Acumula un avance del 30% este año

El precio del petróleo, sin control: puede dispararse un 12% más en nueve meses

Las sanciones de Irán a EEUU, unido al colapso de Venezuela y un aumento de la demanda, han catapultado al crudo a máximos de octubre de 2014. 

Evolución precio del petróleo

El rally del precio del petróleo no está agotado ni mucho menos. La posibilidad de que frenara su avance en los 85 dólares por barril parece disiparse. Además, los grandes bancos de inversión están ajustando sus previsiones al alza ante un escenario en el que ganan peso los problemas o 'shocks' en la oferta por las sanciones de Estados Unidos a Irán y el colapso de Venezuela.

La última casa de análisis en darle más recorrido al rally del 'oro negro' ha sido Bank of America Merrill Lynch. El banco estadounidense ha fijado su precio objetivo en los 95 dólares de cara al cierre del segundo trimestre de 2019. Es decir, el precio del petróleo avanzaría cerca de un 12% en los próximos nueve meses, lo que será aplaudido por los principales productores y supondrá un quebradero de cabeza para los países importadores. 

El precio del 'oro negro', desde que marcara mínimos en enero de 2016 por debajo de los 35 dólares el barril, se ha disparado notablemente. Su precio, en menos de tres años, ha subido un 142,85% o lo que es lo mismo, ha multiplicado por 2,4 veces su precio y le ha conducido a máximos desde octubre de 2014. 

El motivo del fuerte avance y las previsiones alcistas acerca de su evolución se fundamentan en el crecimiento económico global al que asistimos y que se ha sostenido en el tiempo, lo que unido a las sanciones de EEUU a Irán, el colapso de la economía venezolana y una mayor demanda, hacen que el precio se pueda disparar hasta los 95 dólares, sin descartar la posibilidad de que divise los 100 dólares. 

Las sanciones de Estados Unidos a Irán amenazan con 'perturbar' el precio del petróleo. De hecho, la república islámica exportaba más de 2,1 millones de barriles por día y el objetivo es reducir dicha cantidad a cero. Esta decisión se aplica a todas las empresas que hacen negocio en EEUU y fuerza, por tanto, a cortar sus importaciones de crudo iraní. De todos modos, siempre algún díscolo como China, que vive su particular 'guerra comercial' con Donald Trump. 

El colapso de la economía de Venezuela también impulsa el rally del crudo. Los problemas e interrupciones de suministro han provocado que su producción haya caído más de un tercio desde 2016 y, salvo por un periodo breve en el año 2002, se encuentra en su nivel más bajo desde la década de los 40. 

Otros grandes productores de petróleo no tienen los problemas que vive el país presidido por Nicolás Maduro pero se enfrentan al constante desafío para mantenerse al día debido a la fuerte demanda, que también ha provocado que los inventarios de crudo de la OCDE hayan caído constantemente

El impacto de los altos precios del crudo se trasladará a la economía ya que se producirá una transferencia de riqueza de los países importadores a los productores y "provocar una desaceleración del crecimiento, sobre todo en el corto plazo", según destaca Francisco Blanch, director general de Bank of America Merrill Lynch. 

Por su parte, los consumidores verán reducidos sus ingresos reales lo que causaría que reduzcan sus compras de bienes y servicios, no solo de gasolina. El motivo es que los Gobiernos regulan el precio de la energía y a corto plazo el impacto de una subida de precios del crudo provoca un aumento del déficit presupuesto en los países importadores. Aun así,  a medida que los precios aumentan, "los países ceden y pasan el coste a los consumidores, aunque todavía no estamos en esa etapa". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios