Un periodo histórico

Wall Street se olvida de las recesiones después de diez años sin un PIB negativo

La primera economía del mundo publica este jueves su dato de crecimiento de 2018, con un mes de retraso por el cierre de la Administración

Evolución del PIB de EEUU
        

Estados Unidos dará a conocer este próximo jueves y con un mes de retraso por el cierre administrativo la primera estimación sobre cómo se comportó su economía a lo largo de 2018. Lo hará a las puertas de un mes de marzo en el que se cumplen diez años del inicio del mayor periodo expansivo de la historia en Wall Street. El Servicio de Estudios del Banco de la Reserva Federal de Atlanta estima que el PIB estadounidense creció un 1,4% anualizado, en un cálculo que los expertos toman como uno de los más fiables.

El año pasado fue el primero bajista para la bolsa de Nueva York desde la crisis financiera de 2008; pese a los máximos históricos de principios de octubre (el día 3 marcó los 26.828 puntos), el mercado se vino abajo a partir de ahí con los mensajes lanzados por la Reserva Federal. “Puede que pasemos de ser neutrales, pero estamos muy lejos de ser neutrales en este punto, probablemente", aseguró Jerome Powell durante un coloquio económico.

Por si eso fuera poco, las alarmas se encendieron en el principal mercado del mundo en diciembre cuando por primera vez en diez años la curva de tipos de interés se invirtió. En un escenario normal financiar a largo plazo es más caro que hacerlo a corto plazo, sin embargo, cuando ese diferencial de tipos pasa a ser negativo, la curva se aplana o desciende, algo que los expertos toman como el anuncio de que se aproxima una nueva recesión. 

Próximas recesiones

La economía de EEUU entró en recesión por última vez en 2008 debido al colapso del mercado inmobiliario que dio origen a la crisis financiera a nivel mundial. En el tercer trimestre de ese año su PIB se contrajo un 0,5% arrastrado por el mayor pinchazo en el consumo en casi tres décadas. Fue solo la antesala del 3,8% que cayó entre octubre y diciembre en su mayor pinchazo hasta la fecha en 27 años.

Ahora y según la mayoría de economistas consultados por la Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE, por sus siglas en inglés), la primera economía mundial se aproxima a una nueva recesión que tendrá lugar el próximo año o el siguiente. En concreto, un 42% de los encuestados anticipan una contracción en 2020, mientras que un 25% apuesta por que la recesión se producirá en 2021.

Ahora en Portada 

Comentarios