Apareció en uno de los anuncios de fin de año

De publicitado a dolor de cabeza: el fondo 'estrella' del Santander entra en pérdidas

Los clientes que apostaron por el Santander Small Caps no solo pierden dinero, sino que pagan una de las comisiones más altas del mercado.

Santander Small Caps
Santander Small Caps

El fondo más famoso de Banco Santander, Santander Small Caps, ha caído en terreno negativo en lo que va de año. El desplome de sus principales apuestas en los últimos meses, cerca de un 10% de media, ha puesto en alerta a sus inversores, muchos de los cuales llegaron al producto tras una agresiva campaña publicitaria.

La popularidad que ha ganado el fondo gestionado por Lola Solana, se debe principalmente al conocido anuncio con el que muchas personas en España recibieron el nuevo año. La repercusión que tuvo dicho reclamo y la posterior campaña de publicidad que orquestó Banco Santander, tuvo el reflejo en el número de personas que se interesó por él. De hecho, las búsquedas del término ‘Santander Small Caps’ se multiplico por 4 entre finales de diciembre y principios de enero y casi por 10 respecto a un año antes.

La campaña publicitaria levantó el interés, y el equipo de marketing y ventas se encargó de engalanarlo para acelerar las ventas. Así, el folleto de venta colocaba su rendimiento anual medio del 17% en la parte más visible, aunque dicha cifra tenía un pequeño truco. Se trataba de la ganancia media a 5 años, con importantes altibajos, mientras que si se alarga a un espacio temporal de 10 años, la cifra es del 4,57%. Una cifra mucho más terrenal. A lo que se debe descontar algo más de un 2% en cuanto a comisiones, por lo el resultado final no supera con excesivo margen el efecto de la inflación en estos años.

Gracias a la fuerte propaganda, un número alto de personas decidieron apostar por el fondo y se dispararon las captaciones de capital. De hecho, entre enero y febrero de 2018 se obtuvieron más ingresos que en los 24 meses anteriores. Ahora, todos aquellos inversores están perdiendo una parte importante de su capital, por el efecto combinado de la caída de la rentabilidad del fondo, las altas comisiones y por último el incremento de la inflación.

La evolución de la rentabilidad del fondo ha ido a peor a medida que los mercados se han ido deteriorando, aunque a cada inversor le afecta de manera distinta. Para los que entraron a principios de años, la mayoría, la caída es del 1,4%. Por su parte, aquellos que decidieron invertir entre marzo y abril -en dicho mes se cerró el fondo a más ingresos- la pérdida acumulada es del 4,55%.

A lo anterior, se le debe sumar el pago de un 2,11% en concepto de comisiones. El porcentaje se sitúa entre los más altos del sector muy por encima de otros de renombre como Cobas (1,79%), AzValor (1,88%) y Magallanes (1,81%). Incluso dentro de la gestora del propio Santander, la cifra que cobra su Small Caps es el más alto entre los 20 mayores fondos por patrimonio comercializados. Aunque un 2% no parezca un porcentaje alto, en realidad sí lo es, ya que si se toma una inversión a 10 años, al rendimiento del 4,57% del fondo, la mitad de las ganancias se quedarían en el fondo. Lo que supone unos 6.030 euros de una revalorización de 13.300 euros. Todo ello unido a una inflación que está por encima del 2%.

Meses complicados para sus apuestas

El fondo ha sido presa en los últimos meses de la fuerte caída de sus valores estrella. Su principal apuesta, Fluidra, cae en los últimos seis meses un 14,8%, mientras que las tres siguientes siguen ese camino: Vidrala cae un 14,31%, NH Hotels se mantiene plano y Cie Automotive cae hasta un 12,7%. Pese a ello, la gestión de Solana sobresale respecto al índice de referencia, MSCI Spain NR. Además, presenta buenas posiciones respecto a la clasificación de Citywire frente a otros competidores españoles.

Uno de los problemas a los que se ha enfrentado el fondo es que ha tenido que variar en parte su estrategia. Al contar con un capital mucho más grande que gestionar, su rendimiento se limita al tener que entrar en más empresas, y muchas de ellas con mayores dimensiones de lo que antes lo hacía. Esto último, rompe en parte el esquema del sistema de inversión ‘Small Caps’, ya que uno de sus fundamentos es trabajar con empresas pequeñas prácticamente ignoradas por los grandes de la inversión, donde la distorsión precio y valor es mucho mayor.

Aunque el problema no se limita al fondo gestionado por Solana, incluso el mejor inversor del mundo se ha enfrentado a este problema. Warren Buffett ha respondido en multiples ocasiones "si solo gestionase un millón de dólares podría obtener rentabilidades mucho más altas", ante la pregunta de por qué le cuesta tanto batir al mercado en los últimos años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios