Por 300.000 euros

El radar de la CNMV multa por su veloz operativa en Sacyr a Moreno Carretero

El supervisor emite una sanción de 300.000 euros al dueño de la constructora Altec por no informar a tiempo de sus movimientos en Sacyr.

Sacyr, junta general de accionistas
Junta general de accionistas de Sacyr. /  Archivo

José Moreno Carretero traía de cabeza a muchos en la constructora Sacyr. Al primero a su consejero delegado, Manuel Manrique. También a Demetrio Carceller y José Manuel Loureda, los dos principales accionistas de la constructora. Sus rápidos movimientos en el capital a través de derivados financieros le llevó a alcanzar una participación cercana al 17% del capital a lo largo de 2017 y mantuvo esa participación en 2018 con vistas a la celebración de la Junta General de Accionistas. Su objetivo final era promover un cambio en la cúpula directiva.

Sin embargo, la velocidad con la que Moreno Carretero construyó su participación en la empresa y la bajó posteriormente elevó las sospechas de la cúpula de Sacyr, pero también de la CNMV. El supervisor finalmente ha dictaminado que el constructor infringió el deber de comunicar en tiempo y forma la verdadera dimensión de su participación. La CNMV ha impuesto multas que suman 300.000 euros al empresario José Moreno Carretero y a su sociedad Beta Asociados por infracción muy grave por incumplir el deber de comunicar al supervisor participaciones significativas en acciones, según publica este jueves el BOE y la CNMV.

El consejo de administración de Sacyr cesó a Moreno Carretero en 2018 de su puesto como consejero entre acusaciones de haber “infringido su deberes legales, estatutarios y haber dañado la reputación y el interés social de Sacyr”. Según los registros actuales, Moreno Carretero, junto a su sociedad Beta Asociados, controla el 8,18% del capital. Entre noviembre de 2018 y enero de este año subió del 5,9% al 8,18% su posición directa en Sacyr tras liquidar varios paquetes de derivados que abarcaban el 12% del capital. 

Una guerra accionarial

Moreno Carretero, afín al expresidente y exprimer accionista, Luis del Rivero, mantuvo a lo largo de 2017 y 2018 un pulso con la cúpula que encabeza Manrique, que logró el apoyo para su causa de Demetrio Carceller y José Manuel Loureda. A finales de 2017, el dueño de la constructora Altec comunicó la ejecución de derivados financieros que mantenía en la constructora con fecha de 18 de diciembre aunque su ejecución se había producido el 22 de mayo, es decir, seis meses antes. Esos derivados eran una venta de ‘opciones put’ liquidables por entrega de las acciones que le llevaron a adquirir el 4% del capital.

A partir de entonces, Moreno Carretero blindó su participación con un ‘collar’, una estructura de derivados que neutraliza las pérdidas que ocasione una caída en la cotización. Y ahí desplegó otra estrategia de ‘opciones put vendidas’, usada por un inversor que espera un escenario alcista, lateral o con una pérdida controlada en la cotización del activo. Moren Carretero se mantiene como el tercer mayor accionista de Sacyr por detrás de Carceller (12,5%), Loureda (8,2%) y por delante de Grupo Fuertes (El Pozo), con el 6,3%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING