Apenas 13 en abril

Las SPACs echan el freno en EEUU antes de que España apruebe su regulación

En el último mes se volvieron a producir más salidas a bolsa de forma tradicional que a través de estas empresas de 'cheque en blanco', aunque siguen representado el 70% de las salidas a bolsa en 2021. 

Efe
Las SPACs echan el freno en EEUU antes de que España apruebe su regulación
EFE

Las compañías de adquisición de propósito especial (SPAC, por sus siglas en inglés) echan el freno a su expansión cuando en España ni siquiera se ha aprobado su regulación. El 'boom' de las denominadas empresas de 'cheque en blanco', que se inició el año pasado al calor del exceso de liquidez y respaldado por la descorrelación con otros activos tradicionales de inversión, se ha desarrollado sobre todo en EEUU, sin embargo los mercados europeos también quieren aprovechar la situación. Así, el ministerio de Economía propuso hace unos días un anteproyecto de ley que regulara esta modalidad de salida a bolsa. 

Sin embargo, esta normativa podría llegar tarde para beneficiarse del flujo de dinero que han generado las SPACs hasta ahora, tanto para inversores como empresas. Según datos de Spac Alpha, las salidas a bolsa a través de esta modalidad pasaron de 109 en el mes de marzo a solo 13 en abril. Juan Esteve, director del departamento de Estudios de Zonavalue, señala que "el crecimiento en abril se ha pausado porque no puede haber un universo infinito de compañías quieran salir a bolsa", pero descarta que estemos en una burbuja: "estamos ante el inicio de una forma de salir a bolsa que no es la tradicional".

La reducción de las salidas a bolsa a través de SPACs continúa la tendencia del mercado, en total las OPV del mercado también han disminuido, pasando de 152 a 45. Sin embargo, el porcentaje de caída es mayor en las SPACs (-88%) frente a las operaciones públicas tradicionales (-25%). Como consecuencia, en el último mes se han vuelto a producir más OPV clásicas que SPACs, algo que no ocurría desdejulio de 2020, cuando las compañías de cheque en blanco empezaron a despuntar. Aún así, casi tres de cada cuatro salidas a bolsa en Wall Street se siguen realizando este año a través de SPACs.

Igualmente destacan los más de 300 desembarcos en Wall Street a través de SPAC frente al centenar que lo han hecho por la vía tradicional en el primer trimestre de 2021. Además, de acuerdo a las previsiones que maneja Zonavalue, las cifras correspondientes al primer trimestre se incrementarán notablemente durante el resto del ejercicio, aunque por ahora Spac Alpha prevé que otras 252 salten al parqué estadounidense en un plazo de 24 meses, el máximo tiempo establecido para que una SPAC materialice la compra de una compañía.

Las SPACs, firmas vacías que se crean para obtener fondos con una salida a bolsa para después comprar o fusionarse con otra empresa ya existente,  aterrizarán de manera más tardía en nuestro país. El Gobierno ya contempla una reforma de la Ley de Sociedades de Capital para proteger a los inversores de las SPAC y, así, impulsar su desarrollo. Según señala Juan Esteve, "la CNMV ya ha dicho que puede ser una vía factible para potenciar el mercado, con lo que será cuestión de tiempo verlas en España". 

Por ahora al menos hay demanda nacional ante las ventajas de financiación e inversión que ofrecen. Esteve destaca que muchas compañías que tienen la intención de salir a cotizar, "tienen un escollo importante" por los trámites que hay que completar y porque si los inversores desconocen su potencial pueden verse lastradas en sus primeros momentos. En ese escenario, "una SPAC puede ser un aliciente", al ofrecer ya un nombre y reputación ante los inversores institucionales y representar una opción más rápida y asequible para salir a bolsa. 

Protección del inversor

Aún así, estas inversiones no están exentas de riesgos y pueden no ser atractivas para los inversores, de ahí que necesiten un estudio que se aleja de las inversiones tradicionales y solo sean aptas para los inversores más experimentados o que estén asesorados. Por ello, uno de los cambios que incluye la reforma de la Ley de Sociedades de Capital propuesta por Economía es incorporar un mecanismo de reembolso a los accionistas, a menos que opten por una reducción de su capital social. 

En EEUU las SPACs cuentan con un plazo máximo de dos años para formalizar la fusión o compra de otra empresa. Una vez transcurrido ese periodo, si no llega término, se disuelve y se devuelve el valor de las acciones a los inversores. Sin embargo, si el precio de esos títulos cae durante ese periodo, los inversores pierden la diferencia, por lo que el objetivo en España es establecer una seguridad en el importe invertido.  

Pese a estos riesgos, la irrupción de las SPACs ha traído consigo a más inversores minoristas ante la posibilidad de invertir en proyectos a los que normalmente no tienen acceso, especialmente relacionados con el capital riesgo. Ante este escenario está por ver si una vez se regulen las SPACs en España lograrán el mismo despunte que en Wall Street, en menos de dos años han cuadriplicado su presencia en el mercado, o si se verán afectadas por el aparente desinfle en el mercado estadounidense. 

Mostrar comentarios