En renta variable 

Paramés, en el vagón de cola: no bate con ningún fondo ni a Bestinver ni a Azvalor

La filosofía 'value' acusa el castigo del mercado y las compañías 'growth' son las que mejor se comportan y por las que optan los inversores. 

Beltrán de la Lastra y Paco Paramés.
Beltrán de la Lastra se impone a Francisco García Paramés.

El 50% de la cartera del Cobas Internacional de Francisco García Paramés está en mínimos desde 2013. Algo que ha provocado que este producto de renta variable global sufra un fuerte revés durante este curso. Pero la lectura para el 'Warren Buffett español' no es positiva en ninguno de sus fondos de bolsa. El Cobas Iberia retrocede un 4,5% y el Cobas Grandes Compañías lo hace un 5,91%. Pero, ¿cómo se comportan sus principales rivales? 

Las dos comparaciones más claras con la gestora Cobas nos las ofrecerían su anterior casa, Bestinver, y sus anteriores compañeros en dicha firma y ahora en la gestora Azvalor, como son Álvaro Guzmán de Lázaro, Fernando Bernad y Beltrán Parages. De hecho, la comparativa es claramente perjudicial para el que fuera director de Inversiones en Bestinver hace años ya que no logra batir a ningún fondo de ambas firmas en las tres categorías en cuestión: bolsa ibérica, bolsa europea y renta variable global durante este año. 

La gestora propiedad de Acciona es, sin lugar a dudas, la que mejor resultado obtiene durante este curso. La firma, capitaneada por Beltrán de la Lastra, que se unía en noviembre de 2014 a Bestinver, saca partido al buen momento de las bolsas fuera de nuestras fronteras. El Bestinver Grandes Compañías sube un 12,75% mientras que un 6,89% escala el Bestinver Internacional. No obstante, y al igual que los productos de bolsa española de sus dos 'rivales', no aguanta en positivo y retrocede un 3,86%. 

Azvalor arroja rentabilidades que no ofrecen tantas diferencias entre los tres productos. Aunque no logra rentabilidades de dos dígitos como la que ofrece el Bestinver Grandes Compañías, tiene dos de sus fondos en positivo: el Azvalor Internacional sube un 2,8% y el Azvalor Blue Chips escala un 1,26%. Los motivos de ligero optimismo es que su fondo de bolsa española solo retrocede un 1,88%, el que mejor de los tres, por lo que luchará por cerrar en positivo en 2019. 

Las tres gestoras, como parece lógico vista la relación entre ellas, siguen una misma filosofía de inversión: la 'value'. La filosofía consiste en comprar activos infravalorados y así aprovecharse de las caídas de los mercados para obtener precios más bajos en los valores seleccionados ya que su 'valor' es mucho más alto del precio al que cotiza. De ahí que haya títulos en los que las tres firmas coinciden como son Miquel y Costas, Acerinox, Técnicas Reunidas y la lusa NOS, solo en el caso de los fondos ibéricos. 

El optimismo por parte de los fondos de inversión es prácticamente nulo ya que a los malos resultados se les unen los reembolsos que vive la mayoría del sector. Por ejemplo, cualquier producto de bolsa de Cobas no logra batir ni a su índice de referencia ni a la media de fondos durante los dos últimos años, cosa que sí logran las otras dos gestoras aunque con ciertos matices. 

Esos matices hacen que Bestinver sí lograra batir al índice o a sus rivales durante el 2018 pero este año únicamente puede decir aquello de "mejor que la media de fondos" solo en el Bestinver Grandes Compañías. Por su parte, la gestora Azvalor tiene un escenario similar en su fondo ibérico (no bate ni al resto ni al índice) en 2018 y 2019 mientras que con el Azvalor Blue Chips y el Azvalor Internacional sí bate a la media de fondos en 2018 pero no a su índice dde referencia, según datos de Morningstar. 

El escenario de mercado está del lado de las compañías 'growth' y no de las 'value'. Este escenario preocupaba a Beltrán de la Lastra, director de Inversiones y presidente de Bestinver, que en su carta del segundo trimestre destacaba que compañías que son estables en fundamentales en sectores defensivos como alimentación, consumo estable y otros, se han disparado ante la incertidumbre del mercado frente a la guerra comercial, la amenaza de un menor crecimiento de la economía global y la búsqueda de retornos ante los tipos de interés históricamente en mínimos y negativos. "Son los Bancos Centrales los que han forzado a los inversores a aumentar su tolerancia al riesgo en búsqueda de retorno", añade y pone como ejemplo que Diageo, Nestlé, LVMH o L’Oreal hayan subido en algunos casos más de un 40% en el año, disparando sus múltiplos de valoración y llegando a pagarse más de 30 o hasta 40 veces los beneficios por estas compañías. Más aún las Amazon o Netflix". Visión que comparten muchos gestores 'value' y que hacen que sus fondos estén en el vagón de cola. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios