A las puertas de sus resultados trimestrales

Santander y Telefónica reciben a ritmo de samba la previsible victoria de Bolsonaro

Los dos grandes del Ibex 35 presentan el próximo miércoles sus resultados del tercer trimestre

Oportunidades en las elecciones de Brasil

Las encuestas y los analistas dan como más que probable la victoria de Jail Bolsonaro (Partido Social Liberal) en la segunda vuelta de las presidenciales brasileñas. En el mercado ha calado la idea de que en más corto plazo, ese resultado supondrá una oportunidad de lograr una rentabilidad 'extra' en aquellos valores europeos más expuestos al país carioca. Dos pesos pesados del Ibex 35 recibirían a ritmo de samba la noticia a las puertas de la presentación de sus resultados trimestrales el próximo miércoles: Santander, con un 25,34 de su negocio en el país, y Telefónica, con un 21,33%. 

Al menos en el plazo más inmediato se trataría de una buena noticia para la primera entidad española, dentro de un año negativo para el sector en general. El golpe que ha supuesto la sentencia del Supremo (ahora en revisión) sobre los impuestos a las hipotecas ha llevado a la banca a cotizar con los mayores descuentos desde la crisis de 2012. En lo que va de año, el banco que preside Ana Botín ha perdido un 26% de su capitalización en bolsa.

En el caso de Telefónica, la operadora ya había avanzado que sus resultados del tercer trimestre se verían afectados por la crisis argentina, a causa de la hiperinflación en el país. Brasil puede suponer un cierto respiro que le permitiría recuperar una parte, al menos, de lo perdido este ejercicio. Desde enero sus títulos caen en torno al 16%.

Pasada la euforia inicial, los analistas apuestan por la cautela en el medio plazo. El motivo es el complicado panorama político y económico que tiene por delante el país. El candidato de la ultraderecha deberá enfrentarse a un Congreso muy fragmentado y con un respaldo escaso a sus políticas. Sobre todo si tenemos en cuenta el talante de Bolsonaro, al que muchos se refieren como "el pequeño Trump". Además están las dudas sobre el tiempo en que el reputado economista Paulo Guedes (partidario de la reforma de las pensiones y de la privatización de las empresas estatales y quien suena como nuevo ministro de Finanzas) y vaya a formar tándem con Bolsonaro.

El próximo líder brasileño deberá hacer frente a un nivel de deuda pública disparado en el 77% de su PIB, a un déficit en el entorno del 7%, así como al problema de la inflación. De hecho, los economistas coinciden en que el banco central del país necesitará subir el precio del dinero, tras un periodo de tipos inferiores. Las expectativas apuntan a un nivel del 8,5% desde el 6,5% actual.

La bolsa brasileña podría estar sobrerreaccionando 

En MacroYield inciden en que el alza en los activos de riesgo brasileños podría estar descontando un escenario excesivamente optimista. De este modo, los avances de las últimas semanas podrían estar siendo excesivos. Del mismo modo, creen que la poco probable victoria de Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores, supondría un fuerte batacazo para los activos de riesgo brasileños en el corto y medio plazo.

El Bovespa se ha revalorizado un 6% en el último mes y Alejandro Hardziej, analista del Julius Baer, considera que, aunque el plan económico de Bolsonaro sigue sin estar claro, los inversores dan por hecho que de imponerse en las urnas, habrá medidas de "alto impacto" en los primeros días de la transición presidencial.

Bolsonaro se ha comprometido a reforzar la independencia del banco central, a acometer la reforma de las pensiones y a privatizar las empresas estatales que no alcancen sus objetivos sociales o no sean rentables. Si cumple con alguna de estas dos propuestas y, además, pone coto a la corrupción, los expertos creen que los bonos brasileños tendrán un potencial interesante.

Thomas Rutz, gestor de fondos de MainFirst Emerging Markets, destaca que el real brasileño ya ha repuntado frente al dólar estadounidense desde los 4,20 de principios de septiembre, hasta los 3,70 a mediados de octubre. A la vez, el diferencial de los bonos soberanos de Brasil se ha reducido aproximadamente 70 puntos básicos, de 430 a 360, una tendencia que en opinión de Rutz continuará.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios