Más de 834.000 millones

¿Se justifica que Tesla valga más que los diez grandes del motor tradicional?

Su incorporación el pasado 20 de diciembre al índice S&P 500, la mayoría obtenida por los demócratas en el Senado de EEUU o sus cifras de ventas, en línea con los objetivos de Musk, le han dado otro espaldarazo 

¿Está justificado que Tesla valga más que los 7 grandes del motor tradicional?
¿Está justificado que Tesla valga más que los 7 grandes del motor tradicional?
Pixabay

Se ha convertido en la pregunta de los 834.000 millones de dólares... o de los 685.890 millones de euros, si se prefiere, al cambio actual. ¿Está justificado que Tesla valga más en bolsa que los diez mayores fabricantes de automóviles tradicionales juntos? La suma de las japonesas Toyota y Honda, de las alemanas Volkswagen, Daimler y BMW, de la estadounidenses General Motors y Ford, de la coreana Hyundai y de la francesa PSA (Peugeot, Citroën, Opel...) roza los 600.000 millones de euros, lejos de las cifras a las que se mueve la compañía capitaneada por Elon Musk, que llegó a adelantar el pasado viernes a Facebook para convertirse en la quinta firma que más vale de todo el universo Wall Street. 

Su incorporación el pasado 20 de diciembre al S&P 500, que engloba al medio millar de firmas más capitalizadas de la bolsa neoyorquina, ha supuesto otro espaldarazo para la compañía con sede en Palo Alto (California, EEUU) que, de hecho, ha sido la más grande en adherirse jamás al índice. Desde entonces sus títulos se han disparado prácticamente un 27% para llegar a superar los 880 dólares, impulsados además por el previsible estímulo a un modelo energético más sostenible que se espera traiga consigo la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, sobre todo tras la ajustada mayoría que los demócratas alcanzaron en el Senado. El presidente electo se ha comprometido a crear 1 millón de nuevos puestos de trabajo en la industria automotriz de su país, pretende ampliar la infraestructura de carga de vehículos eléctricos y aumentar la inversión en energía solar y en otras fuentes renovables.

Muchos consideran ya a Tesla el ejemplo más claro de ese mercado exuberante que galopa ajeno a la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, al margen incluso del aumento de los contagios por coronavirus o de las nuevas restricciones, apuntalando máximo histórico tras máximo histórico. Quienes apuestan firmemente por el valor no pagan por el rendimiento real, apuntan los expertos, sino que confían en la capacidad de Musk de adelantarse al futuro tecnológico -lo consideran un visionario- y en el potencial alcista del un mercado que aún camina en pañales, al menos en Occidente.

Hoy día el mercado mundial de los coches eléctricos apenas supone el 3% del total y está previsto que ese porcentaje llegue al 10% en 2025 y que se dispare al 50% ya en 2040, según un informe de la consultora estadounidense Bain & Company. En este escenario y en menos de un año, el fabricante de vehículos eléctricos ha pasado de cotizar a 3x ventas, a casi 30x, siendo un "claro reflejo de ese descuento de expectativas de forma excesiva y que los inversores deciden asumir", tal y como apunta Javier Molina, portavoz en España del bróker eToro. Lo ha hecho quedándose a las puertas de cumplir las cifras comprometidas por su fundador. 

En un informe publicado el pasado fin de semana, Tesla avanzó que el pasado ejercicio produjo un total de 509.737 vehículos, un 40% más de los que fabricó en 2019, y logró aumentar además sus ventas un 36% hasta los 499.550 coches. Esto implica que se quedó apenas 450 unidades por debajo de la cifra que Musk se había comprometido a alcanzar a comienzos de año, antes de que estallase una pandemia que paralizó las cadenas de producción mundial en el primer trimestre y buena parte del segundo. La aportación de su nueva fábrica de Shanghái, en China, ha sido clave para ello. Actualmente está construyendo nuevas fábricas en Austin (Texas) y en Brandenburgo,(Alemania) con las que también espera poder aumentar su volumen de producción y ventas.

Cifras en ascenso pese a la Covid

Estas cifras contrastan con los más de 8,95 millones de vehículos que la japonesa Toyota vendió en todo el mundo en su ejercicio 2020 (que concluyó el pasado 31 de marzo) y en el que logró alcanzar un beneficio neto de 2,08 billones de yenes (17.898 millones de euros). Sin embargo y lejos de sentirse intimidados, los responsables de Tesla han conseguido que el fabricante de vehículos y baterías haya encadenado cinco trimestres consecutivos de beneficios, todo un hito en su joven historia. 

En el tercer trimestre su beneficio neto alcanzó los 331 millones de dólares (270,09 millones de euros), en lo que supuso un avance del 131% en relación a las ganancias logrados en el mismo trimestre del año previo. Unos números que causan no pocos recelos al compararse con su evolución en bolsa, puesto que implican que actualmente cotiza a un PER (ratio precio-beneficio o número de veces que los beneficios están contenidos en el precio) de 1.743 veces.

Sea como fuere, su ascenso en vertical ha generado un auténtico quebradero de cabeza para los bajistas -la firma se ha visto afectada por mayor apuesta bajista registrada en términos absolutos sobre una empresa de Wall Street- y ha permitido a Elon Musk convertirse en la primera fortuna del mundo, por delante incluso del fundador de Amazon, Jeff Bezos. Actualmente, el emprendedor sudafricano controla un 18% de la firma, que a los precios de mercado actuales valdría 123.555 millones de euros. Por detrás se sitúan, también como inversores de referencia, el fondo Capital Research & Management Co. (The Capital Group), con un 5,51% del capital, The Vanguard Group (4.38%) y la escocesa Baillie Gifford & Co. (3.66%).

Mostrar comentarios