El supervisor, bajo los focos

Seis meses, seis polémicas en CNMV: Dia, GAM, Botín, Natra, Telepizza, Parques…

El supervisor termina la primera parte del ejercicio 2019 con una ajetreada actividad de opas y roces con los accionistas minoritarios.

Sede CNMV
Sede de la CNMV / L.I.

Natra, opa a la baja; aprobada. Dia, opa a la baja; aprobada. Telepizza, lío de fondos; supervisado. Botín, tuit inoportuno; archivado. Parques Reunidos, auto-opa; aprobado. GAM, una pequeña opa sobre una empresa al borde de desaparecer... Intervención. La forma de actuar de de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado esta semana un giro de 180 grados tras hacer uso del ‘superpoder’ para dictar el precio de una opa en la operación de Francisco Riberas (Gestamp, Cie) sobre la empresa de alquiler de maquinaria en manos de los bancos.

El supervisor acaba cruzar el ecuador de 2019 sin dejar indiferente a nadie cada vez que ha tenido que salir a escena, en especial, a los accionistas minoritarios. Los 'pequeños' han visto como los 'grandes' se hacían con empresas cotizadas españolas desde la barrera y, en su mayoría, con una alfombra roja al comprador como ha ocurrido en Natra, Telepizza o Dia. ¿Qué papel ha jugado el arbitro y 'policía bursátil' en estas operaciones?

Dia
La opa interminable de Fridman
Mijaíl Fridman, primer accionista de Dia.

La adquisición de Dia se estudiará en las escuelas de negocios como una de las operaciones de toma de control en la bolsa española más sofisticadas y complejas efectuadas en suelo ibérico. A cámara lenta, desde mayo de 2017 y hasta esta misma fecha, el fondo Letterone de Mijaíl Fridman comenzó a tomar posiciones en la compañía a través de Goldman Sachs. La cotización en ese periodo pasó de casi 6 euros hasta menos de 0,5 euros. En febrero de este año, la CNMV dio el visto bueno a la oferta de compra a 0,67 euros de Fridman y sus socios sobre la cadena de supermercados. La operación ha contado con todas las bendiciones por la situación de insolvencia sobrevenida que estalló en Dia.  Sin embargo, ¿debió haber sido más exigente el supervisor con la opa a derribo?

Dia
El tuit de Botín
Ana Botín Santander

La operación de Fridman sobre Dia tenía un derivada clave para rentabilizar la operación: la renegociación de la deuda de la empresa con los bancos acreedores. Una vez se cerró la compra, la mayoría de bancos que financiaban a Dia pusieron pies en polvorosa vendiendo sus préstamos a fondos de inversión y otras firmas. Solo uno puso pie en pared: Santander, tenedor del 27% de la deuda bancaria. La presidenta del banco y su equipo mantuvieron hasta el final el pulso con Letterone por la refinanciación de Dia. La compañía estuvo al límite de caer y se salvó por un tuit. Ana Botín reveló a las 17:20 horas del lunes 20 de mayo que se había llegado a un preacuerdo. Las acciones de Dia, que caían en torno al 4%, terminaron casi planas, pero la CNMV consideró que el mensaje fue "inapropiado" pero con "impacto limitado" y lo archivó.

Natra
La ejecución de los bonistas a los accionistas
Los amantes del chocolate podrían ganar dinero mientras disfrutan de su placer.

Una de las operaciones que se ha fraguado entre bambalinas, en silencio y con más sombras por iluminar es la toma de control de la chocolatera valenciana Natra. La CNMV rechazó la petición de un grupo de minoritarios para que revelase la información confidencial de la opa sobre la compañía y les instó a que fuesen a los tribunales para conseguirla. En realidad, el folleto de la opa sobre la compañía revela cómo todo se orquestó porque uno de los bonistas de la empresa quiso vender su deuda y tuvo que buscar un comprador no solo para sus bonos, sino para toda la compañía. Bybrook, dueño de la mayoría de la deuda convertible junto a Sabadell y Deutsche Bank, rastreó el mercado y se encontró con un interesado: Investindustrial. 

Parques Reunidos
Una auto-opa con ayuda del capital riesgo
Aquopolis, propiedad de Parques Reunidos

Todavía está en marcha y en proceso. Parques Reunidos, una de de las principales inversiones de la familia March a través de Corporación Alba, está protagonizando estos días su segunda exclusión de bolsa en pocos años. Alba, junto a otro de los accionistas de referencia de la empresa, buscó en el fondo de capital riesgo EQT un aliado para excluir de bolsa la compañía dueña del zoo de Madrid o Parque Warner. La CNMV todavía no ha puesto demasiados reparos a la operación, aunque sí sorprende que los compradores hayan eliminado el mínimo de aceptación de su opa y estén comprando en mercado grandes paquetes de acciones de la empresa. ¿Es una opa acelerada? ¿Una auto-opa? ¿Voluntaria u obligatoria? Solo el supervisor sabe con certeza qué tipo de opa es esta.

Telepizza
El secreto estaba en la masa 
¿Cuál es la mejor pizza de supermercado?

De nuevo, un accionista de referencia de una empresa cotizada busca socios externos para excluir de bolsa una empresa. Telepizza, controlada por KKR, es al igual que Parques Reunidos una empresa que ya cotizó en bolsa, fue excluida, volvió a cotizar y vuelve a ser excluida. Los episodios oscuros de la operación tienen que ver con la alianza de la empresa española con Yum Brands, dueña de Pizza Hut, para la fusión de sus negocios de pizza por el todo el mundo. La CNMV se limitó, no obstante, a señalar que vigilaría que los compradores de la empresa no pagase más de lo fijado (6 euros por acción) a los 'hedge funds' que invirtieron en Telepizza en plena opa. Boussard & Gavaudan se unirá a KKR, Torreal, Safra y Alba como socio de la empresa ya fuera de la bolsa.

GAM
Riberas paga los platos rotos
Excavadora de GAM

El multimillonario del sector de la automoción Francisco Riberas decidió en 2018 salir al rescate de la empresa de alquiler de maquinaria GAM. Llegó a un acuerdo con los bancos, acreedores y accionista de la empresa  a la vez. Prometió una ampliación de capital para reequilibrar la empresa y lanzó una opa sobre GAM a 1 euro después de hacerse con la mayoría del capital. La CNMV, en una inesperada actuación, ha salido en tromba contra Riberas obligándole casi a duplicar el precio de su opa desde 1 a 1,72 euros porque considera que el precio no era equitativo. Para el dueño de Gestamp, el episodio supondrá un sobrecoste de 7 millones de euros de una operación de apenas 15 millones (el 28% de la empresa), aunque servirá para los bancos accionistas reciban un plus por sus acciones.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios