Una moneda al aire

Podcast | Cuestión de supervivencia: el petróleo recicla su modelo tras la Covid

Luis Aires, presidente de la AOP, cree que la "compleja" coyuntura acelerará a medio plazo el proceso de descarbonización, pese a los recortes de inversión que las compañías han tenido que aplicar por la crisis

Podcast | El petróleo 'recicla' su modelo tras la Covid
Podcast | El petróleo 'recicla' su modelo tras la Covid
Pixabay

La tormenta perfecta ha descargado todo tipo de rayos y truenos sobre el mercado de petróleo este año. La guerra de precios y sobreproducción entre Rusia y Arabia Saudí y el hundimiento de la demanda por el cerrojazo de las economías de todo el mundo a causa del coronavirus, han pillado por sorpresa a un sector que empezaba a dar los primeros pasos hacia la descarbonización, al menos en Europa. Al otro lado del océano, los vientos son huracanados y amenazan con llevarse por delante a buena parte de las empresas de fracking estadounidense echando por tierra, con la misma facilidad con la que se derriba un castillo de naipes, su modelo de crecimiento a golpe de deuda.

Los problemas económicos para pioneras de la extracción por fractura hidráulica como Chesapeake, Whiting Petroleum o Diamond Offshore, que se han acogido a la ley de bancarrotas estadounidense, podrían ser solo la punta del iceberg para una industria que apenas daba beneficios justo antes de que en marzo se desatase la pandemia. Era el caso de casi nueve de cada diez firmas del sector, según la consultora Rystad Energy. No es de extrañar que algunos analistas, como Diego Morín del bróker IG, adviertan de un posible colapso del modelo. "Se van a venir próximos meses muy complicados" con un mercado del petróleo tan volátil y el miedo a un rebrote del coronavirus.  

Un informe reciente publicado por Bloomberg apunta a que estas empresas continúan mostrando muchas dudas para afrontar sus correspondientes pagos de deuda, lo que provoca un gran problema para algunos de los grandes bancos de inversión de Wall Street. Wells Fargo, JP Morgan, Citi o Bank of America temen que las compañías de esquisto estadounidenses no puedan hacer frente a sus pagos. El agujero, si buena parte del sector quiebra, podría rondar los 120.000 y hasta 130.000 millones de dólares, el equivalente casi al 9% del PIB español. 

Supervivencia ligada a la futura descarbonización

Sin embargo, el fracking no es la única industria que está sufriendo. La actual es una coyuntura "muy compleja" para todas las compañías del sector que, de media, se han visto obligadas a acometer recortes de la inversión del 25%, como recuerda a La Información Luis Aires, presidente de la Asociación Española de Operadores Petrolíferos (AOP). El también responsable de la petrolera BP (antigua British Petroleum) en España se muestra cauto en relación al futuro. "Yo creo que es una situación que desde luego nos va a impactar en los próximos meses. Todas las compañías tenemos que ver cómo nos adaptamos a este nuevo entorno, cómo ajustamos nuestro costes para poder continuar sobreviviendo y compitiendo en un entorno tremendamente complicado. Es un tema en estos momentos casi de supervivencia", incide. 

Desde su punto de vista, esta crisis refuerza la necesidad de depender menos de los combustibles fósiles y de intentar moverse hacia un escenario en el que se acelere la descarbonización. "La mayor parte de las compañías de 'oil & gas', desde luego las europeas, hemos anunciado ya nuestro objetivo de convertirnos en compañías de emisiones netas cero en el año 2050. Estamos trabajando en ello. Quizás una crisis como la actual lo que va a hacer es que nos va a reforzar esa intención estratégica de descarbonizar y, quizás en algunos casos, va incluso a acelerar los procesos internos para poder reinventarnos y descarbonizarnos como compañías", sentencia.

Gonzalo Escribano, director del programa de Energía y Cambio Climático del Real Instituto Elcano opina que la pandemia lo que nos ha mandado en términos energéticos es "una postal desde el futuro". Es decir, cómo puede ser el futuro energético de un mundo en el que se producen menos gas y petróleo, en el que los productores tienen precios mucho más bajos para sus exportaciones y menos ingresos fiscales, y cómo se van produciendo a la vez incentivos a la transición energética. Luis Aires, por su parte, reconoce que la misma crisis impondrá trabas a este proceso a corto plazo, al obligar a recortar las inversiones para hacer frente a "una situación de tesorería que no es sostenible", pero desde su punto de vista las compañías van a seguir con ese objetivo estratégico. "Es imparable. No hay vuelta atrás en el camino de descarbonización que hemos iniciado ya las compañías de oil & gas europeas", zanja.

No hay vuelta atrás en el camino a la descarbonización del 'oil & gas' europeo

El presidente de la AOP recuerda que desde el sector han venido defendiendo la oportunidad enorme que supone descarbonizar también los combustibles líquidos, es decir, la gasolina, el gasóleo... Abogan por fomentar la inversión en distintas tecnologías que puedan competir entre sí para la transición energética de las distintas áreas de la economía, incluyendo la movilidad. Recuerda cómo en España "tenemos algunas de las refinerías más competitivas y más modernas de toda Europa" y ahora hay que hacerlas también las "más sostenibles". Se trata de virar hacia una industria más sostenible con refinerías "cero emisiones" que produzcan ecocombustibles.

Desde su punto de vista, la Ley del Cambio Climático y Transición Energética, que se encuentra en tramitación parlamentaria, es "un buen marco" que ha ido evolucionando en la línea de la neutralidad tecnológica (permitir que distintas tecnologías compitan entre sí para que aquellas que sean más eficientes se impongan) que demandaban en el sector. "Pensamos que todavía hay un par de artículos que, con modificaciones muy, muy pequeñas, van a permitir que estos ecocombustibles formen parte del 'mix energético' en el futuro y den el incentivo suficiente a las compañías del sector para que invirtamos", explica Aires, a la vez que recuerda que las compañías del sector no piden ayudas al Gobierno, sino un marco regulatorio que incentive la inversión.

La pérdida de peso de la OPEP

En la AOP manejan un escenario de precios del petróleo en la horquilla entre los 30 y los 50 dólares por barril de aquí a final de año, no solo por el impacto en la demanda de la crisis de la Covid, sino también por las propias tensiones entre la industria del fracking y la OPEP. El poder que tiene la organización de productores para influir en este mercado a nivel global no ha cambiado, pero sí lo ha hecho, en su opinión, la banda de precios en la cual pueden hacer que se mueva el crudo. El fracking impide, por la fuerte competencia que le hace a los países del cártel "que podamos ver en el futuro escenarios de precios tan altos como los que vimos en el pasado por encima de los 100 dólares por barril. Eso es algo que es tremendamente improbable", apunta el responsable de PB en España. 

Esta industria "ha cambiado totalmente la estructura del comercio de hidrocarburos mundial", asegura Escribano, tanto como para colocar a Estados Unidos como líder de las exportaciones de petróleo a nivel mundial, una posibilidad que ni tan siquiera se contemplaba hace solo diez años. Los norteamericanos han llegado a duplicar su producción en ese tiempo hasta los 12,3 millones de barriles previos a la crisis, cifra que convirtió a la primera economía del mundo en el primer productor de 'oro negro' a nivel global. 

Mostrar comentarios