Miércoles, 11.12.2019 - 14:12 h
Apagón de Thomas Cook y Ryanair

El 'Brexit turístico' amenaza la mitad del patrimonio en bolsa del Estado con Aena

Thomas Cook y Ryanair, dos de los grandes clientes del gestor de los aeropuertos españoles, se baten en retirada: uno por quiebra, el otro por costes.

Un avión de Thomas Cook
Un avión de Thomas Cook. / Archivo

La quiebra del touroperador británico Thomas Cook ha despertado al sector turístico en España de su sueño con un escenario de pesadilla: un Brexit de prueba o una desconexión del turismo británico a la bravas y sin control. Comercios, taxis, hoteles, bares, restaurantes y hasta aeropuertos se enfrentan a tiempos difíciles. El impacto sobre Aena de esta crisis ha hecho saltar las alarmas en Moncloa como ningún otro despertador: la posibilidad de un deterioro de la cartera pública en bolsa que asciende a 23.000 millones de euros.

El Estado, a través de EnAire, controla el 51% del gestor de los aeropuertos españoles, una participación valorada en más de 12.600 millones de euros que supone la mitad del patrimonio estatal en bolsa. Aena supone más que la suma de Bankia (3.440 millones) y las siete participadas por la SEPI: Enagas (247 millones), Red Eléctrica (1.950 millones), IAG (285 millones), Ebro Foods (297 millones), Indra (280 millones) y Airbus (3.960 millones).

Con la quiebra de Thomas Cook, Aena pierde a uno de sus principales clientes y se ha planteado, esta vez sí, un plan de choque para hacer frente a la situación. La caída del touroperador británico se une al anuncio reciente de retirada de Ryanair en cuatro bases del país: tres en Canarias y una en Girona. Tanto la británica como la irlandesa son responsables de buena parte del tráfico que sobrevuela los aeropuertos españoles y se han hecho en los últimos años con una posición relevante entre sus principales clientes.

Según datos que recoge Aena en su informe anual, España recibió 82,8 millones de turistas en 2018, de los que 67,5 millones llegaron por vía aérea y, por tanto, pisaron tierra en uno de los aeropuertos propiedad de la compañía. Los principales países emisores fueron el Reino Unido (18,5 millones de turistas), Alemania (11,4 millones) y Francia (11,3 millones).

En los dos primeros países, Thomas Cook tiene un papel principal bien de forma directa o a través de su aerolínea Condor, aunque Aena destaca el peso creciente de las aerolíneas de bajo coste en sus cuentas, que alcanzaron un 55,4% de cuota de mercado. En 2018, Thomas Cook UK registró 2,6 millones de pasajeros en aeropuertos españoles. Según el sistema tarifario de Aena, solo ese volumen de personas representa alrededor de 27 millones de euros en ingresos.

Tras la quiebra, la Autoridad Civil de Reino Unido ha fletado aviones para trasladar a los pasajeros británicos afectados con un plazo máximo del 6 de octubre. Según Aena, son 13 los aeropuertos donde operaba la compañía, los 3 de Baleares, 4 en Canarias, y con menos operaciones Jerez, Almería, Girona-Costa Brava, Reus y Alicante-Elche. Sin embargo, lo complicado vendrá a partir de ahora con  las cancelaciones.

Plan estratégico

“España y Reino Unido, los dos países europeos donde opera Aena, han experimentado un año político convulso. En el segundo, la recta final de las negociaciones del Brexit no ha resuelto las incertidumbres pendientes y sigue afectando al tipo de cambio”, advertía la propia empresa en su informe anual de 2018. Su previsión ha podido quedarse algo corta. La crisis por el turismo británico -que tendrá un impacto importante en el temporada de invierno- ha cortado las alas a la mejoría que vivía la empresa en el arranque de 2019, que le llevó incluso a plantearse mejorar las cifras del plan estratégico 2018-2020 de octubre. 

En el primer semestre de este año, Aena registró un incremento del 8,6% interanual, hasta los 559 millones de euros. El tráfico de pasajeros en la red de Aena en España ascendió a 127,9 millones, un 5,7% más que entre enero y junio de 2018. "Cabe recordar que Aena ha revisado su previsión de tráfico de pasajeros para el año 2019 en la red de aeropuertos en España, que pasa de un crecimiento previsto del 2% a un incremento del 3,7%, con un posible rango de variación de ± 0,5%", señaló en el pasado 30 de julio en su presentación de resultados. En su propuesta tarifaria para 2020, Aena rebajó un 1,2% el ingreso máximo anual ajustado por pasajero (IMAAJ) hasta 10,3 euros por pasajero a los 10,42 euros de 2018.

Los analistas no dejan de hacer estos días números con la empresa española ante la probable revisión de previsiones que tenga que afrontar Aena. Una de esas firmas es la británica Barclays Capital, que no ha dudado en eliminar su opinión positiva sobre la empresa que dirige Maurici Lucena tras la quiebra de Thomas Cook. El banco de inversión ha degradado su recomendación desde ‘sobreponderar’ (equivalente a compra) a ‘igual que el mercado’ (neutral), al tiempo que recorta su valoración objetivo un 4,5%, de 175 a 167 euros por acción, en línea con su actual cotización, que prácticamente no ha sufrido caídas desde que el pasado domingo por la noche Thomas Cook se declaró insolvente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING