Reunión del Consejo de Gobierno

La recuperación más lenta lastra las expectativas de subida de tipos del BCE

La política monetaria de la zona euro se mantendrá relajada, pese a las presiones inflacionistas que coinciden con una ralentización en el crecimiento de la economía.

Christine Lagarde, BCE
Christine Lagarde, presidenta del BCE
Agencia EFE

La economía de la zona euro se enfrenta a un enfriamiento de su recuperación ante los 'shocks' en la oferta que han provocado cuellos de botella en las cadenas de suministros y la crisis energética. Pese a este escenario, los mercados esperaban una subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) ante las crecientes presiones inflacionistas. Sin embargo, los analistas lo descartan para evitar hacer tambalear la recuperación, que va a ser más lenta de lo esperado, y las perspectivas sobre la fecha de subida de tipos, aunque no son concretas, se retrasan a entre 2023 y 2025.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne este jueves y, aunque no se esperan grandes decisiones -se anunciarán en diciembre-, el discurso de su presidenta, Christine Lagarde, adquiere relevancia ante un escenario que había despertado el miedo a la estanflación. El banco privado de Julius Baer espera que el BCE transmita un "mensaje moderado" al sumarse a la normalización de la política monetaria, la idea de que tiene la intención de terminar con "las compras de activos primero y ver que la inflación se estabilice por encima del 2% antes de comenzar a aumentar las tasas de interés". 

Por su parte, desde Pimco creen "que las nuevas orientaciones sobre los tipos de interés implican que el BCE tendría que proyectar una inflación del 2% para los dos años siguientes al año en curso, es decir, hasta 2024, y probablemente una inflación subyacente superior al 1,6% y con una tendencia al alza".

La inflación de la zona euro alcanzó este septiembre un máximo de 13 años (3,4%), sobre todo impulsada por el aumento de los precios de la energía, dos puntos porcentuales por encima del alza de agosto. Asimismo, los alimentos, el alcohol y el tabaco registraron un encarecimiento del 2,1%. En España, el Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,8% en septiembre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 4%. El BCE defiende que se trata de una inflación "transitoria", igual que señalan los expertos. Pero en el actual ciclo económico aún "se verán niveles de inflación que no vimos en el anterior ciclo", con tasas más altas, según explica la directora de Estrategia de JP Morgan AM para España y Portugal, Lucía Gutiérrez-Mellado.

El mercado descontaba una subida de tipos de acuerdo a las presiones inflacionistas. En concreto, según Generali Investments los inversores revalorizaron el futuro nivel de los tipos de interés del BCE en unos 40 puntos básicos en un horizonte de tres años, una postura que valoran como "demasiado agresiva". El motivo es el traslado, "de forma errónea", de las subidas de otros países a la eurozona. Como consecuencia habrá una corrección en las previsiones de los tipos, lo que "afectará a los rendimientos a largo plazo": el aumento de la rentabilidad será mucho más lento. 

Sin embargo, la inflación no alterará la guía prevista por el BCE para evitar "un traspié monetario financiero como el del 'taper tantrum' de 2013 o el desliz de política monetaria del BCE de 2011", afirman en en MAPFRE Economics. Más allá de los tipos de interés, actualmente, el BCE compra alrededor de 70.000 millones de euros al mes en el marco del Programa de compras de emergencia para la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), además de 20.000 millones de euros al mes en el marco del Programa de Adquisición de Activos (APP) regular. En la reunión de diciembre se esperan la actualización del BCE, así como nuevas proyecciones macroeconómicas. 

Se queda atrás respecto a la Fed

El mensaje por parte de los bancos centrales es que la retirada de estímulos "va a ser muy gradual", manteniéndose una política monetaria "relajada", señala Gutiérrez-Mellado. Sin embargo, el ritmo es diferente entre el BCE y la Reserva Federal de EEUU, al haber pasado esta última lo peor de la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 antes de tiempo. En Europa, la recuperación se ha producido más tarde, por lo que JP Morgan AM prevé que la subida de tipos "llegue más tarde" que en comparación con el país norteamericano. 

La reunión del BCE tendrá lugar una semana antes de la reunión del FOMC, en la que se prevé que los responsables de la política monetaria de EEUU anuncien el inicio del 'tapering'. Por su parte, el Banco de Inglaterra también se inclina por una subida de tipos en noviembre, aunque con discrepancias internas. El gobernador Andrew Bailey afirmó que debían tomar medidas para frenar el aumento de la inflación, pero la responsable de políticas, Silvana Tenreyro, dijo recientemente que era "poco probable" que la subida de tipos fuera a producirse antes de Navidad. 

Mostrar comentarios