Miércoles, 26.06.2019 - 10:57 h
En sus programas electorales

Solo Podemos y Vox se 'mojan' con las sicavs, fondos y planes de pensiones

El PP únicamente hace mención a la fiscalidad de los planes de pensiones mientras que no hay rastro ni en PSOE ni en Ciudadanos. 

Elecciones
Los grandes partidos se 'mojan' poco sobre la fiscalidad de los fondos y sicavs / EFE. 

El 28 de abril se celebran las elecciones generales de España y el resultado parece totalmente incierto. Todas las encuestas dan como partido más votado al PSOE pero la victoria y las posibles coaliciones para formar Gobierno no están nada clara y el abanico es muy amplio. El mundo de la inversión también estará atento a los comicios ya que, por lo general, las bolsas suelen caer el día después de su celebración, sobre todo, cuando los resultados electorales no cuadran con los sondeos.

El lunes post-electoral el Ibex 35 suele caer un 2,69% y, de hecho, la bolsa siempre ha bajado ese día, según Eduardo Bolinches, analista colaborador de ActivTrades. "El día que más bajó fue cuando ganó Jose María Aznar el 3 de marzo de 1996 en la que el selectivo español se dejó un 5,22% mientras que el 9 de marzo de 2008 con la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero solo se dejó un 0,28%", tal y como señala el experto del broker online. De hecho, los cambios de presidente del Gobierno no suelen gustar ya que la primera victoria de Zapatero, en marzo de 2004, era recibida por el mercado con un castigo del 4,15%. 

Antes de las elecciones será necesario ver los programas electorales de los principales partidos políticos y, en materia de inversión, pocos parecen mojarse. Los únicos que han plasmado su 'hoja de ruta' para la fiscalidad de los fondos de inversión, sicavs y planes de pensiones han sido dos partidos: Unidos Podemos y Vox. El PP solo ha mencionado los de planes de pensiones mientras que el PSOE y Ciudadanos han omitido los tres productos en sus propuestas electorales. Claro síntoma de que el debate político en torno a las sicavs ha perdido bastante fuelle. 

Podemos es el que se muestra más crítico con la fiscalidad de estos productos financieros. De hecho, Pablo Iglesias en su programa electoral destaca que "pondremos fin al régimen fiscal privilegiado de las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE) y de la tributación privilegiada de sicav, fondos y sociedades de inversión mobiliaria e inmobiliaria (socimis)". Además, los planes de pensiones privados también salen perjudicados ya que "eliminaremos los beneficios fiscales por las inversiones en planes de pensiones privados". 

El planteamiento de Vox es todo lo contrario y se muestra favorable. El partido liderado por Santiago Abascal opta en su programa económico y "por motivos de competencia fiscal internacional y de preservación del ahorro previsión, excepcionalmente sólo se mantendrá un tipo nominal distinto del 0% para los fondos de pensiones y del 1% para ciertas entidades de inversión colectiva", entre las que se incluyen los fondos de inversión y las sicavs. 

El partido 'verde' abarca una argumentación extensa en referencia a la fiscalidad de los planes de pensiones. Desde el partido destacan que "existe una percepción muy extendida de que estos instrumentos de ahorro-previsión reciben un tratamiento fiscal extremadamente benévolo, con un alto coste para las arcas del Estado. Nada más lejos de la realidad. Esta valoración es errónea y se debe a que sólo se presta atención al tratamiento fiscal a las aportaciones en el momento en que se producen, obviando, sin embargo, su tratamiento en el momento de la prestación, cuando se produce la contingencia ya que el ahorrador es gravado, como renta del trabajo, por el total del capital acumulado. Es decir, la única ventaja de estos instrumentos de ahorro es el diferimiento temporal del pago del impuesto asociado a las aportaciones". 

Desde Vox apuestan por "eliminar el supuesto de liquidez que permite el rescate de aportaciones que tengan menos de 10 años de antigüedad. El importe máximo anual que podrá reducirse por aportaciones será la menor de las dos cantidades siguientes: el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas del ejercicio o 10.000 euros. Excepcionalmente, si la edad del participe está entre los 55 y los 67 años, el límite relativo sería del 35% mientras que el absoluto se incrementará en 1.000 euros anuales hasta los 60 años y en 1.500 euros entre los 61 y los 67 años. Es decir, para los trabajadores con edad cercana a la jubilación la reducción máxima que se les permitirá aplicar será la menor de las dos cantidades siguientes: el 35% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas o en función de la edad del contribuyente: que iría desde los 10.000 euros para los de 55 años hasta los 25.500 a los 67 años.

El PP solo hace referencia la fiscalidad de los planes de pensiones y omite referencias a sicavs o fondos de pensiones. El partido de Pablo Casado aboga en su programa electoral por "crear un blindaje fiscal del ahorro para la jubilación que, entre otras cosas, extienda los beneficios fiscales de los planes de pensiones a la vivienda habitual y a los planes de ahorro". 

En las negociaciones para formar Gobierno en la pasada legislatura los partidos si optaban por 'mojarse' sobre las sicavs. Albert Rivera, en sus pactos tanto con Mariano Rajoy  como con Pedro Sánchez, acordaba devolver a la Agencia Tributaria el control fiscal de las sicavs, haciendo que las que no fuesen auténticas instituciones de inversiones colectivas no tributasen al tipo privilegiado del 1% sino al general del Impuesto de Sociedades. De hecho, iban a promover su apertura para que fuesen verdaderas instituciones de inversión colectiva y no vehículos de inversión privada de grandes fortunas para tributar menos. Con dicho fin, sólo iban a computar a efectos del número mínimo de cien accionistas, los que tengan una participación mayor al 0,55%. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios