Miércoles, 16.10.2019 - 22:23 h
Llega a superar los 1.550 dólares

El oro se sube a la montaña rusa de la guerra comercial y toca máximos de 2013

La inversión en oro físico está aumentando al ritmo más rápido desde 2016, cuando arreciaron los temores a un frenazo mundial

El precio del oro despierta en 2019.
El precio del oro despierta en 2019.

A mayor incertidumbre, el activo refugio por excelencia brilla más. El rally del oro lo lleva a tocar máximos de los últimos seis años (ha llegado a superar los 1.550 dólares por onza en las últimas horas) en medio del temor a una recesión y los vaivenes a los que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, están sometiendo a los mercados en su batalla arancelaria y de divisas. Un hecho que ha arrastrado al yuan a sus mínimos de once años. Desde el pasado viernes, cuando Pekín impuso nuevos aranceles a los productos norteamericanos y Washington reaccionó con la misma virulencia, la materia prima se dispara más del 3%. 

"El telón de fondo fundamental sigue siendo favorable para el oro, en medio de la creciente incertidumbre en los mercados financieros, una perspectiva de crecimiento global frágil y una mayor relajación monetaria por parte de los bancos centrales del mundo", apuntan desde el banco de inversión suizo Julius Baer.

En la entidad apuntan, además, a que la inversión en oro físico, un indicador que consideran un buen reflejo de hasta qué punto los inversores tienen dudas y buscan poner su dinero a cubierto, está aumentando al ritmo más rápido desde las preocupaciones que surgieron en torno al crecimiento global a comienzos de 2016, por lo que está cerca de alcanzar niveles récord.

Los vaivenes de la Casa Blanca en su disputa comercial con China y el giro de 180 grados en los argumentos de la Reserva Federal desde el pasado mes de julio, se están traduciendo en que llevan a los inversores a confiar en que haya nuevas rebajas del precio del dinero a lo largo del año, como indican los futuros sobre fondos federales de la Fed. Esto, según explican desde la firma de inversión norteamericana WisdomTree "hará probable que se mantengan bajos los rendimientos de los títulos del Tesoro norteamericanos".

Durante los últimos dos meses, los precios del oro se han movido bastante rápido. Se han incrementado un 14% en un período de tiempo bastante corto en el que al mismo tiempo se ha ido registrando una fuerte caída de los rendimientos de los estadounidenses, alemanes... refugio tradicional de los inversores cuando las cosas se ponen feas en el mercado. Esa caída de intereses podría ir a más y, de hecho, desde Pimco, la mayor gestora de renta fija del mundo, ni tan siquiera descartan ya que veamos tipos negativos en EEUU. 

Según cálculos de WisdomTree y en un escenario central, la onza de oro se mantendría en estos niveles de 1.550 dólares durante el segundo trimestre de 2020. Esta proyección se basaría en un marco en que el rendimiento del bono estadounidense a 10 años se mantuviese en el entorno del 1,65%, la cesta del dólar en 97 y la inflación ronde el 1.8%. Cualquier repunte de los precios en la primera economía del mundo por encima de ese nivel sería, en su opinión, inconsistente con un recorte de tipos de la Fed.

La Commodity Futures Trading Commission (CFTC) informa de que el posicionamiento especulativo en el mercado de futuros sobre oro, es actualmente bastante elevado (de 346.000 contratos largos netos). Esto es apenas una fracción menor que el récord histórico registrado en julio de 2016, de 348.000 contratos largos netos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios