La cotización se ha vuelto muy volátil

¿Es seguro invertir en Tesla? Las grandes incógnitas que ha desatado Elon Musk

Las últimas declaraciones de Musk han puesto en el disparadero a la firma y han abierto un sinfín de interrogantes sobre su futuro próximo.

Elon Musk. / OnInnovation
Las grandes preguntas y respuestas que deja Tesla. / OnInnovation

Tesla se ha convertido en un elemento central en el mercado. Normalmente, por ser el epicentro de malas noticias, provocadas en muchas ocasiones por la verborrea de su fundador y presidente, Elon Musk. La última peripecia verbal del magnate ha sido la de "asegurar" que cuenta con el capital necesario para sacar de la bolsa a Tesla. Musk lanzó por Twitter el aviso de que podría recomprar toda la compañía pagando 420 dólares por acción, lo que supone una prima del 20% del precio en ese momento.

Un día después, las declaraciones de Musk han quedado más en anécdota que en proposición verdadera. O al menos, así le ha parecido al mercado, ya que su cotización quedó muy lejos de lo propuesto por Musk, y al día siguiente el valor registra pérdidas cercanas al 3%. Más allá de la reacción del mercado, la actitud de Musk si abre una serie de interrogantes importante de cara al futuro de una de las compañías más seguidas del mundo.

La primera gran incógnita que ha desatado la actitud de Musk, es sí realmente está pensando en privatizar, sacar del mercado, a Tesla. La respuesta rápida es que debería ser que sí. No solo por las declaraciones del propio fundador, sino porque de no ser así Musk tendría un grave problema con la justicia de Estados Unidos.

El antecedente de una publicación de este calado fue el de Reed Hastings, director ejecutivo de Netflix, cuando publicó datos privados sobre la compañía. La regla de la SEC tiene como objetivo promover la "divulgación completa y justa" de la información corporativa, nació en el 2000 y se modificó en 2013 con la decisión de no castigar a Hastings. La SEC en este caso, al igual que con Musk, valorará solo si la información es veraz, puesto que al menos las declaraciones fueron públicas. Por lo tanto, solo salvaría a Musk de una sanción el hecho de que realmente esté en su cabeza el plan de sacar a Tesla del mercado.

La segunda pregunta, dando por hecho que Musk no mentía, es ¿qué significa realmente tener "financiación garantizada"? En la actualidad, el magnate tiene en cartera de cerca de un 20% de las acciones de Tesla, por lo que debería tener garantizados cerca de 70.000 millones de euros para llevar a cabo la operación. No es una cantidad menor, puesto que de realizarse sería la mayor operación apalancada de la historia. Un préstamo de semejante magnitud solo tiene un antecedente en la historia, el de AB InBev que pidió 40.000 millones en un crédito sindicado por 21 bancos ('relationship banks') para después pagar hasta 75.000 millones por SABMiller.

Además, dicha pregunta abriría otra cuestión: ¿Cómo financiaría sus proyectos Tesla? El fabricante de coches, se debe recordar, reúne una serie de restricciones financieras muy poco conciliadoras con sus planes futuros. Una salida permanente de efectivo, un flujo de operaciones negativo y unos planes excesivamente ambiciosos chocarían, si además debe asumir el inmenso coste de comprar la compañía a los accionistas.

La última pregunta sobre el movimiento de Musk tiene que ver con el precio de 420 dólares que ha establecido el magnate. La cifra supone valorar a Tesla en 82.000 millones, eso es prácticamente multiplicar por 100 (lo normal es un múltiplo entre 15 y 22) los beneficios que obtendrá este año, según datos de Bloomberg. Además, supone valorar un 20% por encima el valor de lo que registraba el mercado antes de las declaraciones de Musk.

Otra respuesta, más extraña, es la que dieron muchos inversores al precio de Musk. Algunos de ellos, también a través de Twitter, señalaron que los 420 dólares tenía que ver con una broma sobre cannabis de Musk. El 4/20 es un código utilizado en la cultura del cannabis que se refiere con el consumo, la expresión proviene de 1971 de un grupo de adolescentes californianos que comenzaron a reunirse a dicha hora para consumir marihuana.

Lío en Tesla con Arabia Saudí de por medio

Antes de la intervención de Musk, la cotización de Tesla ya estaba convulsa por la noticia de que el mayor fondo catarí había comprado cerca del 5% de Tesla. El fondo se creó para buscar alternativas económicas al petróleo y en los próximos años podría tener disponibles hasta dos billones de dólares para invertir en todo el mundo.

En este punto, para darle más enfasis, fue cuando Musk decidió soltar el tweet, lo que provocó que saltaran las alarmas y las especulaciones. La mayor es que el propio fondo estaría interesado en ayudar a privatizar Tesla a Musk. En foros norteamericanos se ha apelado al famoso 'si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él'. En este caso, explican, el coche eléctrico sería la contrapartida perfecta a la caída del petróleo, por lo que no tiene porque ser una inversión descabellada. Más allá de elucubraciones, la realidad es que Musk junto al fondo saudita ya poseen el 25% de Tesla.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios