Miércoles, 27.03.2019 - 01:22 h
Se hunde un 38,27% en el año

Sabadell se queda sin defensas ante una opa al romper su blindaje el núcleo duro

El pacto entre Oliú, Lara, Andic y Colonques se renovó en 2016 y habría permanecido vigente hasta 2021

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell
Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell / BANCO SABADELL - Archivo

El Banco Sabadell se ha quedado sin defensas ante la posible opa de otra compañía. Su presidente, Josep Oliú, y otros inversores y empresarios catalanes, entre ellos José Manuel Lara (Planeta), Isak Andic (Mango) y Héctor Colonques (Porcelanosa), han decidido finiquitar de forma anticipada el acuerdo parasocial suscrito en 2006 por el que se limitaba la transmisión de sus acciones a terceros, y que les blindaba ante posibles amenazas, como la de ser adquiridos por otra entidad.

El movimiento se produce a finales de un año muy complicado en bolsa para la entidad catalana, que hasta la fecha es el segundo valor más castigado de todo el Ibex 35 con un retroceso del 38,77% hasta los 0,97 euros por título -tan solo por detrás de Mediaset, que se deja un 39,24%-. Desde que comenzó enero el Sabadell ha perdido 3.847 millones de euros de capitalización. De hecho, el sector financiero español en general se ha dejado en bolsa más de 46.000 millones de euros en el actual ejercicio. 

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en Nochebuena, la entidad da por extinguido este pacto, que había ejercido de escudo ante la posible entradas de otros inversores más potentes en el capital de la firma o incluso ante una oferta pública de adquisición (OPA) en el momento de su salida a Bolsa.

El pacto tenía una duración de diez años, prorrogables en periodos de cinco, y estaba suscrito por el presidente de la entidad, Josep Oliu; el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara Bosch; el propietario de Mango, Isak Andic, y el presidente de Porcelanosa, Héctor Colonques.

También firmaron el acuerdo el empresario textil catalán Miguel Bosser, el propietario de Titan, Joaquín Folch-Rusiñol, y el presidente de la inmobiliaria valenciana Astroc, Enrique Bañuelos, que se adhirió posteriormente.

El acuerdo no tenía valor en el caso transmisiones de acciones a familiares, empresas propiedad de los firmantes o en caso de fallecimiento por herencia se renovó a mediados de 2016 por lo que de no haberse extinguido de forma voluntaria, se habría mantenido vigente hasta 2021.

El núcleo de Sabadell, que se fortaleció aún más en diciembre de 2006 tras comprar cerca de un 7,7% de la participación del 12,45% que ostentaba La Caixa, ha dejado de forma anticipada y oficialmente de existir, mientras que las participaciones de los firmantes se han diluido.

Actualmente, más del 50% de los accionistas del banco catalán son inversores institucionales. Blackrock, con un 5,322%, es su accionista principal, seguido de Norges Bank, con un 3,175% y de Fintech Europe, el 'brazo' inversor con sede en Luxemburgo del mexicano David Martínez Guzmán, que ostenta un 3,105% en la entidad.

El Banco Central Europeo (BCE) vigila de cerca a Sabadell, entre otros 11 bancos de área del euro, que obtuvieron los peores resultados en los últimos test de estrés realizados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Fueron aquellos que, en concreto, registraron una ratio de capital de máxima calidad CET1 inferior al 9% en el escenario estresado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios