Debutará con descuento

La revolución verde es el talón de Aquiles de Cepsa en su inminente salida a bolsa

La petrolera no puede renunciar radicalmente al petróleo por el enorme peso que tiene Mubadala Investment, fondo soberano de Abu Dabi, en su capital. 

fotografía Torre Cepsa
La nula revolución verde de Cepsa pesará en su contra en la salida a bolsa  / EFE. 

La revolución verde de las compañías petroleras es imparable. En nuestro país, Repsol ha comenzado a hacer estas incursiones y ha preparado un giro estratégico para su negocio, con el gas y la movilidad como principales ejes. De hecho, la petrolera presidida por Antonio Brufau ha irrrumpido en el sector eléctrico con la compra de las centrales de Viesgo y ha puesto en marcha proyectos en el sector fotovoltaico, emulando a otras empresas del sector como Shell, que suministrará electricidad en Reino Unido. 

El 'giro verde' de las petroleras es el punto débil para algunas empresas del sector, como es el caso de Cepsa. La compañía está cerca de cotizar (de nuevo) en la bolsa española, tras registrar su folleto de salida a bolsa, con el 16 de octubre fijando el precio de salida y dos días más tarde, el 18 de octubre, realizará el particular toque de campana. La expectación es máxima ya que se trata de la mayor colocación desde Aena, pero el documento arroja una clara debilidad: su poca apuesta por las energías alternativas. 

Cepsa es la petrolera con menor peso en energía renovable en nuestro país ya que el porcentaje es ínfimo y su modelo de negocio se centra en hidrocarburos. No tanto en exploración o producción sino en refino, una de las ramas de actividad más rentable en una petrolera, lo que añade un plus de atractivo a la colocación. 

Fuentes próximas a la colocación de Cepsa en bolsa han destacado que mientras el resto gira hacia un foco renovable y a una vinculación con el mundo eléctrico, ella "no puede renunciar tan radicalmente al petróleo por el enorme peso que tiene (y que seguirá tras la colocación) Mubadala Investment, fondo soberano de Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos), y que dañaría sus propios intereses". De hecho, el país es uno de los grandes productores a nivel mundial del 'oro negro'. 

Las petroleras deben aprender de los avances realizados en otros sectores, como por ejemplo los automóviles, y sobre todo en el caso de Cepsa. La petrolera española es "una empresa moderna en términos de eficiencia pero se ha quedado muy anticuada por su gran dependencia fósil", destaca Fernando Hernández, subdirector de Andbank Wealth Management. Además, resalta que "se oye poco de energías alternativas y no tiene definida una estrategia en este ámbito" por lo que "ese es el aspecto que no nos gusta de la compañía". 

La petrolera ha pasado de 'puntillas' en dicho aspecto y en su folleto apenas lo menciona. El nuevo negocio de las renovables no aparece ni en su plan uno (2017-2020) ni en el dos (2021-2025) y hay que remontarse al tres, comprendido entre 2026 y 2030, para que la compañía haga hincapié en las renovables como nuevo modelo de negocio. Es decir, no se volcaría con las energías verdes, como poco,  hasta dentro de ocho años siempre y cuando se cumpliera al pie de la letra su 'hoja de ruta.

Las mayores menciones aparecen en los riesgos de la petrolera ante su inminente salida a bolsa. De hecho, Cepsa destaca literalmente que el implementar programas de movilidad 'verde' o estándares más estrictos de eficiencia de combustibles "reduciría la demanda de los productos vendidos y potencialmente nos obligaría a realizar importantes inversiones de capital en nuestras refinerías para configurarlas para un producto alternativo". 

El 16 de octubre será una fecha clave para saber si la colocación de Cepsa será atractiva o no. Ese día se fijará su precio de salida y si sale en el rango más bajo de los precios "sería una compañía con recorrido en bolsa", según señala Fernando Hernández, mientras que si lo hace en la parte alta "no tendría mucho potencial y ganaríamos poco más del dividendo". 

Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB, ha señalado sobre la colocación de la petrolera que el precio del petróleo, cercano al nivel de los 85 dólares por barril, "puede hacer que la inversión en Cepsa sea una opción a tener en cuenta en el medio y largo plazo". Además, destaca que "la rentabilidad por dividendo, que rondaría el 6%, hace aún más atractivo al valor". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios