Reunión de política monetaria

Powell presiente el 'invierno': la Fed aleja el alza de tipos y pausa la tijera al balance

La autoridad monetaria que dirige Jay Powell señala solo una subida de tipos en 2019 y ninguna para 2020, al tiempo que pausa la reducción de balance.

La Reserva Federal (Fed) ha mantenido los tipos de interés en el rango del 2,25% al 2,5% conforme a lo previsto. El banco central asegura en su comunicado que mantendrá su paciencia a la hora de subir los tipos de interés y, de hecho, apunta a una sola subida del precio del dinero en 2019 y ninguna para 2020. En las proyecciones de diciembre, la mayoría de los gestores de política monetaria de Estados Unidos preveía hasta tres alzas en 2019. Tras esta reunión, la opinión mayoritaria de los banqueros centrales es que la Reserva Federal no realizará ningún incremento.

"A la luz de los desarrollos económicos y financieros globales y las presiones en la inflación, el Comité tendrá paciencia ya que determina qué ajustes futuros en el rango objetivo para la tasa de fondos federales", indico el organismo que preside Jay Powell. La proyección central de la entidad apunta a que los tipos de interés cerrarán 2019 en un rango de entre el 2,4% y el 2,6%, frente a la horquilla de entre el 2,6% y el 3,1% estimada en diciembre. La Fed también ha rebajado las previsiones respeto al precio del dinero para 2020, que se ha situado en un rango entre el 2,4% y el 2,9%, cinco décimas menos que antes.

Según la Fed, tanto la inflación general como la inflación subyacente -que excluye artículos distintos a alimentos y energía- permanecen cerca del 2 por ciento. Sin embargo, el banco central ha rebajado sus previsiones en la actualización del cuadro macro. En concreto, la Fed rebaja el crecimiento estimado para 2019 de la economía de EEUU en dos décimas, desde el 2,3% al 2,1%. Para la inflación prevé que se enfríe una décima, del 1,9% al 1,8%.

En su comunicado, el comité indica que "el mercado laboral ha continuado fortaleciéndose y que la actividad económica ha aumentado a un ritmo sólido. La creación de empleo ha sido fuerte, en promedio, en los últimos meses, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. El gasto de los hogares ha seguido creciendo con fuerza, mientras que el crecimiento de la inversión fija empresarial se ha moderado a partir de su ritmo acelerado a principios del año pasado".

No obstante, el instituto emisor ha alertado de que la actividad económica se ralentizó de su "sólido ritmo" en el cuarto trimestre del año, por lo que ha subrayado de nuevo que será "paciente" en sus próximos ajustes de política monetaria. El mercado de trabajo estadounidense generó un total de 20.000 empleos no agrícolas durante el mes de febrero, tras lo cual la tasa de paro descendió hasta el 3,8%, según los datos del Departamento de Trabajo del país norteamericano.

Wall Street celebra la pausa de tipos

En cuanto a la evolución macroeconómica, la Fed no solo ha revisado a la baja su pronóstico mediano de crecimiento para 2019 hasta el 2,1%, dos décimas menos que en diciembre. El incremento del PIB en 2020 también ha sido rebajado una décima, hasta el 1,9%. El cálculo para 2021 se ha mantenido estable en el 1,8%. Asimismo, el banco central ha revisado al alza su pronóstico para la evolución de la tasa de desempleo, hasta situarla en el 3,7% en 2019, dos décimas más que en diciembre. La previsión para 2020 se ha revisado otras dos décimas al alza, hasta el 3,8%, mientras que para 2021 sube una décima, al 3,9%.

Las bolsas reaccionaron al alza a la decisión de la Fed. En Wall Street, los principales índices pasaron de cotizar en negativo a positivo tras conocer las novedades de política monetaria. El Dow Jones registraba subidas del 0,2%, del 1% para el Nasdaq y del 0,4% para el S&P 500. En este sentido, los inversores celebran que la Fed también pause el ritmo de reducción de su balance monetario, de 30.000 a 15.000 millones de dólares a partir de mayo y dijo que finalizará el proceso en septiembre. En ese momento, los reembolsos de valores respaldados por hipotecas se reinvertirían en bonos del Tesoro hasta un máximo de 20.000 millones por mes. La pausa tanto en tipos como en reducción de balance vuelve a dar alas a los inversores que se habían visto atenazados por los movimientos de la Fed.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) terminará 2019 con un inmovilismo monetario y con un balance que se situará "un poco por encima" de los 3,5 billones de dólares (3,06 billones de euros), después de que en octubre de este año la institución dé por finalizada la reducción de su balance. "Los datos no dicen que tengamos que movernos en una dirección o en otra, por eso estamos siendo pacientes", ha subrayado el presidente de la Fed, Jerome Powell.

Ahora en Portada 

Comentarios