Registran fuertes caídas

Santander, BBVA, Telefónica... los pesos pesados del Ibex son su mayor problema

Las grandes compañías españolas no atraviesan por un buen momento y han perdido el beneplácito de los analistas, a excepción de Iberdrola. 

BBVA
BBVA es el 'blue chip' que mayor castigo sufre este año. 

El Ibex 35 no pasa por su mejor momento. Los focos de incertidumbre no desaparecen y cada vez se añaden pequeñas 'píldoras' de volatilidad que hacen que el selectivo ni divisa la posibilidad de entrar en terreno positivo en el año. A la crisis de los países emergentes y la guerra comercial que libra Donald Trump con China y la UE, se le une el órdago lanzado por el Gobierno de Italia a la Comisión Europea a raíz del objetivo de déficit que quiere fijar el país transalpino y la escalada del bono estadounidense por encima del 3%, máximos de 2011, que ha provocado que los inversores apuesten por la renta fija y no por la variable. 

Este 'cóctel' de acontecimientos macroeconómicos ha provocado que la mayoría de índices europeos cotice en rojo durante este año y el Ibex 35 se deje un 8%, penalizado por la mala evolución de la mayoría de pesos pesados del selectivo. De hecho, los cuatro grandes del selectivo (Santander, Inditex, BBVA y Telefónica) tienen una ponderación de casi el 45% y todos sufren caídas este año, lo que supone una gran losa para la marcha de la bolsa española. 

Los más castigados son los dos bancos. Santander, el valor con más ponderación en el Ibex 35, se deja más de un 16% mientras que la caída es aún mayor en BBVA, con un descenso del 24%. El desplome de ambos bancos obedece a múltiples factores, entre los que destacan su gran deuda italiana en balance y su fuerte peso en mercados emergentes, como Turquía para la entidad vasca y Brasil para la cántabra. 

Ninguno de los dos bancos cuenta con el beneplácito de las casas de análisis. El consenso de mercado recomienda 'mantener' sus acciones y, eso si, las fuertes caídas han aflorado un gran potencial en ambos casos: en torno al 30%. De todos modos, las dudas acerca de la evolución de su negocio marcan la actualidad.

Deutsche Bank ya advertía al BBVA que necesitaría más provisiones por la crisis que se vivía en Turquía, a la vez que recortaba sus estimaciones de beneficios un 6% para el año que viene y un 4% para 2020. Por su parte, la firma de inversión Kepler no daba potencial al Santander y era muy contundente con la compra del Popular, al señalar que no aportará valor y hubiera sido mejor opción centrarse en crecer de manera orgánica. 

Inditex rara vez ha sido la protagonista de un año en negativo y tenía mal acostumbrados a sus accionistas. La empresa textil registraba en 2017 su primera caída bursátil en un ejercicio completo y este año va camino de repetir el mismo (-11%) debido a que la oleada de malas recomendaciones ha pesado a la cotizada fundada por Amancio Ortega. Uno de los bancos que le ha metido un gran 'tijeretazo' ha sido Morgan Stanley, que destacaba que la compañía minorista es "cada vez más sensible a las divisas, ha registrado caídas de márgenes en los últimos cinco años y afronta el mismo desafío online que la mayoría de rivales del sector". 

Telefónica tampoco se libra de las caídas en el año, aunque son similares a las de Inditex, en el entorno del 11-12%. La 'teleco' presidida por José María Álvarez-Pallete tiene un emergente que supone un gran quebradero de cabeza: Argentina. El país se encuentra en negociaciones constantes con el FMI para lograr financiación y el peso argentino se ha desplomado hasta mínimos, lo que tendrá un impacto negativo en sus cuentas. Por si fuera poco, hay que sumarle la 'guerra de tarifas' que vive el sector en nuestro país y las dudas acerca de si rentabilizará la inversión pagada en la emisión del fútbol y la Champions. Casi nada. 

Iberdrola, el único en positivo

Con las fuertes caídas que viven estos cuatro valores, es lógico que el Ibex 35 no logre números verdes. Iberdrola, que también goza del beneplácito de los gestores, es la única que arroja algo de optimismo a sus accionistas. La eléctrica presidida por Ignacio Galán cuenta con una recomendación de 'compra' por parte del consenso de mercado y le asigna un precio objetivo de 7,30 euros. Es decir, la empresa rebotaría en torno a un 15%.

Morgan Stanley, al contrario que en el caso de Inditex, confía en la buena evolución de la compañía eléctrica, gracias a la mejora de ingresos que logrará este año, la rentabilidad de los proyectos y la puesta en funcionamiento de los que estaban en fase de construcción. El mercado daba la razón tanto a los bancos de inversión como a los gestores ya que en el mes de julio marcaba máximos históricos al cotizar cerca de los 6,8 euros por título. 

La mala evolución de muchos de los 'blue chips' ha provocado que, junto al rally alcista protagonizado por Amadeus, la posición de muchos de ellos peligre. La empresa proveedora de tecnología para la industria del turismo escala más de un 30% durante este año y, además, protagoniza la mayor subida del selectivo, lo que le ha llevado a tener una capitalización de mercado de casi 34.500 millones de euros. Por tanto, se sitúa a escasos millones de gigantes como BBVA y Telefónica

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING