De cara a final de año

Rentamarkets prevé más volatilidad y apuesta por la deuda de las tecnológicas

Los gestores de la firma destacan que "los riesgos aún son altos" y abogan, en renta variable, por la toma de posiciones en compañías de calidad. 

Emilio Botín O’Shea, presidente y socio fundador de Rentamarkets
Emilio Botín O’Shea, presidente y socio fundador de Rentamarkets

Rentamarkets ha presentado sus perspectivas para el cuarto trimestre. La firma de servicios de inversión y gestión de activos financieros presidida por Emilio Botín O'Shea es partidaria de apostar por negocios de calidad comprados a un precio razonable para sus carteras de renta variable, y por bonos de elevada calidad crediticia en sectores como el tecnológico o el energético para renta fija.

Los gestores de Rentamarkets prevén un nuevo incremento de la volatilidad en la parte final del año debido a una combinación de sorpresas macro negativas; la segunda ola de rebrotes; y la incertidumbre sobre la aprobación de una vacuna contra el Covid-19. De igual modo, esperan que en el mercado puedan incidir acontecimientos geopolíticos, como las elecciones presidenciales en EEUU y la negociación del Brexit, junto a un parón en seco de la mejoría de la liquidez.

Ignacio Fuertes, socio y director de inversiones de Rentamarkets, ha señalado que la firma ha decidido reducir su exposición al riesgo. "Con respecto al crédito, reducimos la exposición a aquellos sectores que más dudas generan en términos de generación de flujos de caja, mientras en renta variable, decidimos más bien reducir la beta de mercado". En referencia a las variaciones en las cotizaciones de ciertos activos destaca que "no son sino el resultado de unas valoraciones elevadas y una falta de liquidez permanente, lo cual nos hace prever un retorno de los episodios de volatilidad". 

José María Díaz y Juan Díaz-Jove, co-gestores del fondo de renta variable Rentamarkets Narval FI, han conseguido una rentabilidad en torno al 6% en lo que va de año, lo que les hace ser optimistas con su selección de valores en cartera, aunque sin ignorar que "los riesgos aún son altos". La cartera prima las compañías de calidad, que representan un 90% del capital, y que está integrada tanto por sectores defensivos (42% de la cartera) como Alcon o Bunzl y cíclicas (47%) como Nokian Tyres o Ashtead. 

Por su parte, Rentamarkets Sequoia FI, que gestiona de manera dinámica una cartera formada por crédito corporativo y deuda gubernamental, apuesta en la actualidad por bonos de elevada calidad crediticia como son los del sector tecnológico (Amazon, Alibaba, Apple o Tencent) o energético (Shell, Equinor o Total). Ignacio Fuertes recalca que ha aprovechado el arranque de septiembre para vender posiciones en sectores de mayor beta (hoteles, aerolíneas, automóviles…), pero también para liquidar posiciones en CoCos y deuda IT-2 de entidades europeas, de modo que la posición de liquidez se ha incrementado hasta suponer el 41% de la cartera. 

Rentamarkets atraviesa por un buen momento. La firma ha completado el tercer trimestre del año con todos sus fondos en positivo. Rentamarkets Narval generó un rendimiento del 1,81% en el tercer trimestre de 2020, alcanzando un rendimiento en el año del 5,39%, frente a los principales índices europeos, ya que el Stoxx600 acumula pérdidas del 11,56% en el mismo periodo y el EuroStoxx 50, un -12,58%. Por su parte, Rentamarkets Sequoia sumó un 1,90% en el tercer trimestre y en el año avanza un 6,13%, que le sitúa a la cabeza por rentabilidad de su categoría Morningstar.

Mostrar comentarios