Sospechas contables

Problemas en ACS: Hochtief se desploma en bolsa por las cuentas de la filial Cimic

Florentino Pérez aparca su jubilación de forma inesperada al frente del grupo hasta 2023 y aplaza el proceso de sucesión con Marcelino Fernández.

Imagen de Florentino Pérez con Marcelino Fernández Verdes.
Florentino Pérez aparca la sucesión con Marcelino Fernández Verdes / Efe.

Nervios en ACS a pocos días de su Junta de Accionistas ante la situación que atraviesa su filial australiana. Cimic, la antigua Leighton que está controlada en un 70% por la alemana Hochtief, se sitúa bajo la sombra de la sospecha por sus prácticas contables durante los últimos años después de que una firma de investigación contable (GMT) haya emitido un informe en el que acusa a la empresa de haber inflado sus beneficios antes de impuestos en 800 millones de dólares durante dos años. Las acciones de Cimic se desplomaron un 7% en la bolsa australiana este lunes y provocaron un efecto dominó sobre sus dueños europeos: las de ACS se vieron arrastradas en la sesión bursátil en España con caídas del 3,5%, hasta 38,5 euros. La alemana Hochtief bajó un 8,5%, hasta 119,4 euros, en Fráncfort y se convirtió en la peor acción del Stoxx 600.

"Cimic ha informado un sólido crecimiento de las ganancias en los últimos años ... Sin embargo, este crecimiento es una ilusión", apunta Nigel Stevenson, analista de GMT y autor del informe en el que señala que “el agresivo reconocimiento de ingresos” ha llevado a Cimic, bajo la dirección de Marcelino Fernández Verdes, a inflar sus resultados. La negativa de CIMIC a proporcionar respuestas sustanciales a nuestras preguntas sugiere que tiene algo que ocultar", apunta el analista.

En un comunicado enviado a la Bolsa y al supervisor de los mercados de Australia, Cimic dijo en un comunicado que estaba cumpliendo con sus obligaciones de divulgación. "Para obtener información precisa y análisis relacionados con la compañía, Cimic aconseja a los participantes del mercado que se remitan a sus informes anuales 2018 y anteriores, sus resultados financieros trimestrales, semestrales y anuales", contesta la empresa después de que la prensa australiana se haya hecho eco.

Fuentes oficiales de la matriz consultadas por ‘La Información’ declinaron realizar comentarios y se remitieron a dicho comunicado de la filial. Fernández Verdes fue consejero delegado de Cimic de marzo de 2014 a octubre de 2016 y presidente ejecutivo desde entonces, así como consejero delegado la alemana Hochtief, principal accionista de la empresa australiana que, a su vez, está controlada la empresa española.

Sucesión aparcada a 2023

En mayo de 2017, Fernández fue nombrado consejero delegado del Grupo ACS con la vítola de sucesor de Florentino Pérez al frente de la constructora, convirtiéndose en el ejecutivo español mejor pagado por sus distintos cargos en el grupo. En este sentido, el informe de GMT apunta a los altos incentivos asignados al ejecutivo español como una de las causas de las prácticas contables del grupo.

"El consejo de administración de Cimic está dominado por un presidente ejecutivo que también es CEO de ACS y Hochtief. Como era de esperar, la gestión se ha incentivado generosamente para maximizar el precio de la acción y aumentar las ganancias y el flujo de caja operativo. Estos incentivos pueden haber llevado a la inflación de ganancias que hemos encontrado", apunta el análisis sobre la filial.

Sin embargo, el proceso sucesorio parece haber quedado ahora aparcado por otros cuatro años más. El grupo, que celebra el próximo viernes 10 de mayo su Junta General de Accionistas, lleva en el orden del día la ratificación de Pérez, de 72 años, en el cargo de presidente por otros cuatro años más, hasta 2023.  ACS someterá asimismo a su junta la también reelección en su puestos de gran parte de los consejeros y someterá a votación la designación de KPMG como nueva auditora en sustitución de Deloitte, firma que ha ejercido este papel desde 2002. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios