

“Los mercados de opciones parecen haber abandonado la opinión de que la volatilidad aumente fuertemente en el período previo a las elecciones”, escribieron los expertos en una nota distribuida a sus clientes. “En cambio, actualmente los mercados esperan que la volatilidad se incremente el día de las elecciones y luego se mantenga alta, aunque menos que el repunte masivo que se estimaba hace unos meses”, afirma.

El enfoque en la volatilidad extendida puede marcar un cambio en el sentimiento sobre los riesgos electorales. A principios de agosto, Binky Chadha, estratega global de Deutsche Bank, advirtió que los 'traders' de opciones tenían un posicionamiento demasiado optimista con relación a una fuerte caída postelectoral en el VIX.

El retraso potencial de los resultados

El último cambio en los precios de la volatilidad descuenta los posibles retrasos en el recuento de las papeletas y la disputa de los resultados, según Goldman Sachs. Así, un momento clave durante el proceso es el 8 de diciembre, conocida como la fecha límite para que los estados resuelvan cualquier controversia relacionada con el nombramiento de sus electores para el Colegio Electoral y seis días antes de que los electores emitan los votos finales el 2 de diciembre.

En el 2000, los controvertidos resultados de las elecciones disputadas entre George Bush y Al Gore se decidieron el 12 de diciembre después de que la Corte Suprema pusiera fin a un recuento de votos en Florida antes de la fecha límite electoral. “El nivel de volatilidad implícita envía un mensaje claro: las elecciones son importantes para las acciones y el resultado es muy incierto”, señala Snider.

Una industria, la de la atención médica, parece estar particularmente protegida de estas turbulencias. Con la carrera por las vacunas Covid-19 tirando del carro de este tipo de compañías y generando un gran atractivo para los los inversores, parece estar más protegida contra una volatilidad del mercado más amplia que cualquier otro sector, salvo el industrial, según la entidad bancaria estadounidense.

Mostrar comentarios