Mitiga el impacto de la ampliación

Oryzon sube en bolsa: logra mejora del precio objetivo tras los avances clínicos

Los avances de ORY-2001 en TDAH han hecho que Luis Navia sea más optimista pese al impacto de la ampliación de capital realizada por la biotecnológica

Oryzon Genomics
Oryzon Genomics sube en bolsa tras una recomendación positiva. 

Oryzon Genomics continúa con paso firme y recibiendo el respaldo de distintos analistas financieros. ¿El último? El analista independiente Luis Navia, que en su informe 'Últimos avances en I+D y Resultados del 1S-2019' ha ajustado su valoración al alza, desde los 9,9 hasta los 10 euros por acción tras los avances de ORY-2001 en TDAH y la reciente ampliación de capital llevada a cabo por la biotecnológica. 

Este precio objetivo, que sufre una mejora de 0,10 euros por acción, valora a la compañía en 459,7 millones de euros. Notablemente por encima de su capitalización actual, que es de 124,32 millones. Por tanto, y en caso de cumplirse las previsiones del experto, podría multiplicar por casi cuatro su precio en los próximos doce meses. 

La noticia ha sido positiva para la acción. Oryzon Genomics se sitúa como una de las más alcistas de toda la bolsa española al subir alrededor de un 2%, hasta los 2,765 euros por título, en una sesión negativa para las bolsas. Por tanto, se aleja la posibilidad de que la acción se sitúe en mínimos del mes de enero e incrementa su subida durante este año hasta cerca del 30%. 

Esta revisión se ha producido tras incluir la indicación de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) tras los recientes avances de resultados de seguridad y eficacia ofrecidos por ORY-2001 en esta enfermedad; y el efecto dilutivo de la reciente ampliación de capital, mediante la emisión de 6,67 millones de acciones nuevas, un 17% del total anterior, a un precio de 3 euros por acción. 

La inversión no está exenta de riesgos, aunque algunos hayan sufrido cambios en los últimos meses. Por ejemplo, el financiero se ha reducido tras la reciente ampliación de capital ya que mantiene recursos suficientes para un normal progreso de sus proyectos de I+D. No obstante "a medio plazo no es descartable que la compañía pueda volver a recurrir a los mercados de capitales para continuar con el desarrollo clínico de sus moléculas y/o para identificar otras nuevas utilizando su plataforma de tecnología y conocimientos", por lo que no deja de suponer un riesgo de dilución relevante a medio plazo.

Otros factores de riesgo son los típicos en empresas biotecnológicas como es el clínico. El desarrollo de fármacos es un negocio con un riesgo inherente alto ya que los ensayos pueden no mostrar niveles clínicamente significativos de eficacia en los ensayos en curso o futuros, por lo que el riesgo de fracaso es alto, sobre todo si se encuentra en una fase poco avanzada. Además, a estos riesgos habría que sumar otros como son los regulatorios (aprobación de las autoridades a comercializar sus medicamentos), los competitivos o las licencias de las que disponga la compañía, puesto que en caso de producirse una minoración del grado de licenciabilidad de sus productos afectaría negativamente a la cotización. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING