Cae más de un 80% este año

Moody's alerta de problemas para Dia: no tendrá liquidez sin un pacto con la banca

La agencia de calificación destaca que la empresa española tiene que refinanciar sus próximos vencimientos, lo que presionará su liquidez. 

Supermercados Día indemnizará a una menor de Valladolid con casi 3.000 euros tras sufrir una caída
Moody's alerta de más problemas para Dia: no tendrá liquidez sin un acuerdo. 

La agencia Moody's ha asestado su enésimo varapalo a Dia al rebajar tres escalones su rating, desde 'Ba2' hasta 'B2', dentro de 'bono basura' y ha elevado la probabilidad de incumplimiento de pago de su deuda, situando su perspectiva en negativa. Además, por si fuera poco, el vicepresidente de la agencia de califación, Vincent Gusdorf, argumenta la bajada de la nota ya que "refleja la trayectoria de los resultados de la compañía y la debilidad de su liquidez". 

Moody's destaca que Dia todavía tiene que refinanciar sus próximos vencimientos de deuda y sus convenios, por lo que creen que podría presionar su liquidez en los próximos meses, "aunque continúa negociando con sus bancos", según señala Gusdorf. 

La firma estadounidense prevé que el beneficio y efectivo de Dia se contraiga significativamente en los próximos doce meses debido a la caída de la cuota de mercado y al efecto divisa. Por tanto, la liquidez de la compañía española se verá sometida a una presión significativa si no encuentra nuevas fuentes de financiación o logra un acuerdo con los bancos. 

Moody's resalta que la cadena de supermercados solo tenía un efectivo de 22 millones, a 30 de septiembre de este año, y lo comparaba con su deuda a corto plazo de 757 millones de euros. Si bien, "contaba con 460 millones de euros de facilidades crediticias no dispuestas", según el vicepresidente, que también ha destacado que "se confeccionaron 376 millones de euros de facilidades sindicadas sujetas a una deuda neta reportada con un pacto de ebitda de 3,5 veces, que la compañía probablemente incumplirá en la próxima fecha fijada, alrededor de febrero de 2019". 

Gusdorf señala que la liquidez se ha agotado rápidamente en las últimas semanas debido al 'profit warning' y la revelación de errores contables. Dia anunció el 15 de octubre de 2018 que su beneficio operativo (ebitda) bajaría hasta los 350 ó 400 millones de euros este año frente a los 568 millones presentados en 2017. Además, la firma prevé que el beneficio continúe cayendo en 2019, aunque a un ritmo más lento al enfrentarse a vientos en contra en todos sus mercados, "que no serán compensados completamente por medidas de reducción de costes". 

Fuerte castigo bursátil

Dia se ha convertido en una de las compañías más seguidas en el presente año, aunque por la parte más negativa. Su fuerte desplome en este 2018, supera el 80%, ha llevado al valor a perforar mínimos no vistos por la compañía hasta los 0,667 euros por acción. En la sesión de este jueves la firma se ha dejado un 0,63%, hasta los 0,786 euros por título, (pese a la rebaja de Moody's) en uno de sus días más tranquilos en bolsa.

El fuerte derrumbe del valor se ha concentrado con mayor fuerza desde octubre, aunque para entonces ya acumulaba una caída del 45%. En concreto, el día que presentó el profit warning, que iba unido a la supresión de su dividendo, le  llevó a desplomarse en una sola sesión un 42%. Pese a todo, el valor ha seguido cayendo otro 40% que la ha llevado hasta los 483 millones de euros.

El futuro de la firma está ahora en manos de que llegue una posible opa por parte del magnate ruso, Mijaíl Fridman, a partir de 2019. En concreto, se especula que el multimillonario termine por alcanzar el límite del 30% del accionariado en enero y con ello se vea obligado a comprar el resto de la compañía. Por el momento, ya ha acoplado a sus hombres importantes en la cúpula de la compañía por lo que solo queda el último movimiento.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios