Se une a Grifols y Almirall

El Ibex ratifica su giro farmacéutico tras la entrada de Pharmamar en plena Covid

La biotecnológica ya capitaliza más de 1.760 millones cuando a cierre de 2018 su valor de mercado era de solo 242 millones, por lo que multiplica por más de siete veces su precio en menos de dos años.

La industria farmacéutica en España invirtió 1.085 millones en I+D en 2016, un 8% más que el año anterior
El Ibex ratifica su giro farmacéutico tras la entrada de Pharmamar en plena Covid
EUROPA PRESS

El Ibex 35 ha cambiado mucho en los últimos años. No solo porque es el peor gran selectivo de Europa desde hace tiempo sino también porque las caídas han provocado una reducción del peso de los bancos (solo ponderan el 18,2%) frente a otras compañías que han capeado mejor el temporal como las eléctricas (pesan cerca de un 30%) o el sector telecomunicaciones. No tanto por Telefónica, que acumula un fuerte castigo, sino por la irrupción de Cellnex que ya capitaliza más de 25.000 millones o MásMóvil, pese a que dejará el selectivo el 14 de septiembre tras la opa lanzada por los fondos KKR, Cinven y Providence. 

Estos cambios han provocado que haya otros sectores con un tamaño mucho más pequeño que se abran paso y, tras las últimas incorporaciones, ese es el farmacéutico, que dispara su peso desde el 2,71% hasta el 3,55%, porcentaje todavía pequeño pero un 31% superior al de arranque de este año. Grifols se mantiene en el principal índice desde 2008 y, actualmente, cuenta con otra 'joven' compañera como es Almirall, que se sumó el pasado 22 de junio en sustitución de Mediaset. Además, por si fuera poco, este jueves el comité de sabios del Ibex decidió realizar cambios y dar entrada a Pharmamar en sustitución de Ence, tras incumplir durante alrededor de 18 meses los requisitos de capitalización. En conjunto, las tres suman una capitalización de alrededor de 17.000 millones, similar al valor de mercado de Telefónica, Naturgy o BBVA. 

La entrada de Pharmamar se hará efectiva el 21 de septiembre y permitirá al consejo de sabios del Ibex enmendar sus fallos y rectificar, una vez más, su rechazo a las farmacéuticas. Los responsables del Comité Técnico del Ibex decidieron, reuniones atrás, mantener a Indra o Ence y no apostar por un sector mucho más atractivo, dinámico y con más potencial. Sobre todo ahora que hay una crisis sanitaria por medio y cuentan con distintos proyectos para combatir la enfermedad. 

Este giro farmacéutico se produce en plena Covid-19 y no es casualidad. No obstante, el momento debía haber sido antes puesto que los avances eran mucho mayores y las compañías se han desinflado algo en las últimos meses, igual que les ha sucedido a las que luchan por la vacuna en Estados Unidos y China. De hecho, otras empresas del sector como Laboratorios Farmaceúticos Rovi o Faes Farma capitalizan más de 1.600 y 1.000 millones, respectivamente, por lo que llaman también a las puertas del Ibex 35. Los sabios tendrán que pensar en un integrante más en su reunión "con carácter extraordinario" del 7 de octubre con el adiós de MásMóvil tras la opa lanzada por KKR, Cinven y Providence y con compañías como Indra o Meliá Hotels por debajo del mínimo exigido de superar el 0,3% de capitalización media de las 35 empresas del índice. 

La próxima incorporación al Ibex 35, PharmaMar, es una vieja conocida del selectivo. La compañía regresa al índice alrededor de 15 años después pero bajo otro nombre. Los inversores más veteranos recordarán Zeltia, su matriz, que acabó 'devorada' a mediados de 2015 por su área oncológica, especializada en la elaboración de fármacos con moléculas extraídas de las algas de mar. Además, lo hace con un modelo de negocio mucho más sólido, que pone de manifiesto como uno de los 'chicharros' más veteranos ha recuperado tamaño para alegría de su presidente, José María Fernández Sousa-Faro. No confundir con su hermano Manuel, el antiguo presidente de Pescanova.

La trayectoria de PharmaMar ha sido meteórica en los últimos años. La biotecnológica capitaliza más de 1.760 millones de euros cuando a cierre de 2018 su valor de mercado era de solo 242 millones, por lo que multiplica por más de siete veces su tamaño bursátil en menos de dos años. La compañía es consciente de la dimensión que ha alcanzado y ha decidido crear otra división dentro de sus negocios, como es la de virología, que se une a la de oncología con el objetivo de investigar y desarrollar medicamentos en enfermedades víricas para las que todavía no hay tratamientos eficaces, un modelo de negocio similar al de la biotecnológica española Oryzon Genomics.

La situación de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus también ha sido un aliciente más para la compañía. PharmaMar ha lanzado test de diagnóstico de la enfermedad y, además, se encuentra en marcha un fármaco, el Aplidin, para combatir la enfermedad y que prevé comercializar a comienzos de 2021. No obstante, la biotecnológica se encuentra con numerosas trabas puesto que está pendiente de que la Agencia Española de Medicamentos apruebe las próximas fases y de encontrar más pacientes para seguir la investigación. De hecho, esta es una de las grandes esperanzas y 'catalizadores' para la acción puesto que "es entre 2.400 y 2.800 veces más efizaz que el Remdesivir", según han señalado la propia farmacéutica. 

La buena evolución de PharmaMar está apoyada en la marcha de sus resultados. La biotecnológica cuadriplicó sus ventas y alcanzó los 169,1 millones de euros en el primer semestre, lo que provocó que dejara atrás las pérdidas de 21,3 millones sufridas en los seis primeros meses de 2019 y ganara 113,8 millones. Estos resultados tan positivos también se deben al acuerdo alcanzando con la estadounidense Jazz Pharmaceuticals ya que la española cobró el pago inicial de 181 millones de euros y 88,5 millones extras por la aprobación en el mes junio para la comercialización en EEUU de Zepzelca (lurbinectedina) por parte de la FDA bajo procedimiento acelerado.

Mostrar comentarios