Activo refugio

El oro reconquista máximos de 2011 por el miedo a una segunda oleada de Covid

El 'oro negro' está a poco más de un 2% del nivel más alto que sus futuros han tocado en el mercado de materias primas desde que hay datos comparables, el 1 de agosto de 2011

El precio del oro se dispara casi un 15% en lo que va de año
El activo refugio acumula un 'rally' del 17,73% en el año y recupera niveles de 2011
Pexels

¿Desconexión entre los mercados y la realidad? Los nuevos máximos marcados anoche por el tecnológico Nasdaq en Wall Street gracias a los tres pesos pesados de la bolsa neoyorquina (Apple, Microsoft y Amazon, las tres firmas más capitalizadas en EEUU han registrado también récord histórico en su cotización) se producen en un momento de fuerte tensión en el mercado ante el temor a una segunda oleada de casos de coronavirus. El aumento de enfermos en varios estados del país, en Brasil, La India, Alemania o Corea ha hecho temer un nuevo 'golpe' a la recuperación que ya viven las principales economías. El signo más evidente de hasta qué punto esos temores han calado está en el oro. El activo refugio por excelencia acumula un 'rally' del 17,73% en lo que va de año, lo que le lleva a recuperar niveles de 2011 en los 1.789 dólares por onza (en las últimas horas ha llegado a tocar los 1.791)

El rebote de la materia prima es aún mayor desde los mínimos que marcó en el peor momento de la crisis generada por la Covid-19. Así, se dispara un 22,45% desde el suelo de 1.461,6 dólares que marcó el pasado 16 de marzo. Lo que es más llamativo aún es que el 'oro negro' está a poco más de un 2% de el nivel más alto que sus futuros han tocado en el mercado de materias primas desde que hay datos comparables. Fue, precisamente, el 1 de agosto de 2011, en plena crisis de deuda ya en Europa y cuando EEUU negociaba a contrarreloj, en medio de una enorme incertidumbre, para tratar de elevar su techo de deuda. Sólo unos días después S&P le quitaba la triple A (la máxima calificación) a  deuda soberana de EE UU y dos días después el Banco Central Europeo (BCE) anunciaba la compra de bonos españoles e italianos para rebajar la presión insostenible de los mercados sobre la deuda de los dos países.

Todo la anterior da buena idea de en qué punto nos encontramos, ahora que las economías están tratando de salir del mayor 'shock' económico en la era moderna. Y de por qué hay temor a que ese proceso de salida pueda descarrilar si los países no logran controlar los rebrotes (en algunos casos, si no consiguen hacer frente a la primera oleada, como en el caso de América Latina). La Unión Europea podría estar preparada para prohibir la llegada de viajeros estadounidenses debido al aumento de casos en el país, colocándolo en la misma categoría que a Brasil y Rusia, según revela el New York Times. Los precios del oro continúan aumentando porque un gran número de inversores "está cargando sus carteras del metal precioso, con el objetivo de diversificar sus carteras en un activo más defensivo, a medida que siguen aumentando los casos de coronavirus a nivel mundial", apunta Sergio Ávila, analista del bróker IG.

Más protegidos ante la represión financiera

 En opinión de Evan Brown, responsable de la estrategia Multiactivos de la gestora suiza UBS AM, el oro parece ofrecer ahora una forma más equilibrada para llegar a una recuperación económica que requiere tipos de interés históricamente bajos y la expansión de los balances del banco central y del gobierno a un ritmo sin precedentes. "La represión financiera que da lugar a escasos rendimientos de la deuda pública a más largo plazo significa para nosotros que el oro tiene más capacidad para proporcionar protección, especialmente si se producen riesgos de cola", sostiene.

El movimiento que están haciendo grandes bancos de inversión estadounidenses como JP Morgan o Citibank es también muy llamativo. En concreto las dos firmas apuestan por un posicionamiento de compras en el metal precioso y establecen un precio objetivo antes de que finalice el año 2020 de 2.000 dólares, lo que implicaría pulverizar cualquier máximo histórico previo. "Creemos que la 'locura monetaria' continuará: los formuladores de políticas continuarán imprimiendo dinero e incrementarán el gasto público a medida que continúan tratando de respaldar las economías. La historia nos dice que siempre que las cuentas públicas se han deteriorado, el oro ha tenido un buen comportamiento tanto en entornos deflacionistas como inflacionistas", asegura Ariel Bezalel, Head of Fixed Income Strategy en Jupiter AM. En sus perspectivas para el segundo semestre el gestor asegura que aunque el oro ha tenido un buen desempeño hasta la fecha, su mercado alcista apenas está comenzando, sobre todo si los bancos centrales 'cruzan el Rubicón' y se mueven para financiar directamente a los gobiernos.

A nivel técnico, Javier Molina, portavoz en España del bróker eToro, incide en que tras la caída hasta la zona de soporte importante marcada por los 1.450 dólares, la onza "ha experimentado un alza espectacular que lo ha dejado, en la actualidad, frente a la gran resistencia de corto, medio y largo plazo: los 1800 dólares". Desde su punto de vista ésta es una zona muy importante, que queda ya muy cercana a los máximos históricos. "Si los precios fueran capaces de atacar y superar los 1.800 dólares, solo quedarían batir los 1900 dólares para entrar en subida libre. Por abajo, el no romper al alza esa zona implicaría, en principio, volver a esa zona de consolidación entre los 1.680 y los 1.750 dólares", advierte.

Mostrar comentarios